Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

La gran razón por la que Mises rechazó el materialismo dialéctico de Marx

09/06/2020 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLa mayoría de la gente nunca ha oído hablar del materialismo dialéctico. El término parece tan obtuso que se le perdonaría por pensar que sólo los estudiantes pretenciosos que merodean fuera del departamento de filosofía fumando cigarrillos enrollados a mano podrían imaginar que tiene algo que ver con la vida real. Ciertamente no puede ejercer mucha influencia en el mundo si tan sólo un pequeño número de marxistas radicales pudieran decirle lo que significa.

Por el contrario, escribe Mises, el materialismo dialéctico domina las ideas de más gente de la que usted cree. Ha sido absorbido por aquellos que no se llaman a sí mismos marxistas e incluso por gente que se considera anticomunista.

Cuando Mises publicó su libro Teoría e historia: una interpretación de la evolución social y económica en 1957, el materialismo dialéctico era todavía la filosofía oficial de la Unión Soviética y el Muro de Berlín estaba todavía a unos treinta años de su caída. Sin embargo, la crítica de Mises (que se encuentra en el capítulo 7) sigue siendo relevante. Las ideas que representa el materialismo dialéctico no han caído en desuso y pueden incluso estar en alza.

¿Pero qué diablos es el materialismo dialéctico?

Bueno, me alegro de que preguntes.

Doble origen: espiritualismo hegeliano y materialismo

Marx teorizó que la historia humana se ve mejor como una serie de luchas de clases entre fuerzas sociales que tienen intereses contradictorios. Por ejemplo, las luchas de clase entre los esclavos y sus amos, entre los señores feudales y sus súbditos, y en su día, la lucha de clases entre los capitalistas y sus trabajadores. Creía que ver la historia como la historia de la lucha de clases tenía un mejor poder explicativo que verla a través de otros lentes, como la historia de las ideas, las innovaciones tecnológicas o los conflictos militares.

De hecho, vista correctamente a través de la lente de la lucha de clases, la historia subsumiría naturalmente esas otras formas de ver el mundo e iluminaría el contexto en el que se desarrollaron, particularmente en lo que se refiere a la innovación tecnológica, que según Marx determinaría en última instancia la lucha de la época. Escribió: «El molino de mano te da la sociedad con el señor feudal; la sociedad del molino de vapor con el capitalista industrial».1 Mises (1957, p. 72) resume el punto de vista de Marx de la siguiente manera: «Estas fuerzas son la fuerza motriz que produce todos los hechos y cambios históricos.»

Lo extraño del materialismo dialéctico, señala Mises, es que Marx pareció unirlo a partir de piezas de dos filosofías existentes que se contradecían entre sí. Estas dos filosofías eran el espiritualismo hegeliano (después del influyente filósofo alemán Georg Wilhelm Friedrich Hegel) y el materialismo. Marx creía que estaba construyendo sobre ellas, pero Mises creía que eran incompatibles.

El gobierno prusiano y los intelectuales de las universidades prusianas prefirieron el espiritualismo hegeliano, porque esencialmente decía que la historia estaba guiada por el espíritu del mundo, o weltgeist, que actuaba a través de los grandes hombres de la historia y del gobierno para llevar a cabo su voluntad. El espiritualismo hegeliano justificaba su posición privilegiada dándoles un pretexto para gobernar a la plebe, ya que el weltgeist los había elegido convenientemente para la tarea.

Los materialistas, por otra parte, pensaban que la realidad era sólo «lo que ves es lo que obtienes», y como tal no pensaban que la aristocracia prusiana tuviera ningún derecho a gobernar, y menos aún uno divino concedido por algún espectro elitista. Querían derrocar al Estado, por medio de una revolución violenta si era necesario, y ver a esos mimados sombreros altos en el infierno.

Esperemos que empieces a ver cómo el marxismo combina estas dos teorías.

Marx modifica la dialéctica hegeliana

Ahora, Hegel es un filósofo tan perplejo para entender como encontrarás y notoriamente difícil de leer incluso para el tipo de académicos de libros. A pesar de su estilo inexpugnable, transmitió una idea muy famosa que creo que es muy útil y que tiene el poder de desmitificar el mundo a veces, si se interpreta con generosidad. También fue adaptada y reutilizada por Marx. Se llama la dialéctica hegeliana y dice algo como esto: en una sociedad tienes una doctrina prevaleciente que es ampliamente aceptada y dada por sentado por la mayoría de la gente ? pero esto no puede permanecer así indefinidamente. En algún momento, aparece un movimiento que propone desafiar y derribar la sabiduría prevaleciente, diciendo que no tiene sentido y que debe ser repudiada sólo para ser reemplazada por una nueva.

