Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Zafiro y el Cendejo, el espíritu montañés

11
- +
16/07/2017 07:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando el fuego es grande, todo se revolea, las olas enfurecieron

Fuente Literaria, relato de Ciencia- Ficción. /III/ 3” parte

 

Cuando el fuego es grande, todo se revolea, las olas enfurecieron y hubo un arrobamiento. El disparo del arcabuz encendió la mecha y desde aquella cima, la voz se asintió en el campamento. Los efectos de la contemplación espiritual, unida al éxtasis sobrevino en una gran lengua de fuego.

Un vencejo, paso junto a su bandada por el viejo templo y se anido, bajo la copa de un viejo cedro. Andaba siempre con su misma pareja y en el mismo sitio se asentaba por el cambio climático. Con el pico abierto, esperaba la orden de su dueña. Le estaba prohibido pisar el suelo, porque en su pasado era un príncipe. Así, volando, puede permanecer meses sin descansar, era su castigo.

Era necesario, regresar a la vida. Su conciencia no podía descender a los niveles inferiores, ni siquiera para practicar el sexo. Los niveles inferiores de conciencia nos anulan e incapacitan nos convierte en chismosos. La conciencia es para dar respuesta a todas las situaciones que la vida nos presenta, Las ilusiones nos arrastran al engaño y mentira, los espíritus bajos tienen poco espacio para operar porque carecen de racionalidad y conviven con mundos ilusorios y emotivos,

Una de las trampas más peligrosas es la del personaje conocedor de las ideas del Trabajo que las utiliza para sostener su yo ideal, encontrando en ellas una nueva base para criticar a los que no las comparten. La impresión de estar contemplando el mundo desde una perspectiva especialmente elevada disimula el hecho de que seguimos juzgando y comparando. Y los juicios y las comparaciones pertenecen al reino del personaje; no importa qué código utilicemos para juzgar y condenar, significa que estamos en un nivel de conciencia desde el que no se percibe la unidad que hay entre todas las cosas. Así que podemos creernos muy elevados y estar mentalmente a ras del suelo. De hecho, los seres humanos hemos caído en el egocentrismo y la identificación por accidente, pero permanecemos ahí a no ser que algo nos despierte del letargo, y nos preste ayuda procedente de lo SuperiorDe entrada, el Trabajo nos cuesta porque nos atenaza el miedo a prescindir de la protección del personaje: intentamos levantar el vuelo y aceptamos que nos ayuden a subir a una posición algo más elevada, desde la que nos resulte posible batir las alas y volar. El problema es cuando volvemos a caer al suelo y nos sentirnos de nuevo impotentes: entonces resulta más difícil aceptar la ayuda porque no es el miedo lo que nos lastra sino el orgullo. Pero esto no solo está también previsto, sino que resulta indispensable porque soltar el orgullo nos abre de verdad las puertas de la libertad. Inicialmente somos vencejos caídos que hacemos prácticas en una pajarera; solo cuando perdemos el orgullo nos atrevemos a volar de verdad. Y entonces se nos abre un cielo sin límites.   

Zafiro, está en plena cima, entre las aguas y la montaña, observando el campamento. Es una iniciada y su cultura atlántica, le permitió mover los vientos y el fuego, a Quazil leer los pensamientos. Su pie estaba marco por un símbolo y era librepensadora como heterodoxa. Tenía la otra llave para entrar al recinto sagrado del castillo en Cerro Azul, pero, su malcriadez hacia lo entendible en el infinito, la llevo a vagar por los aires y su cuerpo se retorcía ante la ira, porque no había podido desligarse de lo sacral.

Abajo, hay comicios, el pueblo está siendo manipulados con alimentos traídos de los bergantines, l

Ella, sabía muy bien que, no podía seguir segregada del grupo y su vida debe integrarse al castillo, su dragón, volaba entre las montañas sin rumbo fijo.

  Lo que hoy nos hace sonreír… Son las cosas que nos hicieron llorar, ayer… Las personas se van, los amores se pierden en el tiempo, los problemas se solucionan, hasta el mismo sol se va cada noche, para renacer al día siguiente… Camina y vuela para triunfar.

El pájaro, es su animal de poder, le daba una experiencia en cada jornada diaria y, estaba dispuesta a encontrarse de nuevo con su pasado.

El castillo, es un viaje apasionante de una diversidad de pasillos, tiene frondosos árboles de distintas galaxias y, todo deben dejarse conducir por la imaginación del poder, una gran cocina y cuartos para visitantes.

Abajo, hay comicios, el pueblo está siendo manipulados con alimentos traídos de los bergantines, la soldadesca, se apoderó del control alimentario y su comandante se arrodilla ante el dueño de una isla colonizante.

Hay batallas, escuderos y guerreros defienden la ciudad y llegan por los muelles, monstruos de hierro, no hay justicia, los líderes se contradicen, es necesario, buscar la otra llave en la cama de cristal.

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (76 noticias)
Visitas:
24
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.