×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Pilar15Miembro desde: 27/04/15

Pilar15
12
Posición en el Ranking
1
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    257.443
  • Publicadas
    218
  • Puntos
    65
Veces compartidas
68
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 3d

Dra. Dawn Davis, Dermatología de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota

Cuando las verrugas se dejan sin tratar, pueden transmitirse y el virus que las causa también puede contagiar a otra persona. Afortunadamente, la mayoría de los adultos ya desarrollaron inmunidad contra el virus que causa las verrugas y, por ello, es improbable que un adulto las desarrolle como resultado del contacto con una persona que tiene verrugas. Los niños, en cambio, son más susceptibles porque sus cuerpos todavía no han desarrollado inmunidad contra el virus.

Las verrugas son producto del virus del papiloma humano (VPH). Ese virus es muy común y tiene más de 100 tipos, razón por la que hay tantos tipos de verrugas. Algunas cepas de VPH se adquieren a través del contacto sexual, aunque la mayoría de los tipos se contagian por contacto casual o por compartir objetos, tales como toallas o paños.

Con el tiempo, las personas desarrollan inmunidad contra la mayoría de los tipos de VPH que causan las verrugas comunes y el virus ya no afecta sus cuerpos, ni logra asentarse o crecer. Sin embargo, eso demora mucho tiempo en ocurrir y, por ello, las verrugas son ampliamente contagiosas entre los niños y los jóvenes porque sus cuerpos todavía no han tenido suficiente tiempo para desarrollar inmunidad contra este virus común.

Cuando el virus se asienta, forma un bulto de piel engrosada que es la verruga. La piel de la verruga se descama con el tiempo, igual que se descama la piel normal. Cuando lo hace, la piel se lleva al virus y si alguien toca la piel descamada, sea por contacto directo de piel a piel o de forma indirecta (por ejemplo, en el piso de una piscina o en una alfombra), el virus puede entonces llegar a otra persona. Eso ocurre solamente si la piel descamada logra entrar en algún corte, rasguño u otro tipo de abertura en el cuerpo de alguien que aún no ha desarrollado inmunidad contra el VPH.

Cuando una verruga empieza a crecer, el VPH estimula a la piel a atraer y crear su propio suministro sanguíneo y nervios, lo que fortalece mucho a la verruga y hace menos probable que desaparezca. Si se deja a las verrugas sin tratar, la mayoría de ellas persiste durante uno o dos años, hasta que el cuerpo termina por reconocer al virus y lo combate; entonces, desaparece la verruga. Sin embargo, mientras las verrugas están presentes, puede ser fácil contagiar a otros cuando la gente las está tocando o las tienen en las manos, los pies o la cara.

La vacuna contra el VPH llamada Gardasil tiene por objetivo prevenir la mayoría de los tipos de cáncer relacionado con la infección por VPH y también puede evitar las verrugas genitales, así como posiblemente las comunes. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que todos los adolescentes y preadolescentes de 9 a 14 años de edad reciban dos inyecciones de la vacuna contra el VPH, con una diferencia mínima de 6 meses entre una y otra. Si la serie de la vacuna se empieza a administrar en adolescentes y jóvenes de 15 a 26 años de edad, ellos deben recibir tres dosis.

Las verrugas pequeñas y que no producen molestias no requieren tratamiento. No obstante, si usted no desea esperar o la verruga le incomoda, puede tratarla con remedios de venta libre, como el ácido salicílico.

Existen otras alternativas para tratar las verrugas más grandes y dolorosas o aquellas que no responden al tratamiento de venta libre. Un dermatólogo puede ofrecerle otras alternativas, las cuales quizás incluyan cremas antivirales de venta bajo prescripción, terapias recetadas para irritar y eliminar a las verrugas y medicamentos que estimulan al sistema inmunitario o perturban el crecimiento de las células dérmicas de la verruga. En raras ocasiones, una verruga obstinada requiere una pequeña operación para extraer el tejido o una cirugía con láser para extirparla.

Si usted es una persona adulta que nunca tuvo problemas de verrugas sino que repentinamente las desarrolló, visite al médico y solicítele examinar la presencia de algún trastorno del sistema inmunitario. En los adultos, las verrugas comunes no suelen aparecer por primera vez; por lo que cuando empiezan a aparecer muchas verrugas, eso podría significar que el sistema inmunitario no está funcionando bien y, en ese caso, lo recomendable es evaluarlo rápido.

Más recientes de Pilar15

La comida no se tira

Una iniciativa que promueve el rescate de comida sobrante Hace 3d

3 Tips para proteger del sol a su familia

Dra. Dawn Davis, Dermatología de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota 07/12/2017

Quistes en el páncreas: ¿Cuál es la causa?

Dr. Suresh Chari, Gastroenterología de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota 27/11/2017

Mostrando: 1-5 de 218