×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Revista AusuboMiembro desde: 14/03/17

Revista Ausubo

http://afropuertorico.blogspot.com/

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    4.312
  • Publicadas
    22
  • Puntos
    0
Veces compartidas
1
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
28/03/2017

Por Milli Gil

"Dirigir desde la presidencia del Partido Popular Democrático la obra ingente de reformas fundamentales de nuestra estructura económica y social" fue el compromiso que hizo el mayagüezano, Ernesto Ramos Antonini en 1941 cuando aceptó, como premio de consolación, la dirección de esa colectividad en medio de una controversia en la que Puerto Rico perdió la gran oportunidad de establecer un sistema legislativo unicameral.

image Ramos nació en Mayagüez el 24 de abril de 1898 Luís Muñoz Marín era el presidente del Partido Popular Democrático, un partido de centro que llegó al poder nutrido de las propuestas de los partidos de izquierda. En esa izquierda militaba el abogado criminalista y pianista Ramos Antonini, fundador del PPD junto a Muñoz Marín. Según los historiadores, el maestro y orador Ramos Antonini era uno de los pocos de su época que "tenía un sol que le hacía brillar por luz propia". Era inteligente, era abogado y socialista. Defensor de los derechos de los trabajadores y movía a multitudes de todos los partidos políticos del país por su "elocuencia y su ritmo". Fue una de las "bujías" importantes en la creación del Partido Popular en julio de 1938 y fue piedra angular en el desarrollo progresivo del mismo, de cara a las elecciones del 1940. En las elecciones de ese año el PPD llegó en segundo lugar. La realidad política fue que el PPD había triunfado al elegir doce senadores y dieciocho representantes a la Cámara. A los tres años de edad su familia se muda a Ponce Muñoz Marín fue elegido, sin problemas, Presidente del Senado de Puerto Rico. No pasó lo mismo con la presidencia de la Cámara de Representantes. Ernesto Ramos Antonini y Samuel R. Quiñones estaban enfrascados en una lucha sin cuartel por el puesto de "Speaker" cameral. Aunque se sugirieron incluso marchas de apoyo a Ramos el temor de perder la presidencia frente a otro líder negro y estadista, el Dr. Leopoldo Figueroa Carreras -quien había sido secretario de José de Diego- concluyó con la designación de Ramos como presidente interino del PPD quien tuvo que esperar siete años antes de sentarse en la silla presidencial de la Cámara. En 1941 Muñoz Marín se declaró enfermo y nombró presidente a Ramos para evitar que éste renunciara a su escaño cameral por no haberlo nombrado presidente de ese cuerpo porque era negro. En su lugar nombró a Samuel R. Quiñones, reconocido adversario intrapartido de Ramos Antonini, que fue entre otras cosas periodista, poeta, abogado y legislador. "Por un lado se asegura, que la preferencia de Luís Muñoz Marín por Samuel R. Quiñones para la presidencia de la Cámara en el año 1941, le creó un mal sabor a Ramos y a su gente. Ramos, herido y traicionado, amenazó con renunciar a su puesto, hecho que obligó a Luís Muñoz Marín, bajo el fundamento de indisposición física y temporal, a entregarle la presidencia del Partido Popular de forma interina a Ernesto Ramos Antonini", según Víctor Rivera en su libro "Ramos Antonini: Una biografía necesaria". image Ramos Adolescente vestido de gala Antes que Rivera ya Enrique Bird Piñero, decía en su libro Don Luís Muñoz Marín; El Poder de la Excelencia que: "El más conocido de los dos, el más líder era Ramos Antonini; pero se rumoraba que Muñoz Marín prefería a Quiñones". Según Rivera "Una sola razón se levantaba entre las paredes del palacio de Puerta de Tierra para el rechazo de Ramos: su color negro de piel". Algunos de los argumentos era que "Ramos Antonini no sería muy bien visto en los círculos de poder norteamericano, donde el racismo era determinante y decisivo". "Lamentablemente, la historia que irremediablemente redimirá a Ramos, no lo librará a él, ni a Quiñones, ni a Muñoz, de que algunas voces los responsabilicen de que no se escogiera, en la Asamblea Constituyente de 1951-52, un sistema legislativo unicameral en Puerto Rico", sostuvo Rivera. Y es que al fundirse Cámara y Senado, en el nuevo esquema constitucional, uno de los dos se habría quedado sin la presidencia de lo que hasta ese momento eran dos cuerpos legislativos. Para resolver el problema político Muñoz repartió las cámaras. Por eso en el año 1948, Ernesto Ramos Antonini fue elegido Presidente de la Cámara de Representantes, mientras que Samuel R. Quiñones haría lo propio como Presidente del Senado de Puerto Rico. A pesar de las diferencias entre Muñoz y Ramos en la forma de tratar al movimiento obrero, en la manera de concebir la culminación del Estado Libre Asociado de Puerto Rico y en la obtención de la independencia de Puerto Rico se dice que