×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
41
Posición en el Ranking
3
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    2.297.885
  • Publicadas
    411
  • Puntos
    76
Veces compartidas
2.042
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
09/02/2020

Este país no saldrá de la encrucijada sin afrontar con convicción, empeño y decisión la substitución integral del actual modelo de Estado, pues de no tomar la República el cambio de la situación la depreciación democrática se hará irreversible

Los miles de jóvenes y no tan jóvenes que como corriente espontánea tomaron las plazas de España tras la manifestación del 15 de mayo de 2011, lo hicieron para expresar pacíficamente su oposición con la situación política del país, y advertir su negativa a cumplir el papel que les habían asignado como ilotas, dejando de esa forma patente que no permanecerían impasibles como protagonistas marginales del conflicto.

El también conocido como movimiento de los indignados, fue a su vez una expresión de respuesta colectiva contra el sistema político surgido de la Transición, como así viene a indicar el hecho de la adhesión a la causa de movimientos antisistema y corriente sociales del espectro reivindicativo sectorial mayormente opuestas al actualmodelo de democracia representativa.

Pasado el ímpetu de la motivación original fue un recién conformado Podemos quien unilateralmente se proclamó heredero de aquel movimiento de masas, de aquella diversidad colectiva que tenía el común denominador de la protesta contra los efectos devastadores de la crisis, pero lo cierto fue que nueve años después, la formación morada pervirtió aquel legado, y no sólo abortó el espíritu del cambio demandado sino que con su cuestionable ortodoxia política adoptó como propios algunos de los peores vicios que caracterizaban a las fuerzas políticas del bipartidismo.

La formación morada lejos de administrar apropiadamente el cuantioso capital electoral cosechado en sus primeros tiempos, modificó su guión programático para decantarse por actuar cómo lo que se creía que nunca haría Podemos, o lo que es lo mismo, por convertirse en una organización que ya acoge en su seno lo que tanto censuraba a los partidos de la "casta", no quedándole ni un ápice de la esencia que prometió mantener cómo nueva fuerza política.

Un cambio en negativo que es a todas luces una renuncia expresa a la forma de actuación definitoria de su ADN, como resulta ser la participación de las bases, la democracia interna o la celebración de primarias.

De ahí la mudanza de asaltar los cielos a ejercer de promotor de conveniencias, tal cual refrenda el hecho de su renuncia expresa a principios clave de su matriz inspiradora como la renta básica, el proceso constituyente, el cuestionamiento del régimen del 78, y donde para mayor disparidad su funcionamiento interno concentra buena parte de la capacidad de decisión en un «hiperliderazgo» que impone a su antojo las directrices del partido, aun cuando tan anómala práctica es diametralmente opuesta con la esencia de sus orígenes. .

Etica y moral son valores que hace tiempo cotizan a la baja en Podemos, llegando al extremo que dirigente salpicada por pedofilia no tiene impedimento para alcanzar plaza en el Gobierno

Y así fue como Podemos que desembarcó en el proscenio político haciendo suyas la indignación y su mensaje de transversalidad, dispuesto a crear una democracia sin tutelas que pasaba por afrontar una transformación profunda de las estructuras del Estado heredado del franquismo, transitase de un fulgurante nacimiento a un desplome igual de agudo, y todo, por la incapacidad de convertir en hechos las promesas y patentizar que la prosperidad ofrecida sí fuese a recaer en los miembros del “séquito” dirigente, que de artífices de la hecatombe electoral y en premio al descalabro, no dudaron en agraciarse con cargo ministerial en descapitalización a la ya menguada dignidad que les restaba.

La apertura de la XIV legislatura en el Congreso de los Diputados por Felipe VI patentizó la degradación de la formación morada viendo como desde sus poltronas Pablo Iglesias y los ministros de Unidas Podemos aplaudían complacientes a Felipe VI; un gesto anacrónico especialmente cuando los protagonistas de la ovación no eran otros que los en otrora muy republicanos miembros de la formación surgida del 15-M que iba a acabar con el régimen del 78 y por extensión con la monarquía.

Eso al menos es lo que venía a manifestar Irene Montero cuando en el 2013 escribía en sus redes sociales, “Felipe no será Rey y todos los Borbones a los tiburones”. Si bien en esta nueva etapa de genuflexión monárquica; ahora ya como ministra enmienda la plana y defiende sus aplausos al Jefe de Estado, declarando sin inmutarse que "Aplaudir al Rey es republicanismo", una aserción raiana con la majadería y que le otorga la condición de estrella de la estulticia.

Lo cierto es que tal proceder era un todo esperado, pues previamente la cúpula de Podemos aparcó su tendencia republicana como requisito para entrar en el Gobierno, una renuncia propia de quien le puede mas sus ambiciones que los principios que declama, y aun no siendo tal actitud un arquetipo de coherencia, esa deserción es tan solo una parte exigua de las renuncias de mayor calado forjadas en la trastienda podemita, en aras a posibilitar su incorporación al club del constitucionalismo neoliberal, aun cuando, con dicho proceder estarán refrendando las políticas de los socialdemócratas y el continuismo del neoliberalismo, y esta es una actitud pusilánime que en román paladino se denomina entreguismo, más allá de la interesada narrativa que en defensa propia utilice la cúpula dirigente para intentar justificar lo inaceptable.

Etica y moral son valores que hace tiempo cotizan a la baja en Podemos, hasta el extremo que miembros de su séquito dirigente salpicados de pedofilia hasta las cejas no tienen impedimento alguno para hacerse con una plaza en el Gobierno.

Más recientes de Galdo Fonte

El PSOE se desbarata en fene

El PSOE se desbarata en fene

La Moción de Censura que en Fene se someterá a aprobación en el pleno del próximo 7 de febrero, de prosperar, no solo desalojará al PP de la Alcaldía sino que aniquilará políticamente a su máximo valedor y concejal socialista, quien se opuso en todo momento a conformar un Gobierno de progreso 31/01/2020

Libertad de expresión en cautiverio

Libertad de expresión en cautiverio

La pandemia de totalitarismo que acompaña los manejos de funcionamiento interno de los partidos políticos, en su inoculación, hace irrespirable el corrompido ambiente que tales prácticas inducen en el entorno de la libertad de expresión 26/01/2020

El devenir político en el tiempo

El devenir político en el tiempo

En menos de una década el espíritu de regeneración del 15-M, pasó de ser una esperanza a transformarse en un fiasco, quedando en agua de borrajas no tan solo las promesas de renovación ideológica sino también la solvencia de su propio modelo orgánico 22/01/2020

Habemus minister

Habemus minister

Más que consumar la indecencia de nombrarla ministra, a Yolanda Díaz ha de exigírsele las explicaciones pertinentes por los actos de pedofilia cometidos desde Izquierda Unida (IU) siendo ella la máxima dirigente del partido, y por tanto, la directa responsable política de tan detestables hechos 10/01/2020

Una bomba en la Moncloa

Una bomba en la Moncloa

Para entender el trato preferente que Podemos depara a Yolanda Díaz, más que evaluar sus méritos, nadie debe obviar que previo a la constitución de la formación morada Iglesias era el asesor en Galicia de la lideresa comunista, relación que actualmente la sitúa en su séquito de influyentes 05/01/2020

Mostrando: 1-5 de 410