Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gabriel Hidalgo Andrade escriba una noticia?

Político cometa

11/12/2017 01:21 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La reactivación de la revocatoria del alcalde Castillo es una buena noticia para él. Mientras los suyos se miran con caras de desesperación y los otros se frotan las manos, el burgomaestre utilizará el momento en su favor. Los revocantes juegan para Castillo. ¿Por qué?

La reactivación de la revocatoria del alcalde Castillo es una buena noticia para él. Mientras los suyos se miran con caras de desesperación y los otros se frotan las manos, el burgomaestre utilizará el momento en su favor. Los revocantes juegan para Castillo. ¿Por qué?   

Bolívar Castillo es un político cometa, que vuela con viento en contra. Periódicamente necesita adversar con enemigos reales o imaginarios para generar un clima de polarización y cosechar nueva adhesiones en medio de la disputa.  

Dirá que los enemigos de Loja quieren su salida y que quienes quieren detener el progreso de los lojanos buscan torpedear su gestión. El mensaje será que la revocatoria no va dirigida en su contra sino en contra del desarrollo de Loja. Castillo restará importancia a sus críticos, proscribirá a toda forma de oposición y utilizará los recursos públicos disponibles para reducir a sus oponentes a la insignificancia. Todo lo hará con un tono de angustia, consiguiendo la compasión de quienes lo han olvidado desde la última competencia electoral y dividiendo el escenario entre "buenos y malos".

Es simple, en una elección revocatoria caben solo dos posibilidades: revocar o no revocar. Para permanecer en sus funciones, el alcalde Castillo necesita el 51% de los votos válidos o el 38%  del total de los sufragios. ¿Por qué?

Si hay un 25% de ausentismo y nulidad en los votos escrutados en las elecciones, entonces el 75% restante se dividiría en dos partes de 37.5% cada una, con lo cual la mayoría de votos válidos suficientes para conservar el poder en una elección revocatoria sería de la mitad más uno de esta fracción o el equivalente a un poco más del 38% de los votos totales.

Castillo ganó la alcaldía en las elecciones municipales de 2014 con aproximadamente el 30% de los votos válidos o 40 mil 500 votos, en un universo electoral que supera ligeramente los 135 mil votantes.

Para conseguir el 8% restante en el proceso revocatorio, el alcalde de Loja necesitaría agregar a su electorado de 2014 alrededor de 10 mil 800 votos, que son menos de la mitad de las 20 mil firmas válida que necesitan los revocantes para convocar a elecciones.

Todo esto responde al análisis político, pero ¿qué pasa con lo jurídico?

La Constitución ordena que todo proceso revocatorio se solicite dentro del segundo año y antes del último año de gestión, es decir que, si son cuatro los años del periodo, el derecho ciudadano a pedir la revocación de una autoridad representativa solo es posible si se ejecuta dentro del segundo y el tercer año de mandato político (art. 105).

Pero en una disposición transitoria del Código de la Democracia de 2008 se establece un periodo de ejercicio de 5 años para las autoridades seccionales elegidas el 2009 y el 2014. Esto quiere decir que si se posesionaron el 14 de mayo de 2014, el segundo año de mandato inició el 14 de mayo de 2015 y el cuarto año de mandato concluirá el 13 de mayo de 2018.

Bolívar Castillo es un político cometa, que vuela con viento en contra

Si los revocantes entregan las más de 20 mil firmas que exige la ley de participación (art. 26.e) un día antes de que caduque su derecho, desde hoy, en 5 meses, deberían obtener 4 mil firmas válidas por cada mes, o 133 firmas diarias. Con un equipo de trece recolectores, que consigan las firmas suficientes para llenar un poco más de un formulario al día, cumplirían con el requisito.  

Pero no es tan fácil. La experiencia enseña que el Consejo Nacional Electoral favorece a los poderosos y vulnera a los ciudadanos. Eso sucedió con los Yasunidos, la organización de ecologistas que impulsó una consulta popular, cuyas paquete de firmas presentado fue considerado como válido solo en el 40%. 6 de cada 10 de las voluntades ciudadanas presentadas fueron tiradas a la basura. Eso fue lapidario para el colectivo ambientalista.

Entonces, los revocantes deberán duplicar sus esfuerzos y ahorrar el tiempo. Con el doble de las firmas no será suficiente, porque si se presentaran 40 mil adhesiones, después de pasar por el filtro del CNE, y restadas 6 de cada 10 en el peor de los casos, se quedarían con 16 mil firmas válidas. Entonces tendrán que presentar 2.5 veces más en número de adhesiones, es decir más de 50 mil firmas en la mitad del tiempo. Esto querría decir que 1 de cada 3 electores lojanos debería firmar el formulario. Increíble.

Si presentan esta cantidad de adhesiones en 2 meses y medio o 10 semanas, entonces deberán conseguir 5 mil firmas cada semana o más de 700 firmas por día, lo que equivale a que un ejército de 70 recolectores cumpla con el mismo objetivo anterior, diariamente. Después de esto deberán confiar que la validación dure 10 semanas más, que queden al menos las 20 mil 250 adhesiones que ordena la ley y que en el tiempo restante se convoque a las elecciones. Esto es imposible. Lo sé, es desalentador. 

Lo mejor para los revocantes será olvidarse del asunto. De lo contrario crearán una tarima en la que Castillo tiene todo para ganar. Tiene la comunicación pública, tiene los recursos del municipio y tiene a su partido en la administración. Podrá anticipar en varios meses la campaña que se presume para octubre de 2018 y que celebrará las elecciones en febrero de 2019.

La cara de preocupación del alcalde en sus declaraciones públicas hace parte de una obra bien montada. No caigan en el error de creer que el experimentado burgomaestre le alarma el asunto.

Es mejor que todos quienes quieran organizar la recolección de firmas unan sus esfuerzos para algo más útil. Será mejor que inviertan ese tiempo y dinero en discutir y armar un plan de desarrollo local alternativo, en encontrar los principales problemas del cantón y en plantear soluciones encontrando financiamientos. Después recomiendo que elijan un aspirante con posibilidades para terciar por la alcaldía, conformen un equipo de candidatos a concejales que apuntale la candidatura principal, armen un gabinete a la sombra compuesto por expertos técnicos en las materias de la administración, y que pueda hacerse cargo de las direcciones municipales en caso de victoria, para que ayuden a elaborar un discurso sencillo de problemas y soluciones para usarlo durante la campaña.

José Bolívar Castillo puede ser derrotado en elecciones, pero con ingenuidades como ésta tiene la alcaldía asegurada ad infinitum porque necesita de viento en contra para despegar.  Así funciona este político cometa.

@ghidalgoandrade


Sobre esta noticia

Autor:
Gabriel Hidalgo Andrade (277 noticias)
Visitas:
3095
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.