Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Antonio Rodríguez Jiménez escriba una noticia?

Rescate de rehenes. La misión imposible de las fuerzas especiales

22/01/2015 19:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los terribles atentados terroristas en Francia y los asaltos subsiguientes, el asedio con rehenes en Sidney y la acción antiterrorista en Bélgica muestran las terribles dificultades que las unidades policiales de élite afrontan a la hora de rescatar rehenes capturados por terroristas jihadistas

Cuando unos pocos días después de la matanza del 11 de marzo de 2004 los autores de la masacre se inmolaban en un piso franco de Leganés llevándose además de sus vidas la del subinspector de policía y miembro de los GEO José Luis Torrenteras, en este grupo de élite y en todas las unidades antiterroristas de Europa se vivió una conmoción pues se anulaban todos los procedimientos operativos vigentes y que tan buen resultado habían dado hasta entonces. Un operativo del GEO superviviente del asalto declaró. "Hasta ahora cuando asaltábamos un piso con terroristas se suponía que estos querían vivir, estos han demostrado que no les importaba morir. Tenemos que cambiar de táctica".

Y ese es el quid de la cuestión de la actual amenaza del terrorismo integrista islámico, a sus militantes no les importa morir y lo hacen gustosos si realizan su misión, si en una de sus acciones criminales se toman rehenes la vida de los mismos simplemente no tiene valor ante la determinación de un  integrista fanatizado. Este factor dificulta enormemente la acción de las unidades policiales especiales a la hora de afrontar una operación de rescate pues si la vida del propio criminal no tiene valor para él la de los rehenes mucho menos.

Un factor que podemos constatar si analizamos las recientes operaciones antiterroristas en Australia y Francia contra el terrorismo islámico.

Asedio en Sidney

El 15 de diciembre de 2014 el mundo quedaba conmocionado por el secuestro de una cafetería de la cadena Lindt en la ciudad australiana de Sidney obra de un "lobo solitario" islamista de origen iraní y de nombre Man Haron Monis.

Tras 17  horas de asedio el asalto de las unidades de élite de la Policia Australiana el incidente se saldaba con dos rehenes y el terrorista muertos y cuatro rehenes y un miembro de la unidad especial TRG, Tactical Response Group,   levemente herido en el rostro además de 17 rehenes liberados. cuatro rehenes lograron escapar previamente al asalto en descuidos del secuestrador a lo largo del asedio.

Tras la confusión de los primeros momentos ya se puede hacer un relato de la operación de rescate en sí. Tras 17 horas de asedio y negociaciones infructuosas el terrorista Haron Monis, aseguraba que además de un arma automática disponía de explosivos, empezó a fatigarse y con ello a dar cabezadas. Este instante fue aprovechado en un gesto de valor por el gerente del local Tori Jhonson (34) para tratar de arrebatarle el arma, el acto acabo en desastre pues el secuestrador se reanimo de inmediato y de una ráfaga asesino a Jhonson, un instante después disparo contra el resto de rehenes sin duda a boleo. Una de las mismas rehenes, Katrina Dawson (38) madre de tres hijos y abogada cubre con su cuerpo a una amiga embarazada con la que estaba tomando un café en el momento del secuestro, tres impactos le causan la muerte en el acto.

El terrorista sigue disparando casi a ciegas alcanzando a otros cuatro rehenes pero de forma menos grave cuando en ese instante los miembros de la unidad TRG asaltan el café arma en ristre, Monis tiene apenas unos segundos para reaccionar y dispara contra los policías, un proyectil alcanza uno de los visores blindados de los agentes astillandolo y provocando al agente heridas leves en el rostro, es su último acto los agentes lo localizan en el acto y lo abaten con fuego directo. Haron Monis se derrumba con 30 impactos de bala en el cuerpo.

Desde que Jhonson cayo asesinado al primer disparo hasta que las ráfagas del TRG abatieron a Monis transcurrieron 40 segundos.

No cabe sino aseverar que el asalto de los comandos de la TRG evitó que más rehenes fueran asesinados pero le bastó al terrorista menos de un minuto para matar a dos rehenes, herir a otros cuatro y no dar muerte a un miembro de la unidad de asalto gracias a que el blindaje de su visor resistió. Ahora bien tan pronto los agentes entraron en el local el terrorista fue abatido de inmediato.

Jugando con los "y sí" es fácil y un tanto rastrero culpar a Jhonson de provocar la reacción del terrorista cuando trató de quitarle el arma cuando la única responsabilidad es del asesino que toma rehenes pero queda a las claras con un solo un hombre armado puede provocar una matanza por muy inmediata que sea la intervención de la unidad especial.

