×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Gabriel Hidalgo AndradeMiembro desde: 27/08/09

Gabriel Hidalgo Andrade

http://https://twitter.com/ghidalgoandrade

1
Posición en el Ranking
4
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    857.631
  • Publicadas
    212
  • Puntos
    80
Veces compartidas
1.339
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
  • 13º
Recientes
Visitas a noticias
22/02/2017

Correa según Correa es un estadista, héroe y mesías que tendrá que volver para hacerse cargo de una patria que no puede sola consigo misma

El mundo no existe sin Correa. Él es el único que puede gobernar al Ecuador. Nadie es tan carismático, honesto y revolucionario como él. Nadie. Por eso cree que, si triunfara una opción política distinta a la suya en el ballotage de abril próximo, él mismo tendría que venir a resolver la crisis. ¿Venir de dónde? ¿Del Olimpo de los dioses de la sabiduría?

Para el presidente Correa no existen instituciones por fuera de él mismo. Él es padre, patrón y mecenas. Es el único ungido para encarnar a la patria. Ni siquiera la patria se encarna a sí misma como lo haría él.

Si gana la oposición, dijo el primer mandatario, “tendré que volver a presentarme en elecciones y vencerlos nuevamente”, anticipando que su mayoría asamblearia disolverá al poder ejecutivo para convocar a elecciones anticipadas.

Correa se delata. Confiesa que la única tarea de sus asambleístas, que durante estos diez años no han legislado ni fiscalizado, será bloquear toda forma de cooperación entre el ejecutivo y el legislativo próximos, entorpecer la fiscalización a su década de administración manchada por las denuncias de corrupción, y acosar al nuevo gobierno. Solo él tiene derecho a gobernar. Nadie más.

Sabe que podría emerger un nuevo gobierno, que necesitará negociar un nuevo acuerdo de gobernabilidad entre todos los partidos políticos, incluyendo el suyo, y conseguir una mayoría en la Asamblea Nacional. Pero el presidente Correa prefiere decir, de la forma más irresponsable, que el correísmo chantajeará al próximo gobierno, si no fuera el que él quiere, de la misma forma que operó en el oprobioso pasado la rancia partidocracia neoliberal que dice despreciar.

Ningún gobierno podrá sobrevivir sin Correa, según Correa. Él mismo se encargará de provocar tal crisis institucional que será necesario anticipar las elecciones precisamente para que él mismo pueda volver. Esta actitud antidemocrática quita el velo a un presidente vanidoso que no es capaz de imaginar a un nuevo gobierno que prescinda de él, que actúe bajo las reglas del sistema institucional de su autoría, que consiga acuerdos democráticos, que permita el consenso entre sectores representados, y que exprese el diálogo y la pluralidad de la sociedad. Pero Correa tiene adormecida esa parte del razonamiento que piensa en sentido colectivo.

No, señor presidente. Si su partido político pierde la presidencia ustedes serían la oposición

El presidente se mira a sí mismo sentado en el poder para siempre. Por eso es que toda forma de crítica es oposición. Y toda oposición se dirige hacia él, a la patria encarnada en su persona, al pueblo que no existe por sí mismo, que solo existe a través de él. Por eso llegó a decir que quienes votaron por Guillermo Lasso, pudiendo haber votado por Cynthia Viteri, son electores interesados, electores ilegítimos, de derecha, en quienes no se puede confiar.

También dijo que su retorno dependerá del comportamiento de la oposición, que esta misma oposición, ya en el gobierno, podría hacer poco porque sabe que su partido, mayoritario en la asamblea, los acosará hasta conseguir el bloqueo institucional. Dijo también que fracasarán como gobierno y que en un año estarán pidiendo su regreso al poder.  Correa según Correa siempre estará en el gobierno y los demás siempre en la oposición.

No, señor presidente. Si su partido político pierde la presidencia, ustedes serían la oposición y el comportamiento de esa nueva oposición dependerá de ustedes, de que viabilicen responsablemente el ejercicio pacífico del poder, la negociación de acuerdos mínimos y el funcionamiento de la democracia. Dependerá de ustedes la vigencia del poco estado de derecho que nos queda, el respeto por las virtudes cívicas y garantizar la permanencia de un nuevo gobierno en el ejercicio de sus funciones. Note, señor presidente, que esto se opone precisamente a sus amenazas de desestabilizar al sistema de instituciones políticas. Ustedes tienen que respetar la democracia respetando los resultados de las elecciones, aunque atribuyeran el poder al despreciable opositor político.

Pero ustedes no son así. Sus expresiones demuestran que desde ahora se preparan para dar un golpe de estado parlamentario.

Por eso es mejor que gane la otra opción política, porque, por primera vez después de una década de griterío, intolerancia y oscurantismo, habrá un gobierno que será auditado por una mayoría en la Asamblea Nacional. Por banquero, neoliberal u opus dei que fuera Guillermo Lasso será imposible para él gobernar según los defectos ideológicos que ustedes le atribuyen porque cada paso que dé al mando del gobierno nacional deberá darlo en un clima de cooperación entre el ejecutivo y el legislativo.  

También por eso es mejor no votar por la opción gobiernista, porque los privilegios, las deudas de transparencia y la impunidad se prolongarán mientras dure ese mandato.

El gobierno más complejo de las últimas décadas está por inaugurarse. Cualquiera de ambos aspirantes, en caso de victoria, tendrá que enfrentar el ajuste provocado por las deudas que hereda la administración Correa, el tratamiento de las denuncias de corrupción, las demandas de transparencia, la polarización social y el clima de violencia y miedo como forma de obediencia sembrada entre ecuatorianos por el descontrol emocional que sufre el presidente Correa.

Pero él no lo sabe. Correa según Correa es un estadista, un héroe y un mesías que tendrá que volver para hacerse cargo de una patria que no puede sola ni consigo misma.

Pero ustedes no son así. Sus expresiones demuestran que se preparan para dar un golpe de estado

@ghidalgoandrade

Más recientes de Gabriel Hidalgo Andrade

Pánico correísta

Pánico correísta

Dejemos por un momento el fanatismo político y pensemos en el daño que le hacemos al sistema financiero ecuatoriano, donde todos tenemos confiados nuestros depósitos 14/03/2017

Mala tos

Mala tos

Un alto funcionario del correísmo, ministro del gobierno de Jamil Mahuad y testigo presencial del feriado bancario, declaró que Guillermo Lasso es inocente de todo lo armado en su contra y que no es responsable del feriado bancario 07/03/2017

Manabí sin su ayuda

Manabí sin su ayuda

La solidaridad del terremoto diluyó las diferencias entre ecuatorianos y un gobernante polarizador como Correa no puede reinar sin dividir. Durante todo este tiempo estuvo esperando su turno para enfrentar a los ecuatorianos, y en ese momento plantar su bandera y reclamar sus dominios 06/03/2017

Emperador del rencor

Emperador del rencor

Por eso se entiende que Correa compare su lucha con la Batalla de Stalingrado; porque se mira a sí mismo como un emperador eterno y porque sea quien fuera el presidente, Moreno o Lasso, será para él un usurpador de su trono a quien habrá que enfrentar 26/02/2017

Los milagreros

Los milagreros

El descaro de organizar un pomposo evento de celebración de bienvenida a un grupo de inversores falsos, que invertirían capitales falsos, con empresas falsas, tomándose el nombre y bandera del Ecuador y el nombre de empresas serias de todo el mundo 18/02/2017

Mostrando: 1-5 de 212