Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Un mundo sin empresarios

03/02/2020 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLa lectura de la entrevista de Per Bylund «Cómo los empresarios construyen el mundo» inspiró un pensamiento: ¿cómo sería el mundo sin los empresarios? Dado que los empresarios son fundamentales para el sistema de mercado, un mundo sin empresarios ? o con sólo unos pocos ? sería una situación sombría. Sin los empresarios, veríamos pocos productos nuevos, poca innovación y pocas ganancias en el nivel de vida.

Y sin los empresarios, seguiríamos usando tecnología y servicios arcaicos. El consumidor no tendría ninguna expectativa de encontrar regularmente productos nuevos y mejorados a su disposición. La innovación podría existir en un sentido científico, pero los beneficios no se cosecharían en el mercado, porque ningún empresario buscaría la manera de hacer que las innovaciones científicas fueran rentables.

Considere cómo nuestro mundo fue construido por los empresarios. La mayor parte de lo que compramos y usamos diariamente comenzó en la mente de los empresarios, con su energía y capital. Pensaron en las necesidades y deseos de los consumidores y crearon productos con precios cada vez más razonables y asequibles, haciendo que estos productos estén disponibles para casi todas las personas.

Veamos algunos ejemplos concretos.

La pasta, el hilo y los cepillos de dientes fueron inventados por William Colgate; el ascensor nos lo trajo Elisha Otis; y la imprenta fue acelerada por Richard March Hoe, quien inventó la imprenta rotativa. El ordenador portátil o smartphone que está utilizando para leer este artículo fue puesto a su disposición por una serie de empresarios que actuaron para proporcionarle esta capacidad. La bebida de la mañana que usted bebe fue puesta en tiendas convenientemente localizadas y en tazas fáciles de usar por empresarios que usaron su capital y produjeron y entregaron granos de café a usted ? de grano a taza. Todo esto se hizo en la búsqueda del beneficio.

La lista continúa en cuanto a los beneficios que los empresarios nos han traído y el progreso que han hecho en las vidas de la persona promedio que goza de estas comodidades impulsadas por el proceso del mercado, la competencia y el ingenio. Sin los empresarios, sólo se satisfarían las necesidades más mínimas en el mercado. El consumidor raramente tendría voz, es decir, no tendría voto en los productos que se llevan al mercado. Si no fuera por la insistencia de los empresarios en satisfacer las demandas y expectativas de los consumidores, ¡todavía estaríamos usando teléfonos rotatorios!

Además, es poco probable que existan empresas en tan gran número para atender a los clientes. Después de todo, las empresas existen para permitir a los empresarios aprovechar el potencial de las innovaciones y convertirlo en beneficios. Además, las empresas emprendedoras ayudan a acelerar la innovación. En Inventing the Electronic Century, Alfred Chandler explicó cómo las industrias centradas en la tecnología comenzaron como empresas derivadas dirigidas a expandir la innovación aún más:

Esas industrias anteriores se basaban en una serie de innovaciones tecnológicas básicas: la dínamo de producción de electricidad, que aportó el alumbrado eléctrico que transformó la vida urbana, y la energía eléctrica, que transformó así las técnicas de producción industrial; el teléfono, que aportó la primera transmisión de voz a distancia; el motor de combustión interna, que produjo el automóvil y el avión; las nuevas tecnologías químicas que permitieron la producción de tintes artificiales y, lo que es más importante, una amplia gama de fármacos terapéuticos artificiales, y otros materiales artificiales que van desde el silicio y el aluminio hasta una gran variedad de plásticos.1

Como explicó Chandler, el mercado de la electrónica de consumo no habría empezado ex nihilo- sin personas con mentalidad emprendedora dentro de las empresas o consumidores que demandaran productos nuevos e innovadores.

La retroalimentación del mercado por parte de los consumidores permite a las empresas producir los productos que los consumidores demandan, y los empresarios intentan utilizar estas empresas para aprender del mercado. Este es un proceso central para la expansión del mercado de bienes y servicios, ya que, como dijo Hayek de manera tan famosa, «El proceso del mercado es el descubrimiento a través del ensayo y el error».

Sin embargo, es asombroso cómo esta función crítica del mercado se da por sentada: sin ella, habría pocos inventos o innovaciones, y aún menos competencia en el mercado.

Y, por supuesto, los empresarios proporcionan beneficios a grupos que no son consumidores. Considere el papel de un empleador ? el que proporciona empleo a aquellos que quieren ganarse la vida. El comercio y el comercio electrónico se rompería junto con la división del trabajo, resultando en última instancia en una disminución de las industrias y mercados relacionados. Cuando se permite que el mercado funcione libremente, más iniciativa empresarial hoy conduce a más mañana. Y los consumidores se benefician.

Por ejemplo, si la Great Atlantic and Pacific Tea Company (A&P) no hubiera iniciado la revolución de los supermercados de su época, muchos de los productos y servicios que los consumidores esperan ahora como parte de la experiencia de compra en el supermercado podrían no existir: no hay entrega a domicilio, autocompra, cupones, una amplia variedad de productos alimenticios, compras en una sola parada. La expansión en estas áreas ha dado lugar a nuevas oportunidades tanto para los trabajadores como para otros empresarios.

Podemos ver beneficios similares en un enorme número de nuevas industrias. Los productos, servicios e innovaciones que existen no han aparecido por arte de magia. Han sido el resultado de décadas ?si no siglos? de una acción empresarial que se ha construido sobre sí misma y ha ampliado las opciones de consumo, empleo e inversión año tras año.

Fuente.

1.Alfred Chandler proporcionó varios ejemplos de cómo las empresas buscaban la innovación y utilizaban la toma de decisiones empresariales para ganar cuota de mercado. Chandler explicó que la vía de aprendizaje es lo que las empresas utilizan para innovar en busca de ganancias futuras; si dejan de aprender o interrumpen las vías de aprendizaje, ya no son competitivas. Ver https://hbswk.hbs.edu/item/alfred-chandler-on-the-electronic-century


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2241 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1311
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.