había respeto, estima y tolerancia. Sin embargo, cuando se le preguntaba a Muñoz si Ramos podría ser su sucesor en la gobernación nunca lo respaldó directamente aunque reconocía su "gran capacidad política y ejecutiva". Ramos Antonini fue el único, en los primeros treinta años del Partido, además de Muñoz, que ocupó la presidencia del PPD. En propiedad fue el Vice-Presidente del Partido Popular, desde su creación hasta el momento de su muerte. image Federico Ramos Escalera, padre de Ernesto Ernesto Ramos Antonini nació el 24 de abril de 1898. Fue el último de cinco hijos del matrimonio formado por Federico Ramos Escalera y Rosa Antonini Danseau. Ernesto fue el menor y su nacimiento fue el motivo para que su padre Federico compusiera, en su honor, la melodía "El encanto del hogar". Ramos fue trasladado, a cuatro meses de su nacimiento, de la Sultana del Oeste a la Ciudad Señorial, por lo que históricamente ha sido reclamado como hijo amado por Mayagüez y por Ponce, aún cuando fue en San Juan donde vivió la mayor parte de su vida. Cursó sus estudios primarios y secundarios en Ponce, donde se graduó en el año 1917 de la Escuela Superior de ese municipio. Ese mismo año ingresó a la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, como estudiante del Colegio de Leyes, hoy Escuela de Derecho. Para enfrentar la carga económica de sus estudios, ya que provenía de una familia humilde, Ramos además de vender carbón vegetal, junto a su entrañable amigo de la adolescencia, Miguel Ángel García Méndez, alternó sus estudios universitarios en la Escuela de Derecho, ejecutando el piano en el cine Rívoli de Río Piedras y dirigiendo la Banda del ROTC del Recinto de Río Piedras. Dos años después de haberse recibido de abogado, pasa a ser el miembro más joven de la Junta Central del Partido Unión. Del 1924 al 1928 se desempeña como Vice Presidente y subsiguientemente como Presidente de la Asamblea Municipal de Ponce, por el Partido Alianza Puertorriqueña, y ya despunta su capacidad analítica superior. Uno de los momentos más extraordinarios de Ramos como abogado fue el proceso del juicio que se siguió a los acusados de la Masacre de Ponce, un tiroteo de gran magnitud que dejó el saldo de 19 muertos y alrededor de sesenta heridos. Ernesto Ramos Antonini fue uno de los abogados del grupo nacionalista, junto a Víctor Gutiérrez Franqui. Contra los nacionalistas no pudo encontrarse culpabilidad, ante un juicio celebrado en la sala del juez Roberto H. Todd, hijo. La vida juvenil, y aún la adulta, de Ramos Antonini estuvo rodeada de mucha injusticia y desigualdad, a causa de su origen y del color negro de su piel. image Ernesto Ramos Antonini En un mensaje en la Convención General de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego en mayo de 1961, Ramos Antonini expresó lo que ha sido uno de sus pensamientos más recordados: "Y porque soy en mi origen, fruto de injusticias, de desigualdad, de discrimen, de atropello, a quien se le hizo más difícil que a nadie la lucha, no podré jamás renegar de mi propio origen ni abandonaré jamás mi propia promesa de conmigo mismo, de luchar por la igualdad de los seres humanos en esta tierra de Puerto Rico, por la justicia, por la fraternidad; contra el discrimen, contra la explotación que todavía azota profundamente a la sociedad puertorriqueña". En enero de 1945, Ernesto Ramos Antonini revalidó como portavoz del Partido Popular Democrático en la Cámara de Representantes y se convirtió en el Vice-Presidente de ese cuerpo. Fue parte de desarrollo económico y del proceso de industrialización Puerto Rico. Logró la aprobación de importantes proyectos entre ellos: la creación de una estación de radio con fines culturales. En lo que se ha considerado como una de las leyes de mayor trascendencia en Puerto Rico se establecieron en San Juan, Ponce y Mayagüez, las Escuelas Libres de Música de Puerto Rico. De esta manera el programa de las Escuelas Libres se integró al programa académico del Departamento de Instrucción de Puerto Rico, hoy día conocido como Departamento de Educación. En un discurso, en el verano del 1931, Ramos se manifestaba en favor de mantener la independencia como único ideal de status político del Partido Liberal. Sin embargo, las tensiones políticas, económicas, sociales -tanto a nivel nacional como a nivel internacional- parecen incidir en la metamorfosis del pensamiento político de Ramos. Mientras el aparato colonial silencia al ala más radical del nacionalismo, particularmente después del encarcelamiento de Albizu Campos en Atlanta, los regenteadores del poder nacional se dividen. Esta escisión encuentra a Ramos del lado de otros como Muñoz Marín, Géigel Polanco y Gutiérrez Franqui deslindando nuevos caminos. En ese momento Ramos comienza a entretejer una evolución ideológica hacia el centro derecha aunque se dice que nunca renunció ni renegó de su fibra