×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

MiseshisMiembro desde: 14/06/17

Miseshis

http://www.miseshispano.org/

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    1.247.788
  • Publicadas
    741
  • Puntos
    0
Veces compartidas
120
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 1d

image

imageEl domingo 7 de octubre de 2018, Brasil celebra su elección presidencial y votará por los diputados nacionales, los gobernadores de los estados y los senadores. Brasil tiene un sistema de partidos diverso con decenas de partidos políticos. Cuando ningún candidato llega a más del 50 por ciento en la primera carrera, los dos candidatos con el puntaje más alto competirán entre sí en la segunda votación unas semanas después.

Polarización política

La elección de 2018 no solo es una de las más críticas de la historia reciente de Brasil, sino que también es la más polarizada. Esto se debe en parte a la curiosidad de que el ex presidente Inácio Lula da Silva participe activamente en la campaña electoral, aunque está en la cárcel por cargos de corrupción. Lula, como se le llama popularmente, fue sentenciado a más de nueve años de prisión, pero continuó ejerciendo una fuerte influencia sobre sus seguidores y los medios de comunicación. Lideró al Partido de los Trabajadores (PT) a grandes victorias en 2002 y 2006 y durante su segundo mandato fue el político popular en Brasil. Fernando Haddad, que es el candidato del Partido de los Trabajadores, visita a Lula con frecuencia y se comunica con él para obtener instrucciones sobre cómo dirigir la campaña electoral. En la campaña electoral, Haddad incluso intenta imitar la voz y el modo de expresión distintivos del ex presidente.

Hasta ahora, han surgido dos candidatos principales para la presidencia: Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), y Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL). Más allá de su feroz choque en la promoción de posiciones políticas de extrema derecha e izquierda, los dos candidatos tienen un populismo ardiente en común. Como lo indican las encuestas actuales, el votante debe (Brasil tiene voto obligatorio) tomar una decisión entre la derecha populista (Bolsonaro) y la izquierda populista (Haddad) en la votación final que está programada para el 28 de octubre.

Después de sufrir un ataque con un cuchillo a principios de septiembre y tuvo que pasar semanas en el hospital, la estrella de Bolsonaro se levantó. Al mismo tiempo, Haddad también avanzó, dejando atrás el resto de los candidatos. La hostilidad está aumentando, y las confrontaciones se han vuelto más agresivas.Quienquiera que gane la presidencia enfrentará una dura oposición, no solo en el Congreso y el Senado, sino también en gran parte de la población. El rechazo mutuo en la población de cada candidato es consistentemente más alto que su aceptación. La aversión y el odio se han convertido en sentimientos más fuertes entre los votantes que la simpatía y el apoyo.

Oportunidades perdidas

Brasil necesita reformas urgentes que se han descuidado desde que el Partido Laborista tomó el poder bajo la dirección de Inácio Lula da Silva en 2003. Lula fue reelegida en 2006 y luego lanzó a Dilma Rousseff como su sucesora en 2010 y 2014. Dilma Rousseff, sin embargo, nunca obtuvo el mismo grado de apoyo popular que Lula había disfrutado. La obligaron a dejar el cargo en 2016 después de un juicio político en su contra.

Bajo las presidencias del Partido de los Trabajadores, el gobierno convirtió al capitalismo estatal populista en el modelo económico más importante. El comienzo de los trece años de gobierno del Partido de los Trabajadores coincidió con un auge de los productos básicos y una simbiosis económica cada vez más profunda con China. Las exportaciones brasileñas crecieron. En su país, el presidente Lula siguió una política económica que fomentó el consumo masivo y el gasto público. Bajo su gobierno, el gobierno lanzó un programa de redistribución de gran alcance que proporcionó dinero público a millones de familias. Esta política de limosna fue elogiada por muchos, incluidos observadores extranjeros e instituciones internacionales. En el apogeo de la ola populista hacia el final de su segundo mandato en 2010, Lula da Silva pudo presumir de altas tasas de crecimiento, pleno empleo e inflación moderada.

