×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Gabriel Hidalgo AndradeMiembro desde: 27/08/09

Gabriel Hidalgo Andrade

http://https://twitter.com/ghidalgoandrade

18
Posición en el Ranking
4
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    1.413.784
  • Publicadas
    328
  • Puntos
    71
Veces compartidas
1.846
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
  • 11º
Recientes
Visitas a noticias
06/01/2020

Qasem Soleimani ha muerto y mucho se dice sin ningún conocimiento. Aquí ofrezco algunos argumentos. De momento, no habrá ninguna Guerra Mundial ni el asunto fue pensado para levantar una cortina de humo. ¿Por qué?

“Muerte a Estados Unidos”, clamaban los iraníes tras el asesinato de Qasem Soleimani. El ex alto mando fue bombardeado de camino al aeropuerto de Bagdad en Irak el 3 de enero de 2020. Soleimani era un respetado general de división que fuera acusado por la administración estadounidense de Donald Trump de entrenar y financiar el terrorismo en Medio Oriente. Para algunos se trata una embestida en contra del terrorismo y para otros de un abuso del imperialismo. Las simplificaciones siempre pierden de vista los detalles. ¿Por qué?

Irán y los Estados Unidos sufren una disputa que no es reciente. Ambos tienen aspiraciones imperialistas.

Tras nombrarse por primera vez en las urnas al primer ministro Mohammad Mosaddeq, el gobernante ordenó en 1951 la nacionalización del petróleo iraní. Los Estados Unidos y Gran Bretaña urdieron un golpe de Estado en 1953 y Mosaddeq fue reemplazado por Mohammad Reza Pahlaví en condición de rey. A los 24 años de este último gobierno, devenido en absolutista, se produce una revolución que derroca al rey y dos años después se expide una nueva constitución en 1979 que instala la República Islamista de Irán. Qasem Soleimani tiene un papel destacado en la revolución y antes de los 30 años se convierte en comandante.   

Después, durante la guerra librada entre Irak e Irán entre 1980 y 1988 por una disputa territorial, se descubrió que la administración de Ronald Reagan apoyaba el plan de uso de armas químicas de Sadam Husein en contra Irán. También se supo de Reagan vendía armas a Irán para facilitar la caída de Husein y financiar a las Contras Nicaragüenses. El escándalo se llamó Irangate. Por este incidente fue ejecutado con pena de muerte un alto funcionario iraní. En 1992 George H. W. Bush perdonó a varios de los involucrados en el escándalo y los incorporó a su gabinete.

El mejor momento de las relaciones entre ambos gobiernos llegó en 2015. El presidente Barak Obama lideró y suscribió un acuerdo, junto a seis potencias mundiales, para detener el avance de la investigación nuclear iraní. El acuerdo fue reconocido como un mérito por la comunidad internacional. Pero en 2018 Trump rompió este acuerdo acusando a Irán de proteger al terrorismo mundial, porque no le gustaba la política exterior de Obama y porque sí.

Entonces, en una soleada tarde en West Palm Beach, en su club privado, al desaforado Trump le tomó dos minutos preferir el bombardeo a Soleimani que a otros objetivos, el mismo 3 de enero de su fallecimiento. Y así fue como el ejército estadounidense, por orden del presidente de esa Nación, vengó la muerte de un contratista norteamericano muerto en suelo iraní.      

La muerte de Soleimani puso para muchos a Irán en un mapa. Pero de esos, otros tantos adoptan una posición antiestadounidense porque les sale de las narices. Creen que eso ayuda a confirmar su antiimperialismo. Pero las cosas no pueden mirarse como una dicotomía. Algunos dicen que Trump lo hace para desviar las miradas sobre su juicio político, que habrá una Tercera Guerra Mundial, que la muerte de una sola persona no puede desencadenar una guerra, que uno es una víctima o que el otro es un héroe y más simplonerías.

El imperialismo enfrenta a las naciones con aspiraciones imperialistas. Eso fue lo que sucedió tras la muerte del archiduque Francisco Fernando de Austria en Sarajevo en 1914, lo que supuso la tensión entre el Imperio Austrohúngaro y el Reino de Serbia que luego se convirtió en un enfrentamiento armado que arrastró al conflicto a gran parte de Europa y que trajo como consecuencias la disolución de los imperios alemán, austrohúngaro, turco y ruso, así como el inicio de la Revolución Rusa. Ya sucedió en el pasado, pero algo como esto tiene efectos difíciles de predecir.

A lo dicho tiene que añadirse que este ataque no es el primero ni tampoco es la primera vez que muere alguien de similar importancia. El general Mohamad Alí Jafari murió en 2015 en un ataque de Israel y no hubo una guerra total como anuncian los ingenuos. Para esto la respuesta de la cancillería iraní fue la misma: que Israel había cruzado una línea roja y que las consecuencias serían contundentes. Pero todo resultó en retorica para consumo interno. ¿Sucederá lo mismo esta vez?