Pesadilla en Francia

Los terribles atentados cometidos en Francia se inician a las 11.30 del mediodía del 8 de enero de 2015 cuando los hermanos Shariff y Said Kouachi irrumpen enmascarados en la sede del semanario satírico “Charlie Hebdo” y a sangre fría con rafagas de Kalashnikov AK-47 asesinan a 10 miembros de la reacción que estaban reunidos en una sala de reuniones y al policia de escolta del director, otras 20 personas escapan escondiéndose en la azotea del edificio. Tras asegurarse que todos los presentes de la sala han muerto los terroristas islámicos escapan. Al salir de la redacción se tropiezan con una patrulla de la policía que ha acudido a la alarma, el semanario recibía vigilancia al estar amenazado por el jihadismo por sus caricaturas satíricas de Mahoma, aunque los agentes se enfrentan a tiros a los terroristas estos les superan en potencia de fuego y protección. Los dos agentes son heridos, uno de ellos es rematado en el suelo en una escena captada por un teléfono móvil que conmociona al mundo. Los terroristas se dan a la fuga en su vehículo, este sufrirá un accidente y los terroristas lo abandonan para darse a la fuga en otro vehículo robado.

Las victimas: Jean Cabut, Elsa Cayat, Frederic Boisseau, Bernard Maris, Stephane Charbonnier, Philippe Honoré, Michel Renaud, Moustapha Ourrad, Bernard Verlahc, georges Wolinski, Franck Brinsolaro y Ahmed Merabet.

La pesadilla se redobla el día siguiente a las 8 de la mañana cuando una patrulla de la Policía Municipal de París acude a la llamada de un supuesto accidente, es una emboscada el terrorista complice de lo Kouchy, Amedy Coulibaly abate a los dos agentes de la patrulla a disparos de AK-47 la agente en prácticas Clarissa Jean Philippe muere en el acto su compañero resulta herido en el estomago. El terrorista se da a la fuga.

En Francia se inicia una caza del hombre como no se ha visto en décadas.

La persecución

La huida de los hermanos Kouachi se prolongaría durante 52 horas en la periferia al norte de París, la zona más lógica de búsqueda habida cuenta donde fue encontrado el coche usado en el atentado y fue sustraído el otro vehículo, implicó a 15.000 efectivos de Policia, Gendarmeria y Fuerzas Armadas que pronto advirtieron pistas que les confirmaron que la zona de búsqueda era correcta como que los sospechosos parasen en una gasolinera de la ciudad de Villers Coterets donde robaron comida y gasolina, el empleado del establecimiento les reconoció con facilidad pues ya identificados, olvidaron un carnet de conducir en el primer vehículo, sus fotos aparecían continuamente por televisión.

Un segundo incidente confirmo la búsqueda pues el vehículo de los terroristas tropezó poco después con un control de la Gendarmeria, los terroristas abrieron fuego pero los gendarmes bien armados respondieron sin vacilar alcanzaron a uno de los hermanos en el cuello, con todo sendos terroristas lograron escapar acampo a través portando sus armas a las que los Kalashnikov y armas cortas se suma un lanzacohetes RPG-7. 

Todavía lograrían burlar de noche la persecución pero al amanecer del viernes 9, 8 horas, llegan a una imprenta a las afueras de Danmartin-En-Goele. El dueño de la empresa es sorprendido en un primer momento pero los terroristas le dejan marchar pues según dicen ellos: "no matan a civiles". 

La Gendarmería que les pisa los talones cerca de inmediato el complejo, se encuentran con un aliado inesperado, un joven empleado se ha escondido en el primer piso ocultándose dentro de un armario y con su teléfono móvil informa a los a los gendarmes de los movimientos de los terroristas permaneciendo oculto todo el proceso, los Koauchi podrían haber tenido un rehén si le hubieran localizado, la cosa es que no lo saben.

En los sucesos de Australia y Francia las perdidas de vidas de rehenes pudieron ser superiores a las sufridas

Son las 12:30 del mediodía cuando salta la noticia que el sospechoso del asesinato de la agente Philippe ha tomado un supermercado de comida Khoser cerca de la parisina Porte de Vincennes.

Crimen entre estanterías

La primera acción de Koulibaly al entrar en el supermercado es ordenar al gerente que baje las rejas de las dos entradas al mismo en medio de la confusión de ver a un hombre armado con un AK-47, una pistola y  chaleco antibalas algunos clientes huyen pese a las amenazas del terrorista que también ordena desconectar las cámaras de seguridad, uno de los empleados de la firma se lanza encima del terrorista y logra arrebatarle una pistola pero cuando intenta usarla contra el criminal esta se encasquilla, este heroísmo le cuesta la vida pues Koulibaly lo asesina a tiros de Kalashnikov, furioso el terrorista dispara contra el resto de rehenes que despavoridos corren por los pasillos del supermercado, tres caen acribillados. Las victimas Yohan Cohen, Yohav Attab Philippe Braham y Francois Michel Saada. 

En ese momento hay un lugar para el heroísmo pues un joven inmigrante haitiano Malien Massala Bathily logran meter a las 14 personas que quedan en el supermercado en la cámara frigorífica, previamente apagada, los cuales logran cerrarla por dentro. Malien se esconde en un montacargas y desde allí contacta con la policía que ya rodea el edificio. Les informará de los movimientos del terrorista y lograría escapar un par de horas más tarde, detenido en un primer momento tras identificarse dará toda clase de detalles a los dos unidades especiales de la policía que han llegado al punto de acción la Brigada de Reacction Inmediate, BRI, y la unidad Recherche Action Intervention et Disuasión, RAID, la élite de la policía francesa.