Sin embargo, durante la fase de buen desempeño económico, el gobierno hizo muy poco para promover la capacidad productiva del país. Los proyectos de infraestructura planeados encallaron o cayeron víctimas de la corrupción. El auge brasileño se basó en la exportación de productos básicos y en el consumo interno. A medida que disminuía la demanda del exterior, el gobierno buscaba estimular la demanda interna mediante la expansión del crédito. Aunque esta política aseguró la elección para el Partido de los Trabajadores y la presidencia de Rousseff, esta política preparó la crisis actual.

Desde 2011, la economía se ha hundido. En lugar de ponerse al día con las economías avanzadas, Brasil está retrocediendo nuevamente. La tasa de crecimiento económico promedio de los últimos cinco años es negativa (Figura 1) y la tasa de desempleo ha alcanzado más del 12 por ciento desde 2017. En términos de libertad económica del Índice de Libertad Económica del Patrimonio, Brasil se ubica en el número 153 entre Uzbekistán y Afganistán.

Brasil. Producto Interno Bruto. Tasas anuales de crecimiento, 2013-2018. image

Fuente: IBGE. Tradingeconomics.com

El Partido de los Trabajadores impidió el progreso económico sostenido al dar prioridad a las políticas redistributivas. Este proyecto tuvo que fracasar porque saqueaba a la clase media, que aún es débil y relativamente pequeña en Brasil. En lugar de fomentar nuevas empresas y liberar el espíritu empresarial, una burocracia asfixiante y altos impuestos han obstaculizado el desarrollo económico.

Pagando el precio por las políticas fallidas

En el siglo XX, Brasil fue el país de América Latina que más avanzó en la industrialización. La economía se benefició de la inmensa riqueza de materias primas y recursos agrícolas y el camino parecía abierto para ponerse al día con los países ricos. Sin embargo, después de los grandes avances de la industrialización de los años cuarenta a los sesenta, el país cayó en la trampa de los préstamos extranjeros en los setenta y se convirtió en víctima de la crisis de la deuda internacional en los ochenta.

En respuesta al gobierno militar que dominó el país desde 1964 hasta 1985, las fuerzas democráticas crearon una Constitución que está repleta de utopías sociales. El sistema político resultante es una mezcolanza de bienestar, presidencialismo y democratismo. La Constitución de 1988 creó una nueva clase privilegiada en forma de poder judicial que goza de privilegios más allá de la creencia y otorga a los jueces provinciales autoridad casi ilimitada para tomar decisiones que afectan a todo el país.

Después de la "década perdida" de la década de 1980, el país recuperó terreno nuevo lentamente y, en la segunda mitad de la década de 1990, con una reforma monetaria efectiva, las privatizaciones y el control del gasto, la economía comenzó a crecer nuevamente.

Ese fue el momento en que Brasil debería haberse despedido de su modelo económico intervencionista. Sin embargo, en cambio, el gobierno puso al país en el camino de su actual miseria a través de la política de desarrollo keynesiana. Las políticas fiscales y monetarias expansivas no han traído alivio, pero han agravado los problemas. El gasto público excesivo y la expansión monetaria han llevado a desequilibrios entre la producción y la demanda. Sin el progreso tecnológico suficiente para compensar la falta de ahorro, la economía carece de vitalidad y se ha quedado estancada en el estancamiento.

El Partido de los Trabajadores no logró ninguna de las reformas atrasadas. Cuando llegó la crisis, las debilidades tradicionales de la economía brasileña reaparecieron con toda su fuerza. La lista de miserias abarca desde el sistema educativo hasta las pensiones, desde la burocracia a la legislación laboral, desde la extrema desigualdad económica y social hasta los inmensos privilegios de la administración pública, y especialmente los privilegios que tiene el poder judicial en Brasil. Numerosas regulaciones innecesarias cargan a la economía. Las leyes poco claras y contradictorias provocan infracciones burocráticas y fiscales incalculables de las autoridades en los negocios. El mercado laboral es extremadamente rígido. Los trabajadores son difíciles de despedir. Los funcionarios públicos disfrutan de salarios exorbitantes y generosos beneficios.

