×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

ChavilleMiembro desde: 08/03/17

Chaville
446
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    40.305
  • Publicadas
    80
  • Puntos
    50
Veces compartidas
1
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
25/11/2019

Para lo avanzado que están en nuestro país las aplicaciones políticas que prescriben una sola manera de considerar la relación de la idea con lo real, no resultan muy fiables las palabras de Padura en Tenerife a la prensa extranjera

                                           ?Un acento cubano en Baruch Spinoza (1632-1677)?

Hace unos días un coronel retirado del MININT, me decía que le parecía que Padura hacía declaraciones en la prensa extranjera que él sabía que podían ser del agrado de los enemigos de Cuba. Aunque yo discrepaba de esa opinión, no tenía argumentos en ese momento para demostrar lo desacordado de esa observación. Pocos días después, el mismo Padura se encargaría de demostrar que eso no era cierto. Estando en Tenerife ( finales de Octubre ), invitado por la agencia española EFE a participar en una fiesta del Libro en Islas Canarias, le dijo a la prensa, contestando una pregunta de un periodista, ?que la situación en Cuba no está ni mejor ni peor que en 1989, lo que hay seguramente es mucho menos miedo ahora que entonces?. Como siempre Leonardo Padura, galardonado muy merecidamente con el Premio Princesa de Asturias 2015, con el mayor desenfado dice cosas inobjetables que no parecen tener discusión alguna. Pero un pensamiento más preocupado por lo cubano, debe indemnizar más aquellos puntos dejados entre la sospecha y la duda.

Creo que estamos peor que en 1989 porque tenemos un nuevo tipo de enemigo que se ha multiplicado en las clases cultas, los Hasan Pérez Casabona y las María Victoria Velázquez, la ex-presidenta de la Unión de Jóvenes Comunistas, la que inventó el slogan de que ?somos la única alternativa posible de los cantos de sirena del reformismo?, y ahora ambos, si no me equivoco viven en los Estados Unidos. O sea, se han sumado hombres aparentemente más probos que ?cuidan el dibujo de su curva?, como dice el verso del poeta cubano Eliseo Diego; porque todo el problema actual de la autenticidad parece radicar en eso: en que la inclinación de la cerviz no parezca demasiado burda como lo era antes de que el neo-liberalismo intentara con éxito la organización general de los cuerpos de acuerdo a criterios productivistas, porque entonces no serviría a la última carta que se juega este esquema de gobierno en la arena política internacional: su acople con formaciones culturales reaccionarias en las cuales tan finamente teje la herencia histórica del nazismo su metamorfosis en el discurso neo-liberal, a través de la aplicación de esa antropología precisamente a las luchas contra el carácter opresivo del neo-liberalismo, luchas estas orquestadas con representación de conflictos sociales que no responden al modelo tradicional de las luchas de clases.

Este flanco de la batalla por el socialismo está, por lo menos en Cuba, totalmente inerme. Por eso no sabemos adónde vamos. El antropólogo Sergio Villalobos fue de los primeros en alertar el enorme costo social del amordazado drama de la engañosa oposición entre neoliberalismo y las dictaduras socialistas. En su brillante y conciso trabajo ?El fascismo neoliberal?, lo explaya sin reticencias:

?Más allá de mostrar la incongruencia estructural entre capitalismo y democracia, o de cuestionar la noción reducida de libertad propia del horizonte liberal clásico o neo-liberal contemporáneo, me interesa ahora cuestionar la falsa oposición entre totalitarismo y democracia liberal, porque ella es la que fundamenta la oposición contemporánea entre neoliberalismo, como orden de la libertad y del progreso, y cualquier intento por corregir los procesos de acumulación y de concentración de la riqueza, procesos que son resistidos desde la lógica neoliberal como expresiones de un intervencionismo contrario a las libertades individuales?. [Sergio Villalobos Ruminot: Ob.Cit. p 2 http://www.el desconcierto.cl/2018/06/04/cl. ]

