Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gabriel Hidalgo Andrade escriba una noticia?

Prohibido quejarse [vídeo]

31/08/2015 01:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En su cadena televisada y radiodifundida número 439 del día sábado 29 de agosto de 2015, el presidente Rafael Correa perdió el control frente a un grupo de militantes de su mismo partido que le pidieron acercarse para dialogar con él

En su cadena televisada y radiodifundida número 439 del día sábado 29 de agosto de 2015, el presidente del Ecuador, Rafael Correa, perdió el control frente a un grupo de militantes de su mismo partido, el oficialista Alianza País, que le pidieron acercarse para dialogar con él.

En la cadena que se transmite en vivo todos los sábados por la mañana, que alrededor cuatro horas seguidas, y que se denomina como "enlace ciudadano", el presidente Correa, visiblemente molesto, les respondió "el enlace ciudadano no es para quejarse" y amenazó con reprimirlos con la fuerza pública.

El incidente, que no ha sido difundido por los medios, como predijo el presidente Correa, deja muchísimas dudas sobre la supuesta vocación democrática que se promociona insistentemente en las continuas propagandas del gobierno ecuatoriano.

Si el presidente Correa trata públicamente de esta manera a los militantes de su mismo partido, ¿cómo podría reaccionar frente a sus opositores a quienes insulta de diferentes formas mientras, al mismo tiempo, los invita a dialogar? ¿Esta es la forma más idónea para destrabar la situación crítica que vive el país, en medio de movilizaciones y protestas en contra del gobierno de Rafael Correa?

Detalles del incidente

El incidente sucedió alrededora de la cuarta hora consecutiva de discurso semanal difundido por el presidente Correa en una cadena de medios incautados y otros medios privados alineados con el correísmo. En el video se puede notar que el presidente Correa, visiblemente alterado, se dirige a un grupo de personas que no son enfocados por la cámara de televisión, ni se puede ver cuántos o quiénes son, ni cuáles son sus reclamos. Lo que se puede notar, de las expresiones del mandatario ecuatoriano, es que piden atención y, posiblemente, un momento de diálogo personal con el presidente.

La molestia en Correa fue en aumento, mientras comentaba sobre el hecho. Lo que se puede escuchar en el video es que los militantes oficialistas ni siquiera logran interrumpirlo porque, inmediatamente después de reprenderlos, se escuchan sonoros aplausos de las demás personas que asisten al encuentro.

El mandatario inicia su desaprobación diciendo “miren, que lastima los compañeros de allá que parece que nos apoyan, pero que creen que el enlace ciudadano es para presentar quejas” (sic), dando a entender que el respaldo de esos militantes de su propio partido político es dudoso, por aprovechar la visita del presidente Correa en Aconcito (una pequeña parroquia rural de la recientemente creada provincia de Santa Elena) e intentar conversar con él. Agregó que ese espacio político reproducido en cientos de medios incautados por el gobierno y en otros medios privados no es para “presentar quejas”, aunque el espacio se promociona siempre como una oportunidad de intercambio con la ciudadanía y rendición de cuentas con los mandantes.

Desde el principio el mandatario ecuatoriano aseguró que no los recibiría y que sus peticiones de atención “favorecen” a la oposición en Ecuador. Agregó que aunque “muestren el carnet de Alianza País” eso no les ayudaría a hablar con él porque esa intención de acercarse le hacía “un gran daño al gobierno”. Como en muchas ocasiones, el presidente Correa confundió las figuras de partido, estado, gobierno y presidente. Para él, todas estas instituciones se concentran en su persona.

La amenaza consistía en un intercambio: el silencio de los peticionarios para evitar su arresto, solo por pedir un diálogo con el presidente

Inmediatamente se escuchan sonoros aplausos, todos en apoyo al presidente. Al parecer, los manifestantes correístas que pedían una cita con el jefe de estado eran una minoría de personas que apenas portaban unos carteles y que se encontraban en los últimos asientos del auditorio manifestándose respetuosa y moderadamente. Por los gestos del presidente Correa, que se dirigen a la parte final del público y por la ausencia de un audio o de tomas abiertas de las cámaras de televisión que filmaban para el programa, da la sensación que los militantes del partido oficialista apenas se pusieron de pie, llamaron la atención del presidente con alguna pancarta pequeña, y mostrando sus acreditaciones de afiliación al partido político fundado por el Rafael Correa para participar en las elecciones presidenciales que lo llevaron al poder en el año 2006.

Para el presidente ecuatoriano, mostrar la credencial partidista y confesar su apoyo al proyecto correísta no es requisito suficiente para conseguir una entrevista con él, en un momento confuso de crisis política donde los actores de oposición y organizaciones de la sociedad civil han manifestado su oposición a las políticas del régimen y han presentado a la opinión pública un conjunto de peticiones que incluyen algunas rectificaciones al gobierno, mientras el régimen asegura haber convocado a un “gran dialogo nacional” (denominado así por las propagandas del régimen), instrumentado en reuniones de afiliados y afines al oficialista partido Alianza País.

El presidente pierde el control

El presidente Correa perdió el control ante la insistencia de los militantes de su partido. Eso sucedió pocos segundos después de sus primeras declaraciones. Inmediatamente calificó como “un gran daño al gobierno” la intención de estos correístas acreditados, y en medio de estruendosos aplausos de otros afines que al parecer son más dignos de la correspondencia del mandatario, Correa sentenció que no los atendería y los amenazó con reprimirlos con la fuerza pública.

La amenaza consistía en un intercambio: el silencio de los peticionarios para evitar su arresto, solo por pedir un diálogo con el presidente. El mismo Correa ha convocado a los opositores a reunirse con él para dialogar, pero ¿es posible creer en la palabra de un presidente que responde de esta forma a los militantes de su propio partido? ¿Cómo responderá a los opositores a quienes insulta permanentemente y de todas las formas en sus intervenciones públicas?

La advertencia a los peticionarios incluía la posibilidad de la “actuación” de la fuerza pública “si no se callan”. Sin procedimientos, sin debido proceso, sin indulgencia. No, el presidente Correa amenazó a los solicitantes con reprimirlos, sin escucharlos, si no se callaban. Aseguró que la fuerza pública “actuaría”, tal vez por orden de él mismo, dando a entender que no procederían, o que seguirían un procedimiento, un protocolo, sino que harían posible un acto de represión, de desalojo y de silenciamiento.  

Si el presidente Correa trata públicamente de esta manera a los militantes de su mismo partido, ¿cómo podría reaccionar frente a sus opositores a quienes insulta al mismo tiempo que los invita a dialogar?

Usando los términos del mismo presidente Rafael Correa, a esto podría llamarse ¿tener una “doble moral”?

La transcripción de las expresiones

"Se dan cuenta compañeros, la doble moral a la que tenemos que enfrentarnos. Miren, que lastima los compañeros de allá que parece que nos apoyan, pero que creen que el enlace ciudadano es para presentar quejas, si esperaron con esto que los atienda, compañeros, no lo voy a atender, le están haciendo el favor a la oposición. Olvídense, no los voy a… No compañeros, muestren el carnet de Alianza País que quieran que ahorita le están haciendo un gran daño al gobierno porque eso es lo que van a publicar los medios de oposición, mañana, el desorden que están armando por un reclamo que probablemente es justo, pero no los puedo atender en el enlace ciudadano. No los voy a atender, compañeros, y si no se callan va a actuar la fuerza pública. Siéntense, por favor".

 


Sobre esta noticia

Autor:
Gabriel Hidalgo Andrade (191 noticias)
Visitas:
1869
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.