La alta carga fiscal pesa mucho en las empresas, los consumidores y la población activa. El servicio público es caro e ineficiente. Las normas de jubilación de los funcionarios públicos son paradisíacas. La fuerte influencia del estado en la economía y las numerosas empresas estatales y semiestatales ha abierto la puerta a niveles exorbitantes de corrupción.

El hecho de que Brasil haya sobrevivido a estas cargas y aún mantenga un nivel de vida relativamente bueno se debe a su inmensa riqueza de recursos naturales y agrícolas. Sin embargo, esta abundancia es una bendición y una maldición al mismo tiempo. La fácil explotación de los recursos naturales incita a la élite del país a prestar poca atención a la productividad, la eficiencia y la economía. La formación de capital en Brasil es débil, el ahorro es bajo y la tasa de innovación es pobre. Sin reformas fundamentales hacia una economía de mercado, el futuro parece sombrío.

Panorama

Hace unos años, en el momento culminante del proceso de juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff, pareció por un tiempo que la vieja ideología del intervencionismo estatal había disminuido y que la filosofía del libre mercado estaba en aumento. El país estaba hambriento de nuevas ideas. Los representantes de la élite establecida habían perdido su legitimidad. Las investigaciones que sacaron a la luz un inmenso escándalo de corrupción despertaron la voluntad de la población para establecer una democracia limpia. Sin embargo, cuanto más se acercaban las próximas elecciones, más fuerzas recuperaban las viejas fuerzas hasta el punto de que ahora Lula puede dirigir una campaña electoral desde la cárcel.

Las posibilidades de una reversión después de la elección son pequeñas. Las políticas económicas deficientes tienden a producir políticas económicas aún peores, y la ideología falsa provoca más ideas falsas. Brasil está atrapado en el pantano del intervencionismo, que es típico del capitalismo estatal populista. En las universidades y escuelas predominan las ideas socialistas y comunistas. Brasil necesita un cambio profundo en su estructura económica, reemplazando su capitalismo estatal de una estrategia de desarrollo de arriba hacia abajo por un modelo de economía empresarial. Lo extraño de Brasil es que, con cierta persistencia, la mayoría de las dolencias del país deben curarse, pero que casi nadie en el campo político tiene la voluntad de comenzar con el tratamiento y está lo suficientemente decidido como para llevarlo a cabo.

El artículo original se encuentra aquí.

Más recientes de Miseshis

La expansión del crédito desperdicia capital

La expansión del crédito desperdicia capital

El principal efecto que la expansión del crédito ejerce sobre la estructura productiva es que en último término descoordina el comportamiento de los distintos agentes económicos Hace 4d

George Selgin malinterpreta la posición de Rothbard sobre la banca de reserva fraccionaria

George Selgin malinterpreta la posición de Rothbard sobre la banca de reserva fraccionaria

George Selgin tiene una serie de 3 partes (primera, segunda y tercera) en Alt-M que toma a gente (como yo) la tarea de afirmar que la banca de reserva fraccionaria en sí causa el ciclo de auge y caída descrito por Mises-Hayek Hace 4d

¿Qué causa riesgo moral?

¿Qué causa riesgo moral?

[The Free Market 26, nº 4 (Abril 2008)] Una tarea esencial de los economistas es analizar la naturaleza, causas y efectos de los incentivos: las circunstancias que hay para motivar la acción humana Hace 4d

¿Por qué Venezuela está muriendo de hambre?

¿Por qué Venezuela está muriendo de hambre?

La reciente visita de Nicolás Maduro a China ha sido muy criticada porque se hizo en lo peor de la crisis de Venezuela. Casi 4 millones de personas han abandonado este país en los últimos años, un país que figura en el Índice de Miseria de 2018 como el país más miserable del mundo Hace 6d

La política del modernismo

La política del modernismo

[Este artículo se publicó originalmente el 13 de agosto de 2015] Como fenómeno político, el modernismo es la adoración del estado, aunque en realidad significa más que eso Hace 6d

Mostrando: 11-15 de 737