Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gabriel Hidalgo Andrade escriba una noticia?

Tigre de papel

11/10/2015 09:53 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

El divorcio con el pueblo y la vergonzosa reconciliación con los enemigos políticos confirman al correísmo, diría Mao, como un proyecto político de aventureros y oportunistas, de amenaza insignificante, o como un Tigre de papel

En un manual de Obras Escogidas publicado en 1977, Mao, líder histórico del Partido Comunista chino, sentenció que “todos los reaccionarios, tenidos por fuertes, no son más que tigres de papel. La razón es que viven divorciados del pueblo”.

Un tigre de papel es una expresión china que se refiere a algo que aparenta ser una amenaza pero que en realidad es débil e insignificante y que no tiene nada de temible, según el sociólogo de la cultura Slavoj Zizek. Pero si ese algo es tan intrascendente, si el tigre equivale a un gato ¿por qué ese mismo gato provocó tanto miedo en un principio?, se pregunta el literato Paul de Man.

El griterío ayuda a los reaccionarios a verse muy fuertes, pero no le agrega convicción a sus acciones. Mao decía que “estratégicamente, debemos desdeñar a todos nuestros enemigos, mientras que, tácticamente, debemos tomarlos muy en serio”. El liderazgo del mismo Mao provino de un adoctrinamiento para el culto a su personalidad disfrazado de Revolución Cultural. El caudillo personalista calificó como oportunistas y aventureros a quienes aparentando fortaleza renunciaran al pueblo y se vieran obligados a coaligarse con sus adversarios después de desdeñarlos. Para esos está destinado el apelativo de reaccionarios, que son los antirrevolucionarios o restauradores.

¿Quién puede ser antirrevolucionario en su propia revolución? ¿Quién puede ser reaccionario o restaurador en nuestra realidad?

Poco después del estallido de la crisis económica y política que se vive, el mismo presidente Rafael Correa se ha calificado así mismo como el “modernización del capitalismo”, a su credibilidad como “el fundamento de la revolución” y a sus palabras como “sagradas para los compañeros”. Para analistas como Alberto Acosta, Juan Cuvi o Arturo Villavicencio la modernización, fundamentos y palabras del correísmo son la confirmación del postneoliberalismo en Ecuador. ¿El correísmo es la restauración del tan criticado neoliberalismo, desdeñado por ellos mismos?

Un tigre de papel es una expresión china que se refiere a algo que aparenta ser una amenaza pero que en realidad es débil e insignificante y que no tiene nada de temible

Después de ocho años, por primera vez se vio juntos al presidente Correa y al alcalde guayaquileño Jaime Nebot por las fiestas de Guayaquil. Lo mismo sucede con las reiteradas reuniones del frente económico del régimen con delegados del Fondo Monetario Internacional. Tras muchos años de desdenes, ridiculizaciones e insultos, el alcalde socialcristiano fue invitado la inauguración de un edificio del gobierno y estrechó fríamente la mano del primer mandatario, así como hoy el FMI se prepara para prestar dinero al Ecuador y a imponer nuevamente sus medidas privatizadoras.

Estos hechos no son aislados y sin importancia. El mensaje es claro: el oficialismo tuvo que tragarse sus ofensas, negar su supuesta identidad, buscar el apoyo de sus más acérrimos enemigos y pedirles apoyo para sostenerse en el poder.

Los gritos, ofensas y sátiras de todos estos años, el divorcio con el pueblo y la vergonzosa reconciliación con los enemigos políticos confirman al correísmo, diría Mao, como un proyecto político sin ideología, de aventureros y oportunistas, de reaccionarios y antirrevolucionarios, de amenaza insignificante, o en una sola expresión: como un Tigre de papel.  

@ghidalgoandrade


Sobre esta noticia

Autor:
Gabriel Hidalgo Andrade (191 noticias)
Visitas:
459
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Usuario anónimo (16/10/2015)

Si fuese tan insignificante, ya le hubiesen ganado en las urnas o le hubiesen dado el -tan anhelado por las aristocracias- golpe de estado.
Se queda corta la argumentación: haberle dado la mano a un alcalde no significa sellar un pacto ni alianza; reunirse con el FMI -sobre todo en tiempos de crisis mundial- no significa que se vengan las privatizaciones, ya han habido agoreros de aquello y no se cumplieron sus seudo profecías.