nacionalista y puertorriqueñista. Por eso no es de extrañar que "el orador brillante, el táctico y estratega de instinto y de precisión" desde su escaño por acumulación en la Cámara de Representantes, se convirtiera en la figura clave en la implantación del Nuevo Trato criollo. image Ernesto Ramos Antonini pronunciando un discurso Ramos estrecha aún más sus vínculos con el movimiento obrero del país, convirtiéndose en enlace fundamental entre el Partido Popular y la Confederación General de Trabajadores (CGT) y el Sindicato Azucarero. Sabía que la rearticulación del andamiaje económico de la isla iba a requerir una estrecha colaboración entre el mundo político y el laboral. Durante este período Ramos, ya Presidente en propiedad de la Cámara baja (desde 1946), afianza su adhesión al Gran Congreso de Trabajadores de La Habana y a la Federación Sindical Mundial en París y en Londres. El parlamentarista abogaba por la sustitución de la Ley Jones por un ordenamiento jurídico de hechura nacional que le brindara sentido de realidad al concepto mismo de gobierno por consentimiento de los gobernados. Por ello se ha dicho que Ramos era la consciencia autonomista del Partido Popular y de Puerto Rico. Como era de esperarse, en ocasiones, algunos de sus pronunciamientos más contundentes jamaquearon la frágil y a veces problemática alianza dentro del Partido Popular entre el ala liberal del puertorriqueñismo soberano y el conservadurismo de la tecnocracia ortodoxa. Los hechos, según Víctor Rivera confirman que Ramos Antonini nunca fue lugarteniente sumiso de Muñoz Marín, a quien confrontó más de una vez. Nunca fue el "segundo hombre" de Puerto Rico sino un hombre irremediablemente atado a lo que el mismo llamara el "sacrificio del silencio". A iniciativa de Ramos, también se creó el Conservatorio de Música de Puerto Rico, encomendando su organización a otra institución ya creada en el año 1957, el Festival Casals. La puntualidad en el comienzo de la sesión legislativa, el análisis cuidadoso de la legislación radicada, la observancia de la dignidad parlamentaria y el respeto e insistencia en la consideración a la minoría fueron la agenda predilecta de Ramos en toda su incumbencia. image En la Cámara de Representantes Severo Colberg quien años después presidió la Cámara de Representantes escribió en el décimo aniversario de la muerte del legislador que "Como Presidente de la Cámara de Representantes, él sólo llenaba el hemiciclo con su inteligencia y con su liderato. No era una inteligencia ociosa. Fue una mente en pensamiento constante, preocupada por las cosas que había que hacer por este país". Parte del éxito de su gestión legislativa debe atribuirse también a los legisladores conque contaba. Gente de la estatura intelectual del ex juez del Tribunal Supremo de Puerto Rico, Benjamín Ortiz; del también ex-presidente cameral Arcilio Alvarado; de la primera mujer "Speaker", María Libertad Gómez; Agüedo Mojica y de su sucesor y Santiago Polanco Abreu, entre otros. Ramos Antonini sin embargo, no estuvo exento de críticas. La prensa publicaba artículos, a principio de la década del 1960, que ponían en tela de juicio la administración y los manejos durante su incumbencia. Pero su biógrafo sostiene que los artículos tenían el propósito de "descalificar a Ramos Antonini como sucesor, en caso de que Muñoz no fuese candidato en las elecciones de 1964". Hay quienes aseguran que Muñoz le había encomendado al Portavoz de la Mayoría y Vice-Presidente senatorial, Luís Negrón López, hacer un sondeo por la isla, porque pensaba que Ramos quería la candidatura a la gobernación para el 1964. "De esto haber sido cierto, el tiempo y la historia se encargaron que años después, Muñoz y Negrón fueran los que más sintieran la derrota del PPD en 1968. La muerte inesperada, privó a Ramos de convertirse en el primer puertorriqueño negro, gobernador de Puerto Rico", afirma Rivera. image Muñoz, Ramos, Jesús T. Piñero y doña Inés Su viuda confirmó los momentos difíciles que pasó Ramos en la vida política del país. Doña Josefina Buonomo decía que su esposo fue "víctima de ataques", por parte de populares, en vez de los contrarios. Según ella, "lo traicionaron, le echaban la ira." El mayor rechazo a Ramos se produjo cuando éste fundó la Juventud Popular, "fue perseguido...si la levantó fue por el bien del Partido, no para sus deseos personales." Se dice que las iniciativas de Ernesto Ramos Antonini como Presidente de la Cámara fueron muchas y le imprimieron al cuerpo, a la legislatura, al ejecutivo y al país, rapidez y eficiencia en la ejecución de los asuntos públicos. Entre las distintas iniciativas legislativas aprobadas en ese cuerpo, destacan: la Ley Fundamental de la Autoridad de Tierras. la Ley de Hogares Seguros, la Ley sobre el Café, la Ley para la Conservación del Subsuelo, la ley de Salario mínimo, la Ley de Pensiones para