Dadas las condiciones de la arquitectura bélica dejada por Soleimani, la contestación podría ser de una guerra híbrida

Soleimani es distinto porque se trata de alguien considerado como un héroe debido a su destacado desempeño militar en la década de los 1980 y a su cercanía al líder supremo, el Ayatolá Jamenei, que lo convirtió en el comándate general de la Fuerza Quds, un ejército personal creado para defender los principios del Islam. Más tarde Soleimani alcanzó mayor notoriedad pública durante la reciente guerra contra el Estado Islámico en Irak, Siria, Líbano y Yemen. Desde entonces Teherán, la ciudad sede del poder iraní, logró ampliar su peso y su red de influencias con aspiraciones imperiales en la región.

La Fuerza Quds es una unidad de guardias revolucionarias islamistas que opera de manera encubierta y a veces de forma pública, en varias partes del mundo a través de la guerra no convencional y de operaciones de inteligencia militar. Se le vincula con Hezbolá en el Líbano, Hamas y Yihad en Palestina, y las milicias hutíes en Yemen y chiítas en Irak, Siria y en Afganistán. Todas estas organizaciones han sido denunciadas como terroristas ante el seno de la Organización de Naciones Unidas.

Esta expansión iraní fue desplegada por el genio militar de Soleimani quien era considerado como el arquitecto del imperialismo iraní y el verdadero ministro de relaciones exteriores cuando se trataba de temas de guerra y paz.

Pero la respuesta de Irán no parece tendiente a una guerra convencional. Al contrario, dadas las condiciones de la arquitectura bélica dejada por Soleimani, la contestación podría ser de una guerra híbrida, es decir, que combine los esfuerzos de ejércitos regulares como irregulares, en distintas escalas e intensidades, lo que incluye la guerra informativa y digital, desplegada con el único fin de polarizar a la comunidad internacional. Como aquellos que se identifican con una bandera de cuyo país no identifican en el mapa.

Odiado y amado, la muerte de Soleimani reunificará a la sociedad iraní, fragmentada por sus conflictos internos, por sus diferencias religiosas y amenazado por las constantes protestas populares.

Mientras tanto, Trump no necesita ganar una guerra para ganar un juicio político en el Senado. Los demócratas tienen 47 de los 67 votos que se necesitan para destituirlo. Trump no es demócrata, es republicano.

Esto tampoco avivará una Tercera Guerra Mundial como se dice ingenuamente. Sí podría convertirse en el momento que definirá la emancipación o sometimiento de Oriente Medio a Washington. Y, al contrario, lo que podría desencadenar una guerra total es la agresión armada de las fuerzas paramilitares proiraníes que operan en Irak, cuya mezcla de variables hoy resulta imposible.

Los ayatolas también deben estar aliviados, Solemani ya no es un adversario interno del que tengan que preocuparse.

@ghidalgoandrade

Más recientes de Gabriel Hidalgo Andrade

La gaveta del morenismo

La gaveta del morenismo

Este momento le permitiría a Jaime Nebot, tras dejar la alcaldía de Guayaquil, principal carta del socialcristianismo y socio a la sombra del oficialismo, ejecutar en una estrategia que lo apuntale como el principal líder nacional de la oposición 12/05/2019

Arroz revolucionario

Arroz revolucionario

El correismo, Rafael Correa, sus clientes y sus fanáticos nos vendieron al oscurantismo como si nuestra dignidad nacional fuera un objeto de apropiación mercantil. Aquí nunca gobernó el pueblo 09/05/2019

¿Free Assange?

¿Free Assange?

Hemos olvidado que el gobierno de Correa necesitaba maquillarse de libertades frente a un contexto internacional que miraba mal al régimen ecuatoriano y que se empujó a recibir en asilo a Assange en el 2012 12/04/2019

¿Por el voto nulo?

¿Por el voto nulo?

Los clientes de la prepotencia votarán disciplinadamente bajo las órdenes del caudillo y se corre el riesgo de que el órgano se llene de operadores del autoritarismo dispuestos a preparar el camino para el retorno del rey de la corrupción. ¿A quién le conviene todo este caos? 20/03/2019

La conjura

La conjura

Pero de eso a convocar a una nueva constituyente estamos a un paso. Si esto último sucediera, los actores políticos serían casi los mismos: la democracia cristiana hoy en el partido de Guillermo Lasso y el populismo nacionalista, hoy en el nuevo partido de Rafael Correa 18/03/2019

Mostrando: 21-25 de 328