Mucha razón tenía Hegel en decir, y esto lo cita el filósofo español Contreras Ugarte en su Tesis Doctoral Enero, 2016, en la página 361, que ?la unidad negativa del pensamiento es el ser para-sí-mismo, donde el pensamiento permanece ante ella detenido, y por otro lado obtiene otro ser en lo que es para ella el objeto?. [ Jesús Víctor Alfredo Contreras : ?Poder, valores y derechos humanos?] Pero esto no se podría comprender bien sin contextualizarlo, sin decir cuál es ese otro objeto del ser para sí en que está cambiada la representación normal, y hacer tal cosa, enseguida nos llevaría a aplicar las consideraciones conque el gran Malebranche calificó de ?miserable? al filósofo holandés Baruch Spinoza, porque no supo distinguir las dos maneras de considerar la relación de la idea con lo real, y que están separadas por una barrera casi infranqueable, porque a pesar de que una de ellas vislumbra su incompatibilidad natural con el mundo de la cualidad sensible, esto no les importa, porque como bien señala León Brunschwicq : ?saben que no se encontrará en la contemplación de la extensión inteligible el secreto de las limitaciones y de las imperfecciones que presenta el universo material.? [?Etapas de la Filosofía Matemática? p 165 1era Edición Editorial Lautaro, Bs.As., 1945]

Pero esto hay que explicarlo más por la importancia que tiene para la lucha de clases. Esas dos maneras indican dos especies de extensión: la una inteligible, la otra material. En la primera de ellas se oculta con gran posibilidad de no ser descubierto eso que Leopoldo Marechal llamaba en su gran cuento ?El Primer Apólogo Chino?, ?primum vivere?, o sea ?primero vivir?, pues sabiendo que el ser humano está limitado en muchos respectos, no todos pueden resistir la fuerza íntima de las determinaciones espaciales que se presentan en el mundo sensible, y como estas tienen sus razones en la esencia inteligible de la extensión, es esperable que se someta a ella un hombre cuyas ideas estén formadas mayormente de realidades inteligibles y necesarias, ya que toda vida ajena a la materia tiene que tener principio superior a la materia, de lo contrario sucumbe a las exigencias de ella, las cuales se podrían resumir en una orden de ver el universo como un conjunto de realidades definidas por las figuras que recortan en la extensión y unidas unas con otras en una relación de necesidad externa, reduciendo todos los cambios a fenómenos de movimiento con la ayuda de su imagen espacial, pues sólo así se hace factible participar de la productividad eterna de esa infinidad de esencias que expresan la realidad, y que desbordan por todas partes los límites de nuestro horizonte humano, donde sólo una adecuación especial del ser a ese soporte psicológico que se desprende de la idea de la extensión considerada como inteligible, puede realizar la abogacía de una causa a voluntad, donde sabemos que la idea es verdadera, pero la extensión, es decir, el espacio en que la pensamos no ha sido engendrado jamás de esa manera en la naturaleza.

