Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sixtojavier escriba una noticia?

Volcanoturismo en Fogo, Cabo Verde

06/08/2017 03:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Dr. Javier Dóniz Páez

Universidad de La Laguna

Instituto Volcanológico de Canarias

El ser humano siente, en la mayoría de las ocasiones, debilidad por los elementos biológicos del paisaje (safaris, masas boscosas, endemismos, etc.). La biodiversidad suele ocupar un puesto muy elevado en el ranking de las preferencias para elegir un destino turístico de naturaleza, quedando los elementos abióticos relegados a un segundo plano. De este modo, la geodiversidad y la hidrodiversidad desempeñan un papel secundario en la configuración mental y material de los destinos ecoturísticos, incluso cuando constituyen los elementos dominantes del paisaje. Ahora bien, en ocasiones la geología y la geomorfología son los factores y los elementos claves de la geografía física y humana de determinados territorios, pudiendo hablar de paisajes geológicos o geomorfológicos. Este es el caso de la isla de Fogo en Cabo Verde, donde los procesos y las formas volcánicas constituyen la impronta paisajística más significativa de la isla y su seña de identidad más emblemática, condicionando, incluso, su propio nombre.

image

La elección de un destino turístico en base al relieve es lo que se conoce como geoturismo. Éste se centra en los atractivos geológicos y geomorfológicos del paisaje, resaltando los valores escénicos y estéticos del relieve y su capacidad para atraer visitantes. Para ello debe ser sostenible y además de fomentar la conservación de la geodiversidad debe incluir la flora y fauna, las estructuras históricas y sitios arqueológicos, los paisajes pintorescos, la arquitectura tradicional y todas los demás aspectos que contribuyen a la cultura, como la música, artesanías, bailes, el arte y hasta la cocina. De su definición se desprende la diversidad de posibilidades turísticas que tiene en relación con la variedad de recursos-atractivos que lo sustentan.

Especial interés despiertan las geografías volcánicas no sólo por su carácter dinámico y la posibilidad de poder disfrutar del poder de la naturaleza a través de las erupciones, sino por la riqueza de su geodiversidad. El volcanoturismo es un sector muy importante del geoturismo que se define como la exploración y el estudio de las formas y procesos geotérmicos de volcanes activos, pero también como la visita a volcanes dormidos o a regiones de volcanismo extinto, siempre que su patrimonio geológico y geomorfológico sea de interés y atracción para generar corrientes de visitantes. El turismo volcánico es particularmente popular debido a la amplia gama de recursos y atractivos que se explotan en los volcanes: el paisaje, las erupciones, las fuentes termales, la práctica de deportes de riesgo y aventura, el ecoturismo y turismo científico, las playas de arena negra, la arqueología y los parques culturales y la relación entre los volcanes y la religión. La diversidad de atractivos turísticos evidencia que no sólo debe enfocarse a un público especializado, sino que también tiene cabida un público general. Es aquí donde reside el éxito del geoturismo y que se pone de manifiesto a través de la red mundial y europea de geoparques.

image

La isla de Fogo pertenece al grupo de las islas de sotavento del archipiélago de Cabo Verde, se localiza a unos 600 km de la costa occidental africana y a 14º-15º de latitud norte y 24º longitud oeste. Tiene planta semicircular y forma troncocónica, una superficie de unos 476 km2 que la convierten en la cuarta mayor isla del país, un perímetro de unos 81 km, un diámetro medio en torno a los 25 km y una altitud en torno a los 2.829 metros, siendo la máxima cota de Cabo Verde. Al igual que el resto de las diez islas del Archipiélago es de génesis eruptiva, pero su principal diferencia es que en Fogo las erupciones volcánicas han continuado hasta la actualidad, la última de ellas en 2014-15, siendo la isla geológicamente más joven de Cabo Verde. Este hecho se deja ver tanto en la variedad de formas y procesos volcánicos, como en su carácter reciente y volcánicamente activo.