ancianos, la Ley sobre Vacaciones para empleados de la Industria, del Comercio de Oficinas y Empresas del Servicio Público, la Ley de Protección a las madres solteras, la Ley de Indemnizaciones a obreros, la Ley de los Doce Meses de Sueldo a los Maestros de Escuela, la Ley de Servicio Civil, la Ley de Ocho Horas de Trabajo para la Policía, la Ley General que reforma el Departamento de Trabajo, la Ley sobre Autoridad de Hogares, la Ley sobre el Nepotismo. Además de la presidencia de la Cámara de Representantes, la portavocía de la mayoría parlamentaria cameral, la Vice-Presidencia y Presidencia interina del Partido Popular, su destacada labor como abogado laboral y criminalista, su tarea docente y su destacada participación como asambleísta municipal en Ponce su pueblo adoptivo le merecían el respeto del pueblo. Fue uno de los 92 constituyentes que configuraron el nuevo orden constitucional que rige hoy los destinos de Puerto Rico y presidió la Comisión del Poder Judicial. "Así he contribuido a garantizar la eficiencia, la independencia del Poder Judicial", dijo Ramos Antonini. image Sellando la Constitución en la Rotonda del Capitolio Ramos creía con pasión en el Estado Libre Asociado y en la capacidad de crecimiento de esa fórmula jurídica pero no negaba la necesidad de ampliar su base autonómica. Reclamaba claramente más y mayores poderes para el pueblo de Puerto Rico. En octubre de 1954, el entonces "Speaker" incluso pedía se limitaran las funciones del gobierno federal. "Consideramos que el desarrollo del Estado Libre Asociado habrá de realizarse mediante cambios mutuamente acordados, dirigidos a eliminar aquellas funciones del gobierno federal que la experiencia demuestre que son innecesarias, al concepto de la libre asociación, y por tal razón, menoscaban su hondo y pleno significado". Esos reclamos radicales del desarrollo progresivo del Estado Libre Asociado le trajo problemas y quejas múltiples de los líderes de centro y derecha, en el Partido Popular Democrático, quienes siempre vieron en Ramos, su liderato y sus posiciones, un peligro real. Ramos Antonini abogó siempre por una participación mayor en el desarrollo de la política exterior en el marco de la relación vigente entre Puerto Rico y Estados Unidos, "para mejor servir al principio de la solidaridad interamericana". A pesar de las diferencias entre Muñoz y Ramos en la forma de tratar al movimiento obrero, en la manera de concebir la culminación del Estado Libre Asociado de Puerto Rico y en la obtención de la independencia de Puerto Rico se dice que había respeto, estima y tolerancia. Sin embargo, cuando se le preguntaba a Muñoz si Ramos podría ser su sucesor en la gobernación nunca lo respaldó directamente aunque reconocía su "gran capacidad política y ejecutiva". image Ramos caminando junto a Muñoz Se dice que una de las iniciativas que más frutos rindió bajo la presidencia de Ramos fue la realización de inspecciones continuas al funcionamiento de la Rama Ejecutiva. La continuidad y el seguimiento a los programas gubernamentales y la implantación de los mismos y su correlativa funcionalidad fueron parte de su agenda legislativa. Sólo la muerte inesperada de Ramos castró tan excelente iniciativa. La muerte sorprendió rápida y súbitamente a Ramos Antonini trabajando sobre lo que fue su último proyecto: la Ciudad del Arte de Puerto Rico que consistía en un "pequeño pueblo de 900 unidades de vivienda para ser vendidas a artistas y sus familiares". Sin dar espacio a trasladar su cuerpo, todavía con vida, a un hospital murió víctima de una fulminante trombosis coronaria en su residencia de la Calle Duarte, de Hato Rey. Las muestras de cariño, respeto y adhesión de todo Puerto Rico para Ramos y su familia fue la manifestación lógica de un pueblo consternado ante la inesperada noticia. "Había fallecido Ernesto Ramos Antonini, el abogado, orador, músico, maestro, parlamentarista, político y presidente cameral. El gran ausente en el funeral de Ramos Antonini fue Luís Muñoz Marín quien prefirió prolongar su estadía en Chicago. image Antonio Fernós Isern dirigiéndose al público en el sepelio de Ramos Antonini en 1963. "La ausencia de Muñoz al funeral de Ramos fue, es y será siempre cuestionada. Unos afirman sobre la importancia que tenía para Muñoz, permanecer en Chicago. Otros opinan, respecto a lo imperdonable de dicha ausencia y los motivos personales que llevaron a Muñoz a no asistir. Algunos reseñan, que esa fue "la gota que colmó la copa" y que la familia de Ramos, si bien había perdonado los desplantes hechos a Ernesto Ramos Antonini en vida, nunca perdonó a Muñoz este último desplante terrenal", sostuvo Rivera. Años después cuestionado por la ausencia de Muñoz Marín en el entierro del que luego sería su suegro, la excusa del ex gobernador Roberto Sánchez Vilella fue que "Muñoz no hubiese resistido ver a Ramos en un ataúd".

