×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Teresa Da Cunha LopesMiembro desde: 11/12/11

Teresa Da Cunha Lopes

http://occidenteperdido.blogspot.com/

160
Posición en el Ranking
6
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    585.162
  • Publicadas
    257
  • Puntos
    50
Veces compartidas
845
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 5d

El feminismo no es solo un movimiento de protesta contra la discriminación, es ante todo un humanismo, es decir, una conciencia y un deseo de universalidad basados ​​en una cultura

Antígona en el siglo XXI

Por Teresa Da Cunha Lopes

El feminismo no es solo un movimiento de protesta contra la discriminación, es ante todo un humanismo, es decir, una conciencia y un deseo de universalidad basados ​​en una cultura. 

El feminismo es una búsqueda, una investigación, una erudición, una enseñanza y, también una lucha. Una visión nueva o complementaria, si lo prefiere, de la humanidad, de la integración de las sociedades y de las maneras de hacer política.

¿Por qué, entonces, la denigración continua del feminismo se vuelve cada vez más ruidosa? ¿Por qué, en nuestra democracia avanzada, el feminismo no tiene, en lo real, ni derecho a ser libremente asumido ni derecho de ser citado sin desencadenar feroces ataques? Incluso los (las) que se dicen sus adeptos lo "toleran " en lugar de apoyarlo frontalmente y de asumirlo como una bandera.

¿Por qué razón el feminismo gana batallas sobre las cuales todos los actores sociales y políticos se lanzan como predadores para le extorsionar, inmediatamente, el beneficio moral y político? ¿Y cómo explicar que son los aliados de larga data (como lo vimos en las últimas campañas electorales y, en la formación de las coaliciones) quienes cierran la puerta con la mayor brutalidad al feminismo?

El feminismo, combatido por el paternalismo liberal en nombre de la feminidad, por el paternalismo marxista en nombre de la solidaridad de clase, es el único "ismo", que, con el terrorismo, hace la unanimidad de casi todos los políticos tanto de derecha como de izquierda que lo consideran como un “enemigo” interior . 

Desde la "derecha" esto no nos debería sorprender. Al fin y al cabo, esta es la derecha que a todo dice "no". Que se oponga al feminismo, es bastante lógico.

La derecha se coloca siempre en oposición (por lo menos en un "rechazo”) de lo que llama el radicalismo de los derechos humanos, y el feminismo reclama precisamente la extensión de estos derechos.

Pero los nuevos centristas liberales, que afirman ser un "humanismo de liberación", ¿la social democracia con su nueva sociedad? ¿Y la democracia mexicana y sus transformaciones? ¿Y el nuevo contrato social de un constitucionalismo garantista? ¿Y el socialismo que piensa que la extensión de los privilegios de las mujeres es el principio de todo progreso social? Y el marxismo, cuando Engels dijo: "La opresión de primera clase es la opresión del sexo femenino por el sexo masculino”? 

Me dirán que ni socialistas ni comunistas discuten los principios de la lucha de las mujeres por la igualdad. Bien, tal es cierto, no lo niego. Pero, por otro lado,  rechazan el derecho de las mujeres, dentro de los partidos y sus aparatos, a llevar a cabo un combate específico, feminista, al que definen como "desviacionista". Lo que en la práctica viene a dar en lo mismo.

Hoy por hoy, los principales grupos electorales (partidos o movimientos), son unánimes a la hora de se posicionaren frente al feminismo con una actitud y discurso común: abrimos nuestros brazos a las mujeres, cerramos la puerta al feminismo. Este hecho, que aparentemente no sorprende a los observadores políticos, para mí es realmente sorprendente. Me resulta de hecho incomprehensible. 

Algunos me arrojan a la cara una explicación que no me convence: que la grande mayoría de los hombres rechaza visceralmente la igualdad con las mujeres. Que las leyes, por si solas no pueden hacer nada. Que apelar a los principios, tampoco.  A este muy subjetivo argumento nunca demostrado con números duros viene a sumarse otro. Que todos los hombres son votantes, de derecha o de izquierda, por lo que tanto los partidos de derecha o de izquierda, tienen de tratar de satisfacer a los votantes sin lastimar a las votantes. ¿No es, entonces, me dicen, un mal menor silenciar el feminismo para apoyar la lucha por la igualdad, paso a paso, de las mujeres?

Argumentos de lo que algunos, eufemísticamente, llaman "diplomacia electoral “, pero que en la realidad son fruto de una suprema hipocresía. 

Sentido común, claman otros burócratas partidarios. Yo, no creo que ninguno de los argumentos sea una descripción de lo real. Creo que el feminismo actual es mucho más perturbador para los políticos que para los votantes. Quiénes tienen miedo del feminismo son los aparatos partidarios no las sociedades modernas. Son los “Creontes” modernos que intentan perpetuar el antiguo orden .

Una Antígona duerme en el corazón de cada feminista. Es esta conciencia que hace con que cada feminista quiere comprobar si el estado, la religión o el partido al que se adhiere son fieles a su propio ideal. Es esto lo que temen los políticos, los "príncipes" de la política: que las feministas los cuestionen y que de este cuestionamiento surja un nuevo orden en que tendrán que abrir mano de los espacios del poder.

Más recientes de Teresa Da Cunha Lopes

Conflicto de intereses y cultura democrática

Conflicto de intereses y cultura democrática

Evitar preventivamente los conflictos de interés es un requisito para el buen funcionamiento de las democracias avanzadas y contribuye a la eliminación de la pesada factura de la corrupción Hace 5d

Conflicto de intereses y cultura democrática

Evitar preventivamente los conflictos de interés es un requisito para el buen funcionamiento de las democracias avanzadas y contribuye a la eliminación de la pesada factura de la corrupción Hace 5d

Una caravana migrante “bajo sospecha”

Una caravana migrante “bajo sospecha”

México no puede convertirse en la policía de migración de EE.UU. Si es esencial salvar vidas, también es importante salvar la consciencia de la Nación y no comprometer su Alma 19/10/2018

Bienvenidos a la Era de la Kakistocracia

Bienvenidos a la Era de la Kakistocracia

Estamos, a nivel mundial, en una era de la kakistocracia: el gobierno de los peores, por los peores y para los peores. Que tiene como paradigma la cleptocracia organizada en redes casi indestructibles 07/10/2018

Un “cerdo” a camino de la Suprema Corte

Un “cerdo” a camino de la Suprema Corte

Al quitarse, ante las cámaras de televisión, la máscara de un individuo que no tiene la sangre fría y la ecuanimidad para ser un juez de una Suprema Corte, Kavanaugh nos "regaló" el espectáculo de una patología profunda 29/09/2018

Mostrando: 1-5 de 256