Parece que el Obispo George Berkeley ( 1685-1753 )tuvo conciencia del enorme reporte de incoherencia que representaría para el desarrollo autoritario del pensamiento conservador este juicio político del Padre Nicolás Malebranche ( 1638-1715 ), pues le exigía a este, cuando aquel lo visitó en París, en Noviembre de 1713, retractarse de su doctrina de las ?causas ocasionales?, de las cuales peroraba el francés arguyendo que ?hay cosas que nosotros conocemos sin ideas? [?Berkeley and Malebranche: A study in the origins of Berkeley?s thought?p 74 . Arthur Aston Luce. Oxford Clarendon Press, 1967], denotando con esto la pertenencia del fenómeno a un género de oportunismo, que nos violenta en el no reconocimiento voluntario de la parte que tomamos en la realidad, y que es ir al encuentro de las imágenes que nos brinda el mundo, dirigiendo la mente hacia las puras ideas de la extensión que yacen detrás de la imagen, pero como nos dijo el abate francés, ?el hombre siempre está tratando de evadir esa verdad? [A. A. Luce. Ob.Cit.p. 89 ], pues el desafío a la razón consiste en ignorar que tanto la idea, como su acuerdo con la imagen de la realidad, son entidades que nos engañan, ya que ?nuestra voluntad no muestra la idea a la mente, mucho menos la crea de la nada?[ Ob.Cit, p.88 ], porque la idea clara y precisa de la extensión excluye las cualidades secundarias del espacio que están en la mente porque no hay otro lugar más donde ellas pudieran estar, y por tanto, es más fácil conocer ese espacio que las ideas intrincadas que están en el alma de las personas que condicionan ese espacio. Explicado esto, ya podemos introducir en qué consistía la enorme desavenencia del Obispo de Cloney con su Maestro francés, pues mientras en Berkeley había un miedo palpable a los atributos del espacio real, el cual mistificó con su sorprendente tesis de que las cosas materiales eran ideas, lo cual no significaba una simple inmaterialidad de las cosas reales, pues con esto no impugnaba la existencia ?de lo que los filósofos llamaban sustancia material, ya que las dos frases difieren solo en la prudencia, no en el significado.? ?según creía.[ Ob.Cit.p. 69 ], ?Diferir en la prudencia?, significaba dar al traste con la fuerte línea divisoria que establecía Malebranche entre las ideas que representan lo que está fuera de nosotros, y las sensaciones que nos representan a nosotros y que se encuentran dentro de nosotros mismos, para que el plebeyismo pueda organizar la zozobra del criterio propio viciando el consentimiento del hombre hasta donde lo permita la fuerza de su espí­ritu, toda vez que su negación de la materia era un tributo que pagaba al representacionismo, que requiere la ausencia de la cosa, y demanda más la presencia de una idea de la cosa. Veamos lo que dijo este Profesor de la Universidad de Dublín, del modelo berkeliano idea-cosa: ?It is to be taken seriously. It is a real being, distinct from the thinker, distinct from the thing thought about. It serves a definite purpose in knowledge, enabling me to know what you know without losing my identity in yours.? [A. A. Luce Ob.Cit. p. 77 ]

[ ?Esto es para ser tomado seriamente en cuenta. Esto es un ser real, distinto del pensador, distinta de la cosa que el pensamiento determina. Ello sirve a un definido propósito en el conocimiento, permitiéndome gozar de tus ventajas pero sin romper formalmente con los tuyos? (la traducción es mía)]

Las enmiendas de Malebranche al pensamiento de Spinoza, son de la misma índole de los cambios que necesita realizar el socialismo cubano

Eso de ?diferir en la prudencia? nos trae de improviso al contexto actual, pues en este se ve claramente una práctica muy similar al concepto que tenía Berkeley de la Divinidad ?basado en la atención al contraste entre las pasiones y las operaciones?[Ob.Cit.p.74 ] . Alude al caso en que las oposiciones que se producen por el uso de la inteligencia en las cuestiones sociales y políticas, aparecen en principio unidas a manifestaciones de la extrema conservadora. Baldwin dice que ?la única oposición posible entre la inteligencia y el sentido del deber, es la que nace en casos particulares cuando el proceso intelectual representa la síntesis inferior de los valores individuales y sociales cuya sanción es el éxito o el placer?. [J.M. B. Ob.Cit. p. 376] Entonces la asimilación del acto que la inteligencia en ese grado inferior exige, tropieza con dificultades y obstáculos; pero como bien plantea Spinoza: ?no hay facultad capaz de limitar desde fuera la acción de la inteligencia? [L. Brunschwicq: ?Etapas de la Filosofía Matemática? p 170 ]; la falsedad se deja vencer solo constatándola desde dentro. Lo único que se acercaba más al convencimiento del sentido de lo justo era la doctrina de Malebranche. Yo tengo para mí que Berkeley sabía el estrago que estaba causando en el concepto de la justicia. El berkelianismo perdura no por su increíble insensatez, sino por la dicción místico-religiosa creada para domar al mundo sensato con su intrépida aseveración de la naturaleza del objeto percibido y conocido, pues no cabe duda de que ese distinto ser de la idea que adula la vanidad humana, se convirtió con el paso del tiempo de ?lo sin mente? a ?sin mi voluntad?, dizque en un insulso motor de fuerzas ?progresistas? de la historia. En cuanto a Spinoza, creemos que fue el padre de la subordinación del sujeto a la realidad objetiva exterior que ha reducido el espíritu de las sociedades a la desvalorización de su humanidad; y esto, en los albores de la Modernidad, era muy difícil de concebir aun para los transgresores de la libertad.