Más sobre

En la visita geoturística a Fogo la isla se puede dividir en dos recorridos teniendo en cuenta la diversidad de atractivos que propone el volcanoturismo. Uno sería de tipo circular a lo largo de los flancos de la isla y accediendo puntualmente al litoral en donde se puede apreciar la diversidad natural y cultural de la isla dominada por paisajes africanos de sabana y decenas de conos volcánicos y el otro centrándose exclusivamente Chã das Caldeiras. Para el primero partiríamos desde la capital São Filipe en donde se puede disfrutar de los acantilados con su basaltos columnares y almagres y de una de las pocas playas de arena volcánica negra donde los locales disfrutan del baño y del fútbol y de los increíbles atardeceres. Podemos complementar la visita a la capital con los sabores y colores de su mercado y una rica arquitectura colonial. Posteriormente en dirección este la siguiente parada es Ponta do Salinas, allí podemos disfrutar de una playa de arena negra con abundantes cristales de olivino verde y numerosos de arcos naturales, tubos volcánicos y jameos resultado de la erosión de las lavas cuando llegan al mar. En ella es habitual ver a los pescadores con sus barcas de colores y a los locales tomando baños en días señalados que sazonan con sus ricos platos locales de verduras, legumbres y pescado. La siguiente parada es Mosteiros, tierra del rico café de Fogo, instalada en una plataforma litoral constituida por lenguas de lava que alcanzan el litoral y fajanas aluviales cuyas arenas son explotadas por los locales para la construcción, extrayéndola incluso desde el fondo del mar. A su vez, se puede disfrutar de uno de los pocos ejemplos de volcanismo hidromagmático con el volcán Sambango que está acantilado y alejado de la línea marina actual. La siguiente parada son los campos de lava de Corvo, donde alternan los malpaíses de lavas aa con los lajiales pahoehoe procedentes de las erupciones históricas de 1852 del volcán Monte Preto de Baixo del interior de Chã das Caldeiras. Se trata, sin duda, de unos de los mejores ejemplos de lavas pahoehoe de Fogo. Es llamativo el contraste entre los negros de las lenguas de lava recientes y el verde intenso de los árboles frutales que salpican el paisaje. Continuando con el recorrido hacia la capital no podemos dejar de disfrutar de los numerosos barrancos que cortan el flanco este del volcán Pico de Fogo y los dorsos de la isla y que en periodos de fuertes lluvias inhabilitan las carreteras y numerosos puentes de piedra volcánica. Estas acumulaciones originan importantes depósitos aluviales de varias decenas de metros de altura y muy fértiles para los cultivos de mango y papaya entre otros y desde donde se puede obtener una visión general del paisaje rural de Fogo. A continuación la siguiente parada es el mirador del Alto Espigão desde donde se obtienen buenas panorámicas de parte del flanco este de la isla, del volcán Pico y de las coladas de lava negra de la erupción de 1951 de Monte Lentisco-Orlando. En cada una de las paradas se puede disfrutar de la historia, de la cultura o de la gastronomía de la isla de Fogo, acompañadas por la buena voluntad y el carácter amable de sus habitantes.

image

Ahora bien, el lugar más emblemático para el volcanoturismo en Fogo es Chã das Caldeiras-Pico de Fogo, razón por la cual cuenta con cierta infraestructura turística (senderos, alojamientos, restauración, guías, etc.) para el desarrollo del geoturismo. Todo este sector está bajo la protección del Parque Natural do Fogo que se reparte por los tres municipios de la isla (Santa Catarina, Mosteiros y São Filipe) y cuyo principal objetivo es proteger la flora y fauna endémica como la lengua de vaca (Echium vulcanorum) o el petrel Gon-Gon (Pterodroma feae). Se trata de una caldera volcánica de colapso, abierta al este, con escarpes de 1.000 metros en la borderia (Atalaia 2.692 m), una superficie de 29 km2, un diámetro de 9 km y un estratovolcán de más de 1.000 metros de altura. En el periodo histórico desde 1460-61, cuando fue descubierta la isla, hasta la actualidad se han registrado 27 erupciones volcánicas que hacen de Chã das Caldeiras un paisaje inminentemente mineral en el que puntualmente se pueden reconocer los bosques de Monte Velha en su parte norte y todo ello bajo uno de los cielos nocturnos más espectaculares que el visitante puede disfrutar. Aunque la naturaleza es rotunda en su configuración a lo largo de la caldera se pueden reconocer y evidencias agrarias con cultivos de feijon y frutales (viñas, manzanas, membrillos, guayabos, higos, etc.) y ganaderas que salpican gran parte de su superficie. No podemos olvidar las huellas de su arquitectura tradicional con sus funcos de basalto que representan, junto con paisaje rural adaptado al volcán, el mejor ejemplo de la simbiosis entre éste y el hombre, donde los olores no dejarán impasible al visitante sobre todo en la época de la poda de la viña y la quema del sarmiento. El parque cuenta con una red de senderos y caminos que recorren todas las unidades geomorfológicas del mismo (Bordeira, Chã y Pico) y donde los geoturistas, además de disfrutar de las actividades como senderismo con máxima expresión el ascenso al cráter y las fumarolas de Pico y de la erupción de 2014-15, escalada en Fonte Galinha o turismo científico en los efectos de las lavas sobre los campos y edificaciones, pueden acercarse a la historia, la cultura y la gastronomía de los habitantes de Portela y Bangaeira. Su capacidad para recuperarse de los estragos de la erupciones volcánicas cual ave phoenix y su aprecio por un geografía dura, hace de los moradores de Chã das Caldeiras un pueblo recio, pero sobre todo amable con el visitante. Quizás esta sea la razón del éxito que está teniendo Fogo y Chã como destino geoturístico: la experiencia geoturística y la convivencia con sus gentes.

image

Sin duda, la visita a la isla de Fogo no solo permitirá al turista disfrutar de los paisajes volcánicos recientes representados por su geodiversidad, sino que también podrás deleitarte con los colores, los olores y los sabores propios de la geografía de la isla. Sonará a tópico pero una vez que hayas ido y convivas con sus gentes te enamorarás de Fogo, pero sobre todo de los foguenses.


Sobre esta noticia

Autor:
Sixtojavier (573 noticias)
Fuente:
revistabinter.com
Visitas:
1499
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.