Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Latinforme.com escriba una noticia?

Se complica Ecuador

03/08/2009 02:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El presidente de Ecuador, Rafael Correa Delgado cada vez está más cerca de Chávez y esta cuestión se hace notar en la economía ecuatoriana. La última decisión del gobierno de Correa, la quita de autonomía al Banco Central de Ecuador puede determinar el principio del fin de la dolarización en Ecuador.

Con la reforma aprobada por la Comisión Legislativa de Ecuador, en la cual decidió la eliminación de la autonomía del Banco Central, el presidente de Ecuador pasa a tomar el control absoluto de lo que haga la entidad monetaria. Según El Comercio: "Con el proyecto queda en manos del Ejecutivo la facultad de fijar las políticas monetaria, crediticia, cambiaria y financiera. Para ello, el proyecto reforma los artículos que se refieren a la conformación del Directorio de la entidad y sus atribuciones".

Comisión Legislativa afirmaba en un comunicado: "Las reformas tienen por objeto eliminar su autonomía (Banco Central) y establecer una nueva conformación del directorio de la entidad, sus atribuciones, así como ajustar el sistema de remuneraciones de sus funcionarios". Sin dudas, esto es una mala noticia para quienes aún creen en la sostenibilidad del modelo económico de dolarización de la economía ecuatoriana.

¿Qué hará desde ahora en más el Banco Central de Ecuador? Simplemente, obedecer órdenes del gobierno ecuatoriano. Y está altamente probado por la historia (por ejemplo, el economista estadounidense Alan Blinder lo ha hecho), que cuanto menor es la independencia del Banco Central, mayor es la tasa de inflación esperada.

Es que un gobierno con capacidad de influir en las decisiones del Banco Central no puede evitar la tentación. Es como poner frente de un niño, una canasta llena de golosinas y esperar que no se sienta tentado a tomar algunas sin que nadie se diera cuenta. El gobierno ecuatoriano se fijará más de la cuenta en la marcha de la economía y le dará órdenes al Banco Central en dicho sentido.

Por lo anterior, creo que los ecuatorianos deberían estar muy preocupados ya que la decisión tomada por el "Congresillo" como lo llama El Comercio, es altamente riesgosa para una economía dolarizada como la ecuatoriana.

Para aquellos lectores que no conocen demasiado acerca de la economía de Ecuador, les cuento que la economía ecuatoriana se encuentra dolarizada desde el año 2000 y la decisión de implementar este modelo económico se produjo en un contexto particular. La adopción del uso de la moneda estadounidense en Ecuador se produjo luego de que el país sufriera una gran crisis económica a finales de la década de los 90´ y una fuerte devaluación del sucre, su ex moneda. En dicha situación, el sistema económico que finalmente se aplicó aparecía como una de las únicas alternativas viables para estabilizar a la economía (quizás podrían haber optado por la convertibilidad de su moneda por el dólar norteamericano para contar con cierta flexibilidad y posibilidad de volver atrás la decisión cuando el contexto interno mejore, pero eso ya es otra historia).

Hasta el momento, con la aplicación de este nuevo modelo económico en el que el dólar ocupa un lugar central, a Ecuador no le ha ido tan mal que digamos. La economía ha podido crecer a buen ritmo, y las cuentas fiscales y externas se han mantenido en orden. Podemos decir que la economía se había disciplinado luego de su decisión de utilizar una moneda de reserva internacional. Es que la dolarización de la economía ecuatoriana impone una serie de restricciones para que la misma pueda sostenerse sin generar situaciones de crisis. Entre dichas condiciones, la disciplina en las cuentas fiscales y externas más la estabilidad de precios son cuestiones primarias.

Y en relación a esto último, la utilización de la divisa norteamericana no ha generado todos beneficios prometidos de antemano. La tasa de inflación de la economía ecuatoriana se ha mantenido en niveles elevados en todo el período en el que la economía adaptó el uso del billete estadounidense como moneda de curso legal. Entre los años 2001 y 2008 la tasa de inflación promedio de Ecuador fue del 7, 2% mientras que la tasa de inflación promedio en los Estados Unidos fue del 2, 5%.

Si bien durante el período 2004 a 2007 la tasa de inflación minorista en Ecuador se logró reducir a un promedio del 2, 81%, estando en tres de dichos cuatro años por debajo de la tasa de inflación minorista estadounidense, en el 2008 resurgieron las presiones inflacionarias registrando una variación del 8, 8%.

La mayor tasa de inflación diferencial repercute en la competitividad de la economía ecuatoriana con consecuencias negativas sobre los resultados de balanza comercial. Por el momento, este efecto negativo no se ha reflejado del todo pero ello tiene una explicación. El resultado del Balance Comercial se ha podido mantener gracias al incremento observado en 2008 en el precio promedio del petróleo. El 63% de las exportaciones de Ecuador responde al sector petrolero.

El sector petrolero ha contribuido al crecimiento de la economía y al sostenimiento de la estabilidad en las cuentas fiscales y externas ocultando detrás de sí el deterioro de la economía ecuatoriana. La llamada "enfermedad holandesa", que se produce cuando la explotación de un recurso natural genera una apreciación cambiaria destructiva para el resto de los sectores productos de una economía, pareciera ser que se está abriendo paso.

La mayor inflación esperada agravará el problema de apreciación del tipo de cambio real de la economía ecuatoriana y hará más vulnerable al sector externo de Ecuador. Ya existen elementos para anticipar iniciativas de política monetaria expansivas, dentro de lo que una economía dolarizada permite. La contracción esperada del PBI de Ecuador para el presente año (de -0, 2% según LatinFocus) y la baja tasa de crecimiento que se anticipa para el 201 (del 2, 3% en una economía que necesita un mayor ritmo de crecimiento), son una tentación para que el gobierno de Correa sugiera políticas expansivas.

Pero a la cuestión de la política monetaria, se agregan otros dos problemas para la sostenibilidad del modelo en Ecuador. Uno se relaciona a la proyección del resultado fiscal para el presente año y para el 2010. Según el relevamiento realizado por LatinFocus, para el presente año se espera que la economía ecuatoriana observe un déficit fiscal del 3, 7% del PBI y del 2, 5% para el 2010. Este déficit fiscal se traducirá en parte, en déficit de cuenta corriente, el segundo de los problemas, que según las proyecciones del relevamiento de LatinFocus, alcanzarán al 2, 7% del PBI en el presente año y al 1, 6% en el 2010.

El default en el que incurriera Ecuador tiempo atrás le ha cerrado los mercados externos para financiarse lo que puede poner bajo tensión a la economía de Ecuador en caso de necesitar hacerse de fondos, justo cuando la billetera de Chávez no está disponible.

Bajo este contexto, se hace muy difícil pensar que el modelo de dolarización de la economía ecuatoriana pueda sostenerse. ¿Estará el gobierno de Correa evaluando seriamente lo que está haciendo?

Horacio Pozzo

Artículos Relacionados

Sobre esta noticia

Autor:
Latinforme.com (292 noticias)
Fuente:
latinforme.com
Visitas:
539
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.