Pretendo ser muy parco en hablar de Spinoza porque los contrasentidos de su vida y de su obra me llevarían a extensiones no previstas para este objeto de estudio; pero solo diré que no le haríamos justicia si lo comparáramos con los arribistas políticos nuestros, ya que su nivel de contradicción fue tan grande que difícilmente haya entre los que prestan su apoyo a causas deplorables, quienes parezcan a su vez abjurarlas más con su actitud. Es difícil hallar en los espíritus obtusos dos cosas que tenía en abundancia Spinoza: ingenuidad y nobleza de sentimientos. Baruch dió muestras de desapego a las cosas materiales con tan definido desinterés que parece desautorizar con sus hechos los efectos sociales de convertir la razón en criterio único de verdad, y por eso ofrecía a sus contemporáneos la controvertida imagen que constata uno de sus biógrafos: ?tanto más elevado, cuanta más aversión tiene por el bien?[ León Dujovne: ?Spinoza, su vida, su época, su obra? p. 218, Bs. As 1941] La aserción dista mucho de ser verdadera, pues yo estimo que lo que divide al ojo del espíritu no es siempre mala fe, y él defendía la necesidad ineluctable de las cosas con la mayor ingenuidad, a pesar de ser un pensador tan grande. Si creía ver en el espacio inteligible ?una forma jurídica recibida de Dios mismo, que debía valer lo mismo que otros decretos eternos de Dios? [Ob.Cit. p. 220], no participaba de esa productividad de las esencias inteligibles, y al mismo tiempo declaraba ?falsos los hombres que buscaban sin medida los honores y las riquezas? [L.D. Ob.Cit. p.217]

Tal vez nadie comprendió mejor el panorama de esa división interna del carácter del hombre arribista que el abate Malebranche, destruyendo con su mirada a través de los siglos, la presunta honorabilidad de tanto gerifalte impávido de nuestra prensa. ¿Para qué citar nombres si las cosas que dicen en medios televisivos o firman en la prensa plana los identifican por la perplejidad que causan?. En una carta que el filósofo escribió a su amigo Dortous de Mairan, refiriéndose al holandés, le decía: ?Creo Sr, que ese autor está lleno de equívocos?Pasando de la ciencia geométrica al universo dado, no se encontrará pues ninguna propiedad espacial que la extensión inteligible no permita explicar. Pero esto no significa que la existencia misma del universo sea una consecuencia necesaria de esta esencia inteligible.? [ ?Etapas de la Filosofía Matemática? p 162 L.B. ] ?Es aquí, --dice León Brunschwicq--, donde a juicio de Malebranche, Spinoza se extravía: ?él confunde la idea de la extensión con el mundo; es decir, que tomando las ideas de los cuerpos por los cuerpos, y suponiendo que se los ve en sí mismos, encierran las ideas que iluminan nuestros espíritus con la obra que las ideas representan? [Carta del 29 de Septiembre de 1713, citada por L.B. en pag 162 Ob.Cit. ]

Estamos hablando de la ?pequeñez telúrica de toda la curatela vernácula?, como diría el Maestro cubano Elías Entralgo [?Lecturas y Estudios? p 137.], aludiendo también a esa famosa frase que dejó inconclusa Martí en la última carta que escribió antes de caer en combate en Dos Ríos fechada el 18 de Mayo de 1895 y dirigida a su amigo mexicano Manuel Mercado: ?Hay afectos de tan delicada honestidad.? Eso significa que hay adherencias políticas que toman otro rumbo ante cualquier imposible caso de explicación; pero seguimos identificándonos superficialmente con ella mientras nosotros no seamos ese caso. ¿Cómo comprender fuera de esta hipótesis a un Felipe Pazos, Manuel Bisbé, o Raúl Chibás, firmantes del Pacto de Miami en 1958, desautorizado luego por el Comandante en Jefe, y que hayan llegado a ser después, no sé del primero, pero el segundo y el tercero, a primer representante del Gobierno Revolucionario en Naciones Unidas, y Fiscal en los Juicios de la Cabaña respectivamente? Es un milagro que todos ellos no hubieran terminado como el Ministro de la Agricultura Humberto Solís Marín. Pero además, ¿se pueden considerar inocentes ante esa frase acusatoria de Martí a tantos jóvenes comunicadores cubanos que afirman que el nuestro del 59 es el mismo proceso emancipatorio que inició Carlos Manuel de Céspedes con la Guerra de los Diez Años?