* Fotografías tomadas de la página www.ramosantonini, com.

Nota este articulo fue tomado de la pagina Mayagüezsabe a mangó.com

Más recientes de Revista Ausubo

AfroCine: Documental cubano "Oggún: un eterno presente", 1991

Titulo: Original: Oggún: un eterno presenteDirección: Gloria RolandoPaís(es): CubaIdioma Original: EspañolCategoría: DocumentalTipo: ColorDuración: 52 min 15/05/2017

Angélica, película sobre el racismo en Puerto Rico en el Curaçao International Film Festival Rotterdam

¿Mesa Ausubo ? Según nos indica la cineasta puertorriqueña Marisol Gómez Mouakad y directora de la película Angélica que denuncia la problemática del racismo en Puerto Rico la misma se está presentando actualmente en el Curaçao International Film Festival Rotterdam donde ha sido nominada para el ... 09/04/2017

Negritud y puertorriqueñidad

Negritud y puertorriqueñidad

Date Typical Puerto Rican hut 1903Puerto Rican natives Detroit Publishing Co. Por la Dra. Aymée Rivera PérezLa racialización de los puertorriqueños comienza con la colonización española según queda consignado en las crónicas, estatutos y otros documentos de la época 09/04/2017

El Cementerio de Esclavos ¿En Bayamón?

Foto de las ruinas de la Antigua Central de Caña de Azúcar Hacienda Santa Elena en Toa Baja en cuyos terrenos se encuentra La Capilla de la Candelaria.Por: Ricardo López Serrano / Periodista independienteRecientemente se dio a conocer una información que de por sí suena impresionante 09/04/2017

Convocatoria Revista Chilena Meridional a participar del dossier "El racismo en el Caribe: prácticas y resistencias"

Meridional. Revista Chilena de Estudios Latinoamericanos se complace en invitarle a participar en el dossier "El racismo en el Caribe: prácticas y resistencias" correspondiente a su número 10 (abril de 2018) 31/03/2017

Mostrando: 1-5 de 21