Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gabriel Hidalgo Andrade escriba una noticia?

¿Por qué no te callas, Long?

12/07/2016 06:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Guillaume Long es un canciller peculiar. Es extranjero sin ancestros en Ecuador. Llegó a este país en búsqueda de suerte y la encontró. Se convirtió en un alto funcionario del correísmo en pocos meses y en beneficiario del “principio de ciudadanía universal”

Dos anécdotas, de muchas más, describen fielmente el pensamiento de los revolucionarios contemporáneos. El mejor ejemplo de la contradicción entre ideología sin contenido y desvergüenza política es el ministro ecuatoriano de relaciones exteriores, Guillaume Long, que en estos días visitó Ginebra para hablar sobre “ciudadanía universal” y a renglón seguido regresó a Ecuador para permitir la persecución a centenares de cubanos que vinieron a este país, huyendo de las miserias provocadas por la revolución cubana.

Long abre la boca y la embarra. Pero no es su culpa. A nuestros modernos revolucionarios les encanta embelesarse en las más absurdas contradicciones. Esa es la escuela de Long. Sigue al pie de la letra el modelo de sus referentes: Correa y Chávez. Recordemos…

Hay un episodio épico de la hilaridad política ecuatoriana. En octubre de 2009, el presidente Correa se reunió con organizaciones indígenas en Carondelet. Se refirió a una afirmación peyorativa, atribuida a él, sobre el peso electoral de la población indígena y preguntó a los asistentes: ¿Quién fue el estúpido que dijo eso? Marlon Santi, entonces presidente de la CONAIE e interlocutor de los presentes le contestó: “Usted señor presidente”. Correa continuó sin darse aludido aunque le dijeran en la cara: “usted es un estúpido”.

El mismo chasco le sucedió al fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez. En la XVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado de 2007, después de una larga intervención cargada de lugares comunes, muletillas ideológicas e insultos, el entonces Rey de España, Juan Carlos I, interrumpió a Chávez y le espetó: “¿Por qué no te callas?”. El famoso monarca español, muchas veces calificado como izquierdista, pedía respeto por un presidente derechista. ¿Por qué?

Al parecer la respuesta la tiene el entonces presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. El mandatario ibérico pidió la palabra para decir: “… creo que hay una esencia y un principio en el diálogo, y es que, para respetar, y para ser respetado, debemos de procurar no caer en la descalificación. Se puede discrepar radicalmente de las ideas, denunciar las ideas, los comportamientos, sin caer en la descalificación. (…) deseo fervientemente que ese sea un código de conducta, porque las formas dan el ser a las cosas”.

Long abre la boca y la embarra. Pero no es su culpa. A nuestros modernos revolucionarios les encanta embelesarse en las más absurdas contradicciones

Estos revolucionarios parecen cortados por la misma tijera.

Guillaume Long es un canciller peculiar. Es extranjero sin ancestros en Ecuador. Llegó a este país en búsqueda de suerte y la encontró. Se convirtió en un alto funcionario del correísmo en pocos meses y en beneficiario del “principio de ciudadanía universal” de la nueva constitución elaborada por el correísmo temprano.  Es tan aficionado de la libre movilidad humana que la defiende, en cualquier foro internacional, con su engolado castellano de niño rico anglosajón. En resumen, Long, un francés con estudios en Inglaterra, un europeo sin ancestros ecuatorianos, un político encumbrado sin trayectoria de ningún tipo, defiende y atropella al mismo tiempo los derechos migratorios y de refugio de decenas de cubanos que piden exilio en nuestro país.

En la 32 Sesión Ordinaria del Consejo de Derechos Humanos, celebrada en Ginebra el 28 de junio de 2016, el ministro Long, sin sonrojarse, dijo: “Para nosotros, la ciudadanía universal promueve la libre movilidad de todos los habitantes del planeta, así como el progresivo fin de la condición de extranjero, lo cual busca transformar una parte de las desiguales relaciones entre los países. Bajo este precepto, en el Ecuador se reconocen los derechos de asilo y refugio, de acuerdo con el derecho internacional y con los instrumentos de derechos humanos”.

¿Es en serio, Long? (!)

Primero niegas que el presidenciable correísta, Lenin Moreno, sea financiado en Ginebra por el gobierno para luego admitirlo pasadas unas pocas semanas sin ninguna vergüenza. Ahora, a pesar del violento arresto a un grupo de extranjeros que, en condición de asilados y refugiados, hablas de libre movilidad humana, de cosmopolitismo y de ciudadanía universal.

Hay decenas de órdenes judiciales disponiendo la libertad de los cubanos detenidos, en otros casos hay sendos habeas corpus en trámite y solicitudes de refugio pendientes. Para todos los casos los afectados pueden apelar las resoluciones y el gobierno del Ecuador, del que Long es el ministro de la materia, mientras habla de derechos humanos los viola, mientras habla de movilidad humana, echa a golpes a un grupo de extranjeros en situación de vulnerabilidad.

¿Por qué no te callas, Long?

@ghidalgoandrade 


Sobre esta noticia

Autor:
Gabriel Hidalgo Andrade (191 noticias)
Visitas:
5817
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.