No se equivocó el profesor norteamericano James Mark Baldwin, (1861-1934) al decir que ?la propaganda socialista parece tomar su fuerza de la completa admisión de la autonomía del individuo, que obra bajo la forma personal de la sanción?[esto es que] es capaz de gobernarse sin el mecanismo obligatorio, por medio del cual la sociedad administra la experiencia acumulada.?[ ?Interpretaciones sociales y éticas del desenvolvimiento mental. Estudio de Sicología Social? p. 297 J.M.B. Daniel Jorro Editor] Tal vez sea esa, de todas las características del socialismo, la que está más vinculada a la creación social del miedo. Pero en esta imbricación pecan de ignorantes de su propio mal las mismas personas que lo fabrican. Es curioso que nuestros paisanos transgresores se hayan contaminado de la costumbre del Gobierno de no confrontar sus malas acciones con el criterio de nadie, precisamente porque tienen barruntos de que no son morales. No vendría mal citar en extenso a Baldwin quien profirió una idea acabada sobre esto:

?El sentido de un yo bueno, regular, obediente a la ley moral, el prototipo para todos mis juicios sobre lo bueno y lo malo, debe ser una conciencia, un Yo público. Cuando yo sé que la acción es completamente secreta, absolutamente desconocida para todos los demás, entonces faltan, ipso facto, las condiciones para un juicio moral. Ese mismo sentimiento de publicidad es incompatible con mi conciencia de secreto. El secreto destruye gran parte de nuestra competencia moral. Mientras estoy seguro de ese secreto, no puedo emitir un juicio moral pleno.? [J.M.B. Ob.Cit. p.303]

