×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

EcoliberalMiembro desde: 10/02/17

Ecoliberal

http://www.miseshispano.org

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    786.713
  • Publicadas
    643
  • Puntos
    0
Veces compartidas
101
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 1d

image

imageAcciones y declaraciones recientes indican que la administración Trump habla seriamente acerca de redoblar la guerra del gobierno federal contra las drogas.

Este mismo año, el fiscal general Jeff Sessions anunciaba una nueva directiva que concedía a los fiscales regionales de EEUU una mayor autoridad para tomar medidas contra los cultivadores y vendedores de marihuana, incluso en estados con leyes que hacen legales esas prácticas. El memorando de Sessions invertía la postura de la época de Obama de una menor intromisión.

Más recientemente, el propio Trump declaraba su deseo de implantar la pena de muerte para los traficantes de drogas, diciendo: "Son gente terrible y tenemos que ser duros con estas personas (...) y esta dureza incluye la pena de muerte".

La razón ostensible que usan los guerreros contra la droga para justificar la criminalización pública de ciertas drogas son los impactos a menudo dañinos que pueden tener estas sobre sus usuarios. ¿Pero qué justificación tiene que el estado prohíba ciertos comportamientos que no dañan a otros, sino solo a uno mismo?

Como explica el teórico decimonónico de los derechos naturales Lysander Spooner en su ensayo "Los vicios no son delitos", las actividades que dañan a uno mismo no deberían estar bajo el ámbito de ninguna ley pública.

"Vicios son aquellos actos por los que un hombre se daña a sí mismo o a su propiedad", comienza Spooner. Comparemos esto con su descripción de los delitos como "aquellos actos por los que un hombre daña la persona o propiedad de otro".

La distinción está clara. "En los vicios falta la verdadera esencia del delito (esto es, la intención de lesionar la persona o propiedad de otro)", explicaba Spooner.

Si el objetivo propio del gobierno se restringe a solo "garantizar estos derechos" a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad, está claro que la criminalización de un vicio es un enorme exceso de la acción del estado. De hecho, los intentos de aplicar leyes contra el vicio equivalen a una negación de la libertad.

"En tanto no se haga y reconozca legalmente esta clara distinción entre vicios y delitos, no puede haber en la tierra cosas como el derecho individual, la libertad o la propiedad; cosas como el derecho de un hombre a controlar su propia persona y propiedad y los correspondientes derechos de otro hombre a controlar su propia persona y propiedad", declaraba Spooner.

En una sociedad libre, mientras no se inflijan daños sobre otros, la gente puede determinar por sí misma cuáles de sus acciones son virtuosas o viciosas. Cada persona (usando su evaluación subjetiva) evalúa qué está de acuerdo con su felicidad y bienestar emocional (es virtuoso) o le lleva a su insatisfacción (es vicioso).

Este proceso requiere la libertad de cada persona para investigar y experimentar para aprender por sí misma qué constituye un vicio o una virtud para ella. Y no es solo que la distinción entre vicio y virtud sea única para cada persona, sino que cualquier evaluación individual concreta cambiará de acuerdo con el momento y las circunstancias.

Por ejemplo, un joven puede decidir que cierta acción le produce felicidad, pero esa acción resulta ser un vicio emocionalmente dañino para esa misma persona cuando es mayor. Además, la diferencia entre vicio y virtud para una acción concreta puede determinarse en función de su grado. Un poco de algo puede traer felicidad, pero demasiado traer sufrimiento. El grado será distinto para cada uno y a menudo solo se revela mediante prueba y error.

El proceso de descubrimiento que debe pasar cada persona para saber qué acciones son vicios y qué acciones son virtuosas es descrito por Spooner su como "el estudio más profundo y complejo al que nunca se haya dedicado o pueda nunca dedicarse la mejor mente humana".

Ningún tercero puede hacer estas evaluaciones por otros, porque, como señala Spooner: "nadie sabe o siente, o puede saber o sentir como él mismo sabe y siente los deseos y necesidades, las esperanzas y los temores y los impulsos de su propia naturaleza o la presión de sus propias circunstancias".

Cada uno de nosotros debe aprender por sí mismo la cuestión de la virtud o el vicio. Sin embargo, cuando aparece un tercero, como el estado, para castigar acciones pacíficas y voluntarias porque determina que son un vicio, desaparece una de nuestras experiencias más preciosas y personales como seres humanos. Cuando no somos libres para diferenciar el vicio de la virtud, señala Spooner, "cada persona se ve privada del principal de todos sus derechos como ser humano, es decir: su derecho a inquirir, investigar, razonar, intentar experimentos, juzgar y establecer por sí mismo qué es, para él, virtud y qué es, para él, vicio".

Spooner rechaza con firmeza el derecho de algunos hombres a imponer su determinación del vicio a otros, usando la coacción para obligar a la obediencia de las preferencias de las clases dirigentes. Los que apoyan esa colección son "descarados impostores y tiranos, que detendrían el progreso del conocimiento" entre los individuos y "usurparían un control absoluto sobre las mentes y cuerpos de sus semejantes".

La guerra contra las drogas se caracteriza a menudo como una rama del estado niñera: los intentos del gobierno de proteger a los ciudadanos para que no se dañen a sí mismos. Pero el estado no tiene ningún derecho a tratar de criminalizar vicios, acciones que no implican ninguna agresión o daño hacia otros. Al hacerlo, el estado niñera niega a sus ciudadanos su derecho natural a perseguir pacíficamente su propia felicidad de acuerdo con su propia evaluación de su bienestar emocional.

El artículo original se encuentra aquí.

Más recientes de Ecoliberal

Inalienabilidad y castigo: una respuesta a George Smith

Inalienabilidad y castigo: una respuesta a George Smith

El hecho de que la pena de muerte sea inmoral o problemática puede justificarse razonablemente por el peligro que supone ejecutar a una persona inocente por equivocación. En un artículo recientemente publicado en la revista Liberty, George Smith decide no aplicar este enfoque 19/05/2018

Los verdaderos fundadores de la economía: La Escuela de Salamanca

Los verdaderos fundadores de la economía: La Escuela de Salamanca

[Publicado originalmente como "Free Market Economists: 400 Years Ago" en The Freeman, Septiembre de 1995] Los estudiantes de la libre empresa normalmente remontan los orígenes del pensamiento pro-mercado al profesor escocés Adam Smith (1723-1790) 18/05/2018

Rusia, China y la geopolítica de la Ruta de la Seda

Rusia, China y la geopolítica de la Ruta de la Seda

La característica más prominente de las geopolíticas de Rusia y Occidente pivota alrededor de una característica relativamente oscura de las geopolíticas de Rusia y China 17/05/2018

Sí, las leyes económicas siguen aplicándose al salario mínimo

Sí, las leyes económicas siguen aplicándose al salario mínimo

¿Qué pasa con la ignorancia económica y la gente que escribe en los medios de comunicación? Hay una explicación evidente: los medios tienen que vender periódicos (u obtener "clics"), así que tiene sentido explotar los sesgos de confirmación de la gente 16/05/2018

La "parada repentina" de Argentina: Riesgo de colapso de los mercados emergentes

La

El reciente colapso del peso argentino y otras divisas emergentes es más que una señal de advertencia. Podría ser la llegada de una "parada repentina". Como explico en La Gran Trampa (Ed 15/05/2018

Mostrando: 16-20 de 642