Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Javier Eduardo Buendía Aservi escriba una noticia?

Optimiza tu tiempo de trabajo

17/05/2017 15:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Mejora tu productividad y administra tu tiempo aprendiendo qué tipo de personalidad laboral tienes y cómo organizar tu día

Cuando te mueves en el mundo de los negocios o incluso si trabajas por tu cuenta, saber cómo administrar correctamente tu tiempo es una de las tareas más complicadas.

Hoy te brindaré 3 consejos que podrían serte útiles sobre cómo manejar mucho mejor tu tiempo y aumentar así tu productividad laboral, ¿Me acompañas?

  1. Define tu estilo de trabajo

Muchas personas creen que necesitan ser productivo es un bloque programado de tiempo de trabajo para hacer tareas específicas. Pero no todos pueden obtener el mismo éxito utilizando las mismas formas de planificación.

En términos de administración de tiempo existen dos tipos de líderes y emprendedores. El primero funciona con el programa “gerente”. Estas personas prosperan cuando planean su día en bloques de una hora, ¿Por qué no les funciona? Porque su estilo de trabajo está encarnado en la tradicional agenda de citas, donde cada día hay un corte entre cada hora.

El día de un gerente está lleno de reuniones, llamadas, mensajes y tareas pequeñas. Pero un “hacedor” podría no pactar demasiado con este método de trabajo. Un “hacedor” es alguien como un escritor o desarrollador, quienes necesitan largos bloques de tiempo para cumplir un proyecto. Para un hacedor, una reunión a la mitad del día es una molestia. Esto corta su flujo de trabajo personal y destruye rápidamente su concentración.

¿Eres un gerente o un “hacedor”?

2. Desarrolla tu propia programación

Una vez que entiendes tu estilo personal de trabajo, necesitas preparar una programación para tí mismo. Si eres un gerente, tu agenda diaria esencialmente debe seguir el mismo formato:

 

  • 9 a.m. Chequear mensajes

  • 10 a.m. programar reuniones y llamadas

  • 11 a.m. Atender una reunión

  • 12 p.m. Tomar el almuerzo

  • 1 p.m. Hacer llamadas

Y así sucesivamente. Pero como un hacedor, tu horario funciona sobre una base semanal o incluso a veces mensual. No trabajas para realizar tareas pequeñas. Trabajas para completar proyectos.

Programa un tiempo específico para responder todos tus correos de una sola vez

Es importante agregar bloques en tu programación para lo que es realmente importante en tu vida. Esto incluye reuniones entre amigos, alimentarse, ejercitarse, dormir y tiempo en familia - todo lo que probablemente podría olvidarse.

Es importante pensar críticamente sobre estos bloques y decidir lo que podría beneficiar el grupo de las actividades que realizas diariamente. Por ejemplo, si eres un emprendedor que en el corazón es un “hacedor”, tal vez es mejor programar todas tus reuniones en un día. Esto te libera el resto de la semana para trabajar en tus responsabilidades.

Finalmente, asegúrate de medir el tiempo que pasas trabajando en tus tareas auto-asignadas. Si te toma mucho terminar algo que te has asignado, tal vez necesites repensar por qué. ¿Te distraes mientras trabajas? ¿O la tarea requiere más esfuerzo del que tenías en mente?

 

3. Prepárate para eventos no planificados

Programar tu día o semana es más fácil de decir que hacer. Es casi inevitable que eventos inesperados te descontrolen todo. El truco es prepararte para lo inesperado. Es usual que los momentos de mayor productividad sean interrumpidos por compañeros que requieren respuestas rápidas. Programa 5 o 10 minutos de break cada hora. Acostúmbralos a que aprovechen ese periodo para preguntarte, y coméntales que el resto estarás enfocado en otras tareas.

Agendando tus horas en la oficina es otra opción. Si eres más productivo en la mañana que en la tarde, trabaja duro en la mañana y en la tarde enfócate en resolver dudas y asistir a las reuniones.

La misma estrategia aplica a las distracciones; como responder correos o mensajes. Si tienes muchos mensajes un día, responder cada uno en cuanto los recibas realmente puede mejorar tu productividad. Programa un tiempo específico para responder todos tus correos de una sola vez. Es recomendable pasar una hora en ello tan pronto como llegas a la oficina.

¿Te distraes mientras trabajas? ¿O la tarea requiere más esfuerzo del que tenías en mente?

 


Sobre esta noticia

Autor:
Javier Eduardo Buendía Aservi (4 noticias)
Visitas:
994
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.