Por eso digo que, en cuanto a que esta sociedad tenga mucho menos miedo que la de 1989, como dice Padura, no es ni siquiera probable, pues se sigue apostando por la eliminación física de la protesta contando con el desconocimiento del mundo. En esto hay un equívoco. Es claro que esa es la impresión que da la apariencia de la población completa, de no tener miedo, porque está absorta, imbuida de escaparates de boutiques, aferrada más que nunca a la más prosaica cotidianidad de la vida, solicitada toda ella en la convocatoria de un equilibrio entre indolencias a costa de mitos patrióticos, de cuya magia se encarga la propaganda y el galopante costo de sus menesteres. Pero hay otra parte, rebelde a esa asimilación, que es el verdadero país, la Cuba viva, verdaderamente digna de elogio, que sí tiene miedo porque la reacción está dirigida contra ella, pero saca valor de un hecho más penoso que el miedo: vemos que se nos está acabando las posibilidades de vivir en un país mejor, que el tiempo pasa en vano, infecundamente, arrastrando los mismos problemas de hace cincuenta años, sin llegar a cumplir las potencialidades de realización que les son dadas a los seres humanos. La gente no tiene miedo en países donde el pueblo está unido como Chile, Ecuador y Bolivia; pero en países como Cuba, donde la gente desconoce sus propios intereses como pueblo y vive para sí cada vez más, el miedo forma parte del juego político. La última cifra que dió el Observatorio Cubano de los DD. HH, fue de 119 presos políticos. En lo que va de año se produjeron 2768 detenciones arbitrarias a disidentes cubanos, muchos de los cuales han sufrido violencia en sus cuerpos. (violación del artículo 60 de la Constitución) La represión contra los comunicadores independientes, a pesar de demostrar más oficio, ha crecido en la Isla, porque dice el Gobierno que no reconoce más periodistas que los acreditados ante la U.P.E.C. Al fín la prensa cubana empieza a publicar sus secretas acciones políticas contra los disidentes, y en el periódico ?Granma? en su edición del 20 de Noviembre 2019, anunció el encarcelamiento desde el 1 de Octubre de este año, de José Daniel Ferrer y tres individuos más, por haberle propinado una paliza a un individuo no se sabe por qué motivos, que ha tenido luego necesidad de cuidados de hospital, además de otros cargos que los presentan como delincuentes comunes. Si partimos de un compromiso de crédito a las autoridades cubanas, este se defrauda mucho con el conocimiento de otro hecho que no publicaron, y del cual nos enteró el periodista independiente de Ciudad de la Habana (regulado), Boris González Arenas, que lo reportó a Radio Martí el 2 de Octubre del presente año: la demanda por difamación a Bruno Rodríguez Parrilla, --a la que no se le dió curso--, que interpuso el ex preso político cubano Julio Ferrer Tamayo, ante el Tribunal Supremo de la República, por levantar contra este falso testimonio al decir ante el pleno de los DD.HH. en Ginebra que dicho sujeto ?era un delincuente?. ¿Cree el Gobierno que va a ganar la batalla del socialismo así? Aunque quisieran mantener la censura hoy los dictadores, ya no pueden seguir fingiendo su venia de santos como en sus mejores días; cada vez las fuerzas progresistas están más depuradas .¿Cómo puede ser posible que un hombre con un nivel cultural aceptable que tiene al lado una mujer licenciada en Filología, perteneciente a la episteme más razonable de la humanidad, que tiene que conocer que lo que más brilla y vale de la inteligencia científica cubana le ha dicho ?no? en incontables trabajos ensayísticos a ese vetusto modelo fracasado de dirección estalinista revolucionaria, no le diga a su esposo : ?No Miguel, yo no te autorizo a dar ese paso?, como hacían las heroicas soldaderas del Ejército del Norte de Pancho Villa cuando sus maridos querían torcerse por las jugosas ofertas de traición que le ofrecía Venustiano Carranza si se pasaban al Ejército Constitucional de la República?. Por lo visto, entre vividores no vale el saber humanístico, aún del más alto nivel cultural. Seguramente ante las dudas que pudo tener el Presidente, ella le respondió: ?Para seguir el tren de vida que llevamos, no tenemos más opción que seguir la corriente del Partido?. ¿Quién les iba a decir a aquellas mujeres invisibles para el rol hegemónico del hombre bueno, que la historia las iba a convertir en un mito opresor de la mujer visible al servicio del hombre malo?.

Raúl Morín. 25 Nov. 2019, 8:30 A.M

Más recientes de Chaville

"Cíclope Vs. Cíclope"

A propósito de la presentación por T.V. de algunos hechos relacionados con la captura del disidente José Daniel Ferrer, doy noticia de la problemática esencial en que está detenido irresolublemente ahora mismo, y de la cual se debate por salir el proceso cubano 29/11/2019

El Buen Político II

Contesto aquí a una de las propuestas libertarias que formuló el escritor cubano en el extranjero, Eliécer Ávila, por considerarla inadecuada. La liberalización absoluta del capital, bajo las actuales condiciones cubanas, causaría más desastre del que existe actualmente 28/10/2019

" El Buen Político" ( I )

Analizo con cierto detenimiento la situación actual de las teorías oficialistas cubanas sobre la unidad del ser y de cómo estas tesis erróneas influyen en el aflojamiento de los laxos sociales en Cuba, ocasionando el haxis de la destrucción 14/10/2019

"Hay un grupo que dice"

Criterios eliminatorios de conceptoS de reapropiación que fundó la Modernidad, son reconocibles en la conducta que tuvo la Revolución frente al Grupo de Experimentación Sonora, y estan presentes tambien en la teoría vitieriana de la reminiscencia. 30/09/2019

"Una Tirria Jurídica : El Conviviente No Protegido"

Hago un análisis de la trascendencia de la figura jurídica "conviviente no protegido", que delusiona totalmente el marco opuesto: el "conviviente protegido", cuya paz conyugal se ve amenazada por asuntos ajenos al matrimonio 06/09/2019

Mostrando: 1-5 de 67