Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Portalxv escriba una noticia?

Opinión: Las penas de Rafael

0
- +
08/12/2017 11:43 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Captura de pantalla, Diario El Telégrafo.

Desde que Correa anunció regreso al país para su breve estancia que lo tuvo entre nosotros, no existió mayor saboteador de su incipiente mito que él mismo. El país aún guarda la imagen del Rafael que ante cualquier gesto contra él, pedía detener su caravana -atiborrada de policías y militares- para enfurecido correr a enfrentar a quien se le oponía, sin importarle si era una mujer, un artista enfermo o un simple muchacho.

Actitud muy diferente a la de su arribo el pasado 25 de noviembre a Guayaquil.

Esa noche ni siquiera registró llegada Rafael. Quien llegó fue Vicente. Un Vicente que ocultaba al abusador que aún recordamos y al reciente Rafael, al de la estrechez económica del ático de Bruselas. Ese Vicente resultó algo cobardón, prefirió correrle a quienes lo esperaban en la puerta principal de la terminal aérea.

Ya vuelto en Rafael, a Correa le dio por olvidarse de sus ataques y bajezas de antaño. Algo que lo hizo ir de bruces en los lugares donde no estaba previsto o fue impedido hacer uso de sus frases de tarima y sus malos chistes, incansablemente repetidos.

Se fue de bruces cuando calificó de "garroteros" del actual gobierno a los Bucaram, olvidando a los garroteros que estuvieron a su servicio para agredir a los diputados del 2007 y, sobre todo, olvidando acuerdos alcanzados con la familia del ex presidente roldosista, para que gracias al ex TSE, terminase haciendo y deshaciendo de la mayor riqueza de nuestra historia como república. De igual forma terminó cuando sus contradicciones afloraron en CNN. También en las veces que tuvo el desparpajo de reclamar espacio y atención en medios que procuró, en cada día de su gobierno, destruirlos.

Lo peor tal vez le sucedió en sus últimas horas de estadía en el país: empezó a difuminarse, su mito de político seguido por las masas se empezó a volatilizar. Así, huérfano de partido político y desprovisto de las nutridas huestes de sus días en el poder, se devolvió a Bruselas, llevando entre sus maletas más penas que glorias. (O)

Columna publicada originalmente en Diario El Telégrafo


Sobre esta noticia

Autor:
Portalxv (797 noticias)
Fuente:
portalxv.com
Visitas:
27
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.