×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
403
Posición en el Ranking
3
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    1.235.516
  • Publicadas
    276
  • Puntos
    50
Veces compartidas
1.762
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
  • 14º
Recientes
  • 14º
Visitas a noticias
Hace 3d

La moción de censura de Podemos, que aún no teniendo el apoyo parlamentario necesario para prosperar, tanto preocupa a los voceros del régimen; reporta en positivo, el favorable impacto que su efecto causa en todos los espacios de la vida social,

La moción de censura es un mecanismo de control político que tiene establecido nuestro ordenamiento jurídico, y que confiere al Parlamento la facultad de retirar la confianza al Presidente del Gobierno, cuando tras su investidura, por la existencia de causas graves sobrevenidas, se interrumpe el correcto funcionamiento de la democracia, y con ello, se acentúa el deterioro de la vida social, política o económica. Justo la situación suscitada por los repetidos escándalos de corrupción que tienen a la formación titular del Ejecutivo como protagonista, y ante cuyo impacto resulta una obligación política hacer uso de esta importante herramienta democrática, como ejercicio de defensa de la soberanía popular, como acto de responsabilidad institucional y de salvaguardia del Estado de Derecho.

Mas justificado   se hace utilizar este resorte de reprobación, cuanto más se conoce la implicación cada día más cuantiosa de miembros del grupo conservador en contubernios inmundos, en maniobras ilícitas, más propias de integrantes del hampa delictiva que de ajuste con la honorabilidad que debe regir el desempeño de la función política. Una reprobable actitud que sumada a sus protagonizados episodios de obstrucción a las investigaciones judiciales durante la instrucción de los profusos casos en los que están incursos y la promoción en ascenso de jueces afines; hace que la   moción de censura tome carácter de urgencia y de obligación ética frente al partido más corrupto de Europa, que está parasitando el Gobierno y las instituciones, poniendo en serio riesgo la estabilidad institucional del país

Un asunto demasiado serio como para que el presidente Rajoy como directo afectado y cabeza visible del PP, reaccione irresponsablemente con bromas e ironías ante la moción que impulsada por Podemos, tiene a su persona como principal destinatario, en un momento, que pese al rechazo de la fiscalía amiga se convertirá en el primer presidente del Gobierno en ejercicio que debe acudir a declarar como testigo en el juicio de la trama central del caso   Gürtel, protagonizada por gente de su propia órbita. Y cuando por causa   de las múltiples tramas de corrupción de su partido   nos encontramos en una situación de emergencia nacional, en un nivel de excepcionalidad sin precedentes, quien ante situaciones extremas recurre  a la chanza como modo de expresión, ni que decir tiene que con tan burlesca actitud incrementa todavía  más las motivaciones argumentales  de presentación censura.

Ese PP que con total desfachatez utiliza la recurrente letanía de proclamarse defensor de la honradez y finge sentimientos de vergüenza cada vez que uno de los suyos es sorprendido   en prácticas corruptas, tiene demostrado con su amplia biografía delictiva ser la antítesis de la ejemplaridad política, porque la formación conservadora por mas que se camufle de honorable es a todas luces la expresión por excelencia de la política envilecida, de la política-basura. De ahí que ante la moción de censura tomar partido   por actitudes que favorezcan su sostenimiento en el gobierno, no tenga justificación de tipo alguno, pues caminar en sentido opuesto a la regeneración es dar juego al partido de los corruptos, y con ello, cerrar la `puerta a cualquier otra alternativa.

Debe ser la voz de la calle, quien marque el ritmo de los acontecimientos políticos

Obviar la perversión política extrema en la que estamos sumidos teniendo enfrente a un partido-mafia cubierto de corrupción hasta el encéfalo, dopado electoralmente con financiación ilegal, que cuenta con 850 imputados sembrados en 35 causas, y en vez de fijar como objetivo apearlo del poder, enzarzase en debates estériles favoreciendo su continuidad es una actitud de inmadurez política injustificable, cuyo desenlace, prorroga en el tiempo el severo  castigo que padece un amplio sector de ciudadanos por las políticas de palo y tente tieso aplicadas por estos corrompidos. Actitud decepciónate, pues mal vamos cuando los llamados a cambiar las cosas, sin razón   aparente, endosan al pleno de la sociedad la continuidad de las miserias de la corrupción, y con ello, posponen para mejor ocasión el arreglo del futuro país.

Al parecer hay organizaciones que siguen interpretando la política en claves del pasado, negándose a entender que estamos ante un escándalo público cuya magnitud e impacto supera con creces contingencias precedentes, y que por tanto, al desbordar la tradicional dinámica de partidos requiere nuevas actitudes más acordes con el cambio político que con la desfasada restauración del régimen que interesadamente siguen promulgando los partidos decadentes. Pues debe ser la voz de la calle que no ningún aparato orgánico quien marque el ritmo de los acontecimientos políticos, y en esa línea, se ha de entender el espíritu de la moción de censura canalizada por Podemos, por ser en esencia su contenido la voz de la ciudadanía, y su tramitación una forma de vadear los lindes parlamentarios. establecidos.

De ahí que no exista argumentación que justifique en modo alguno la negativa a refrendar el contenido de una moción de censura que en clave de expurga tiene por cardinal finalidad erradicar la corrupción de la actividad política, de tal modo que además de higienizar la función pública se regenere la democracia a través del impulso de nuevas expresiones políticas. Resultando, que de no proceder en esa línea, este país seguirá capitalizando errores con fracasos y mayores índices de corrupción para desgracia colectiva, y facilitando con tal actitud el divertimento, la mofa y las  carcajadas de Rajoy y su muchachada como el más frustrante toque de gracia.

Más recientes de Galdo Fonte

El austero monclovita

El  austero monclovita

Aun llevando grabado su nombre en el frontispicio de la corrupción, Rajoy, ni por asomos renuncia a la jefatura del Ejecutivo, una actitud de negación de responsabilidad política, que justifica el apoyo a la interposición de la Moción de Censura 19/05/2017

Ferrolterra: Maniobra ruín

Ferrolterra: Maniobra ruín

El baile de plazos del AVE, acumula siete calendarios y un retraso de doce años, y a pesar que las erróneas previsiones son de la autoría del PP y del PSOE, ahora, el culpable de la dilación resulta ser Podemos por su negativa a colaborar en un nuevo simulacro 12/05/2017

La Gestora del PSOE

La Gestora del PSOE

El portazo de los socialistas a la moción de censura interpuesta por Podemos en pleno 'tsunami' de la corrupción del PP, les conduce al abismo político al facilitar con su irreflexivo rechazo la inaceptable tarea de protectores y salvavidas de Rajoy 05/05/2017

¿Moción de censura? Sí, gracias!

¿Moción de censura? Sí, gracias!

Toda dureza contra la corrupción es insuficiente y toda inhibición injustificable, no bastando con expresar sentimientos de indignación, pues la situación demanda el compromiso de una reacción cívica y ética, y un apoyo acorde a los políticos honestos 28/04/2017

PP: Justificable ilegalización

PP: Justificable ilegalización

La corrupción que vuelve a situar al PP en el ojo del huracán, por la alarma social de sus efectos y los perjuicios inducidos, debe ser el detonante de un proceso de ilegalización que le impida el desempeño de la función política 21/04/2017

Mostrando: 1-5 de 275