En el interior del almacén, o Koulibaly no se percató del escondite de los rehenes, estos se mantuvieron en completo silencio incluso una madre mantuvo en silencio a su bebe dándole de mamar, o lo más probable prefirió dejarlos donde estaban pues al tenerlos localizados y encerrados no podrían escapar y serian mas fáciles de ejecutar en un solo lugar de producirse un asalto que dispersos por todo el supermercado.

Sus primeras demandas que la Gendarmería levantase el cerco a los Kouchy y les dejara escapar.

Asalto a la imprenta

A las 17:00 del dia 8 mas de 500 gendarmes incluidos 80 miembros de la legendaria unidad de élite GIGN, Grouppe Intervention Gendarmeria Nationale, GIGN, rodean la imprenta de Danmartin e incluso han tenido el acceso al tejado del edificio los contactos con los Kouchy solo han servido para certificar su deseo de ser mártires y ganarse el paraíso. 

El salto se ve como inevitable cuando son los terroristas los que actúan, disparan su única granada de RPG contra el techo hiriendo a un operativo del GIGN, los gendarmes replican al fuego y disparan contra el pabellón donde los Kouchy se ocultan gracias a la cooperación del empleado oculto y los sensores infrarrojos están perfectamente localizados, estos ni siquiera se esconden y en una carga enloquecida salen por la puerta a la carrera disparando sus Kalashnikov.

Es simplemente un suicidio los comandos de los GIGN los acribillan sin contemplaciones, en cada cadáver se encontrarían 50 impactos de bala. Las victimas del "Charlie Hebdo" han sido vengadas. 

El joven trabajador de la imprenta es recuperado sano y salvo, al no haber sido realmente un rehén no ha habido que rescatarlo pero la acción fuerza a entrar en el supermercado de París antes que Koullibaly se entere que sus cómplices han sido liquidados.

Tomar el supermercado

Son exactamente las 17:07. Los comandos del BRI y el RAID se agolpan en formación de asalto frente a las puertas del supermercado, un técnico de la policía cortocircuita el cierre de las puertas y estas se abren, un rehén muerto se distingue en el suelo mientras los RAID lanzan una ráfaga de cobertura al interior un primer comando entra el supermercado e ingresa cubriéndose hacia la derecha del local arma en ristre, localiza a Koulibaly rezando atrincherado al final de un pasillo, de inmediato empiezan a tirotearse mutuamente mientras los policías de la puerta le cubren con su fuego.

Koulibaly trata de escapar a los disparos yendo en dirección opuesta a donde el agente ha entrado, esto es hacia la puerta, se atrinchera tras una estantería pero una granada aturdidora le hace saltar de su escondite y aturdido corre hacia la única salida que ve. La puerta.

Es un error fatal nada más alcanzar el dintel los efectivos del RAID lo cosen a balazos, 40 impactos, su cuerpo queda tendido en la acera. El resto del grupo de asalto ingresa en el local y abren la cámara frigorífica, apenas segundos después los rehenes despavoridos salen a la carrera por la puerta, son 14, la pesadilla parece haber concluido.

En un análisis retrospectivo solo el que los rehenes permanecieran ocultos les salvo de ser asesinados en masa por el terrorista o morir en el fuego cruzado durante el asalto. En esta ocasión el que solo 4 rehenes fueran asesinados antes de la operación de rescate se antoja un balance soportable con lo que podría haber ocurrido.

Conclusiones

las jornadas trágicas en Francia tuvieron su epilogo con una operación antiterrorista masiva en Belgica, Verviers, en que la unidad especial de la Policía Belga, Comissariat Generaal Special Units, CGSU, abatieron a dos terroristas y capturaron vivo a un tercero en el marco de una macrorredada contra el integrismo islámico. Pero este fue un asalto en fuerza sin el riesgo de perder a rehenes eso facilitó el operativo.

Como veíamos al inicio esta amenaza terrorista islámica se caracteriza por un factor trascendental, sus integrantes no les importa morir y las circunstancias en que fueron abatidos todos y cada uno de los terroristas en las crisis de Australia y Francia así lo testimonia, sus fallecimientos mas bien parecen suicidios provocados por el fuego defensivo policial. 

Con esta amenaza en activo y simplemente desatada es solo cuestión de tiempo que acontezcan nuevas crisis en occidente y muy posiblemente con rehenes. Con ello las operaciones de rescate se volverán más complicadas y difíciles con lo que en un futuro no deseable las cifras de rehenes que perezcan en esta clase de actos criminales crezca en ocasiones futuras por mucha que sea la profesionalidad y pericia de las unidades especiales encargadas de rescatarlos.

La idiosincrasia del terrorista jihadista le caracteriza por no temer morir al realizar sus acciones

Un futuro que nadie desea pero que es necesario afrontar si acontece.

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Antonio Rodríguez Jiménez (140 noticias)
Visitas:
7528
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.