Los hegelianos llaman a la primera doctrina la tesis y a la doctrina opuesta la antítesis. Pero aquí es donde se pone interesante. La antítesis nunca logra anular la tesis y la arroja por la ventana completamente. En su lugar las dos doctrinas comienzan a fusionarse creando una síntesis, que combina elementos de ambas. Esta tercera doctrina se convierte en la tesis dominante de una nueva era. Pero tan pronto como este proceso se completa, todo el condenado asunto está listo para comenzar de nuevo. Esta nueva sabiduría prevaleciente, combinando elementos del viejo movimiento y el que se le oponía, pronto será combatida por una nueva antítesis que se opone a eso. Hegel creía que este proceso era una ley que regía la historia, pero que también reflejaba el proceso de pensamiento y describía la lógica por la cual la gente llega a entender el mundo mismo.

Marx extrajo la dialéctica y la fusionó con su propia filosofía, esperando probar que el socialismo estaba destinado a surgir «con la inexorabilidad de una ley de la naturaleza» por un proceso dialéctico de lucha de clases en el que los trabajadores finalmente se deshicieron de las cadenas de sus señores capitalistas para crear una sociedad sin clases en la que todos fueran iguales y trabajaran por el bien común.

El materialismo dialéctico resumido

Esa filosofía es el materialismo dialéctico:

1) Todo lo que existe es material. No hay dioses, ni almas, ni espíritus a los que llamar en una sesión de espiritismo, o cualquiera de esas cosas sobrenaturales espeluznantes. Los Weltgeists están completamente fuera de la cuestión. Lo que ves es lo que obtienes. Nuestros pensamientos e ideas son sólo reflejos de fenómenos materiales en nuestros cerebros físicos. Esto es materialismo.

2) Todo lo que existe está en contradicción y conflicto con otra cosa, como los polos magnéticos, los republicanos y los demócratas, o tus suegros discutiendo furiosamente sobre quién quemó el pavo en Acción de Gracias. Se pelean, y de su lucha surge algo nuevo. Esto es dialéctica.

Según Marx, en una cierta etapa de su desarrollo las fuerzas materiales productivas existentes de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes, o el sistema social establecido de leyes de propiedad. Esto lleva a una época de revolución social durante la cual la superestructura se transforma. Esta es la aplicación de la dialéctica hegeliana en el marxismo.

La crítica misesiana del materialismo dialéctico

En Teoría e Historia, Mises se esfuerza por destacar cómo el hegelianismo está en franca contradicción con el materialismo y que no es posible una fusión racional de ambos. Por un lado, los hegelianos creían que la base última del universo era la mente (a la que llamaban «espíritu» o «geist»), mientras que los materialistas creían que era la materia.

Para Hegel, el proceso dialéctico del pensamiento refleja el proceso de creación. A través de la lógica, la mente adquiere el conocimiento de la realidad. La materia no tiene su propia sustancia, sino que surge de la mente de Dios (por así decirlo), llamada geist.

Mises dice que esta visión del mundo es completamente incompatible con cualquier tipo de materialismo. En términos filosóficos, Hegel es lo que se llama un idealista espiritual, lo que significa que piensa que el universo está hecho de algo espiritual en lugar de material. Mises sostiene que era «absurdo» sacar la dialéctica de sus fundamentos idealistas y transplantarla a un sistema que fuera empírico, porque el hegelianismo veía lo que comúnmente llamamos realidad empírica como «ein Faules» (algo podrido o inerte). Aunque parecía real, no lo era en absoluto, aparte de la forma en que la razón lo aprehendía. Su verdadera fuente era la acción divina, la verdad última.

Friedrich Engels, al tratar de probar el materialismo dialéctico, estudió el mundo natural y quedó maravillado al encontrar ejemplos de procesos dialécticos en pleno apogeo dondequiera que mirara. Toda la geología es una serie de negaciones, escribió. Una mariposa nace de un huevo a través de la negación del mismo, y luego es negada de nuevo al morir. El maíz de cebada es negado por la planta de cebada, que produce otro maíz de cebada pero en varias veces la cantidad. Mises sugiere fuertemente que esto no es en realidad una revelación que sacude el suelo, sino sólo un tonto juego de palabras. Señala que es tan sensato llamar a una mariposa la «autoafirmación» del huevo como la negación del mismo: la maduración de su propósito inherente y el cumplimiento de su potencial último. Engels sólo sustituyó la palabra negación por la palabra cambio.

Aunque Marx y Engels se jactaban de poner en pie la filosofía de Hegel, Mises concluyó que los dos simplemente querían aferrarse a él porque su filosofía era dominante en su tiempo. Tal vez sería mejor, desde su punto de vista, proponer una filosofía que pretenda construir sobre un gran maestro en lugar de repudiarlo.2

Fuente.

1.Karl Marx, La miseria de la filosofía (1847).

2.Para más, ver Teoría e historia: una interpretación de la evolución social y económica (1957; repr., Indianápolis, IN: Liberty Fund, 2005), en particular las páginas 69-71. Me he tomado la libertad de proporcionar el contexto histórico y la interpretación de Hegel y Marx necesarios para que un lego en la materia entienda las ideas de Mises.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1366
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.