×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Sedelu1Miembro desde: 29/10/14

Sedelu1
272
Posición en el Ranking
1
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    264.531
  • Publicadas
    304
  • Puntos
    50
Veces compartidas
162
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 5d

Este objeto es diferente al Planeta Nueve —descubierto en 2016

Milenio Digital

Ciudad de México. Según una reciente investigación publicada en el Astronomical Journal, existen evidencias que sugieren que un objeto astronómico de masa planetaria, hasta ahora desconocido, se encuentra a las afueras de nuestro Sistema Solar. Este objeto es diferente al Planeta Nueve —descubierto en 2016—, cuya existencia aún está en espera de confirmación. El texto de las investigadoras Kay Volk y Renu Malhotra, del Laboratorio Planetario Lunar de la Universidad de Arizona, asegura que el tamaño de este cuerpo planetario oscila entre el de Marte y la Tierra.

Volk y Malhatra observaron que en los objetos más lejanos del Cinturón de Kuiper —la estela que dejó la formación del Sistema Solar— hay una inclinación inusual que no sigue el patrón del resto de elementos que integran el plano orbital. En otras palabras, hay algo que deforma la órbita habitual del Sistema Solar. La explicación más convincente para nuestros resultados —dice Volk— es que hay una masa que no podemos ver. Según los cálculos, la causa de la deformidad que registramos tendría que ser algo del tamaño de Marte. El Cinturón de Kuiper se encuentra más allá de la órbita de Neptuno y se extiende unas cientas de Unidades Astronómicas —cada una representa la distancia entre la Tierra y el Sol—. Al igual que su sobrino menor, el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter, el Cinturón de Kuiper aloja un buen número de planetas menores, muchos de ellos cuerpos de hielo —precursores de los cometas— y algunos planetas enanos. A pesar de que las investigadoras parecen resueltas en sus hallazgos, no descartan la posibilidad que la deformidad sea producida por varios objetos. El cinturón de Kuiper y la nube de Oort. Los astrónomos saben desde hace tiempo que existen dos clases diferentes de cometas. Primero los cometas de corto periodo, inferior a 200 años, como el de Halley. Su trayectoria tiene por propiedad encontrarse en el plano de la eclíptica como la de los planetas. Luego, los cometas de largo periodo, de más de 200 años, en particular los que han sido observados una sola vez y cuyo período se estima en varios millones de años. Sus órbitas son gigantescas y distribuidas aleatoriamente en el cielo, sin dirección particular. Este reparto en dos grupos condujo a los astrónomos a postular la existencia de dos reservas distintas de cometas: el cinturón de Kuiper y la nube de Oort, del nombre de ambos astrónomos que los imaginaron en los años cincuenta, Gerard Kuiper y Jan Oort.

El tamaño de este cuerpo planetario oscila entre el de Marte y la Tierra

eso0130a

El cinturón de Kuiper

Los cometas de corto período provienen del cinturón de Kuiper, una región situada en el plano del sistema solar, más allá de la órbita de Neptuno. Este cinturón probablemente comienza hacia treinta unidades astronómicas (la distancia Tierra-sol) y se extiende hasta centenas de unidades astronómicas. Consideramos que contiene más de 200 millones de pequeños cuerpos helados susceptibles de convertirse en cometas. Ciertos astrónomos piensan que Tritón, Plutón y Caronte son objetos de este cinturón, que simplemente se distinguen por el tamaño excepcional y su órbita. Son las perturbaciones gravitacionales engendradas por los planetas gigantes que de cuando en cuando modifican la órbita de uno de estos cuerpos y ponen en marcha un cambio de trayectoria hacia el Sol. En los años noventa, los progresos en la observación astronómica permitieron fotografiar los primeros cuerpos pequeños situados más allá de Neptuno, y que poseían órbitas circulares (lo que los distingue de los cometas habituales). Imágenes del cielo obtenidas con poses muy largas comenzaron así a revelar, a partir de 1992, cuerpos situados a más de treinta unidades astronómicas, la mayoría con un diámetro de varias centenas de kilómetros.

Estas observaciones confirmaron la existencia del cinturón de Kuiper, que era hasta entonces sólo una hipótesis. Las observaciones desde el suelo sólo podían revelar objetos bastante luminosos, así pues, masivos. Es el telescopio espacial Hubble quien, en 1994, observó por primera vez cuerpos de dimensiones más pequeñas, de pocos kilómetros a veces.

 

Más recientes de Sedelu1

Dice Fical Ortega Díaz : El Sebin le dicta líneas al Poder Judicial y este obedece

Subordinación del Poder Judicial ante el Servicio Bolivariano de Inteligencia ha generado que se convierta en un Estado policial dijo Fiscal Hace 1d

TSJ aniquila soberanía popular al convalidar la estafa constituyente de Maduro

TSJ aniquila soberanía popular al convalidar la estafa constituyente de Maduro

La totalidad del documento es un conjunto de galimatías desplegado sobre un contrapunto de términos, de fechas, de preceptos 01/06/2017

La fiscal general de Venezuela: Voz disonante dentro del chavismo

La fiscal general de Venezuela: Voz disonante dentro del chavismo

Luisa María Ortega, fiscal de Venezuela desde el 2007, se ha convertido en la principal fuente de información sobre las muertes en protestas y ha criticado el accionar de Maduro 26/05/2017

Mostrando: 1-5 de 315