Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ángel Juez escriba una noticia?

Tratamientos antiguos para prolongar la vida (Parte 1)

09/08/2009 08:34 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿sabía usted que en la antigüedad hubieron científicos que pregonaban ciertas teorías para lo que ellos consideraban el secreto del anti-envejecimiento? Algunas de fueron el acortamiento de los intestinos, el consumo de extracto de testículos de cuy (cobaya), transplante de testículos, entre otras

Envejecer ¿quién quiere envejecer? ¿Verdad que nadie?

Cada uno de nosotros deseamos mantenernos jóvenes de mente y espíritu, activos, con buena salud, agilidad y con las mismas habilidades que físicas y mentales de las que gozamos actualmente. Para ello, en la actualidad, buscamos recurrir a diversos métodos que nos permitan prologar nuestra existencia con las consideraciones arriba descritas: dietas, ejercicios, medicinas especiales, tratamientos de todo tipo, cirugías plásticas, pociones, cremas y un sinfín de éstos. Todo en pos de lograr la eterna juventud.

Pero, ¿sabía usted que en la antigüedad hubieron científicos que pregonaban ciertas teorías para lo que ellos consideraban el secreto del anti-envejecimiento? Algunas de estas teorías fueron el acortamiento de los intestinos mediante cirugía, el consumo de extracto de testículos de cuy (cobaya), transplante de testículos, entre otras.

Hasta el siglo XIX no hubo ningún enfoque científico sobre el envejecimiento y el rejuvenecimiento. El primero de ellos es obra de un distinguido científico ruso, Ilia Metchnikoff, que propuso tanto una teoría como un tratamiento para prevenir el envejecimiento y conseguir una revitalización. Ruso residente en Paris, era ya una figura científica de reconocido prestigio. Era biólogo y había descubierto el fenómeno de la fagocitosis, por el que había recibido el Premio Nóbel.

Cuando comenzó a envejecer, dedicó su atención al mecanismo del envejecimiento y con mente de biólogo, le pareció descubrir su fundamento.

Su observación básica fue que los animales de intestino largo (rumiantes) tenían una longitud de vida corta, (vacas 10 años), mientras que los de intestino corto (carnívoros) tenían una longitud de vida larga. El hombre, omnívoro, tiene una longitud del intestino intermedia entre herbívoros y carnívoros. Algo había en el intestino que acortaba la vida de los animales que lo tenían largo. Por eso su primera conclusión, un tanto brutal, fue que para alargar la vida humana había que acortar el intestino mediante una operación quirúrgica.

Visítenos en www.longevidadecuador.com, www.angeljuez.blog.galeon.com

Como esta propuesta era violenta y no fue aceptada, siguió su investigación intentando esclarecer qué ocurre dentro del intestino largo para producir este acortamiento de la vida.

Llegó a la conclusión de que en el intestino hay 2 tipos de bacterias: las saprofitas, que ayudan a los procesos vitales de absorción y las patógenas, que provocan enfermedades. De joven predominan las saprofitas sobre las patógenas, pero a medida que envejecemos, predominan las patógenas sobre las saprofitas. Las bacterias patógenas generan toxinas que pasan a la sangre y envenenan lentamente al organismo. Por ello, la vejez es, en realidad un proceso de auto-intoxicación que proviene de las bacterias patógenas del intestino.

Dada esta primera conclusión, el problema de Metchnikoff era cómo reponer en el intestino la flora bacteriana normal. Buscando datos, conoció el hecho de que en Bulgaria había un número de longevos superior a lo normal en zonas donde tomaban habitualmente leche fermentada, que llamaban yogur. Al estudiar este alimento comprobó que tenía numerosas bacterias vivas de un tipo muy semejante a las bacterias saprofitas del intestino, el lactobacilus y que por tanto, su ingestión normalizaba la flora intestinal.

Se impedía la autointoxicación, causa del envejecimiento. Introdujo en Occidente la utilización del yogur, que, aunque sea un alimento de extraordinario valor biológico, no es, como él suponía, la fuente de la juventud.

Información tomada del libro "Cómo vivir cien años" del Dr. Rafael Velasco Terán.

Visítenos en www.longevidadecuador.com, www.angeljuez.blog.galeon.com


Sobre esta noticia

Autor:
Ángel Juez (84 noticias)
Visitas:
568
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.