Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gabriel Hidalgo Andrade escriba una noticia?

No soy correísta, pero…

20/04/2016 07:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Es necesario prevenir a la sociedad de las consecuencias en el uso de esta frase publicitaria. Es momento de renunciar a las preferencias políticas y ver que la esperanza de un pueblo es la solidaridad de su propio pueblo, no una casta de políticos enquistados en el poder

"No soy correísta, pero” es la nueva campaña en redes sociales que impulsa el troll center, orquestada por clientes y fanáticos del presidente Correa.

Después del fracaso en la gestión de la comunicación sobre la tragedia del 16 de abril y la ineficiencia en la respuesta de asistencia inmediata para paliar los efectos de la crisis humanitaria, el aparato de propaganda del correísmo se encuentra empeñado en posicionar una imagen humana, suave y espiritual del presidente Rafael Correa.

La campaña ha tenido aceptable éxito. Muchos usuarios de las redes sociales, desde cuentas reales, cayeron en la trampa y reprodujeron el mismo mensaje en sus cuentas personales provenientes de otros usuarios creados para apoyar, justificar y defender al régimen.

Haciendo una breve búsqueda se pueden encontrar cientos de mensajes, siempre acompañados de la expresión “no soy correísta, pero…”. ¿Cuál es el mensaje de esta campaña? ¿Qué busca posicionar?

“No soy correísta, pero…” intenta difuminar la responsabilidad del gobierno y de la persona del presidente Correa en la ausencia de recursos para la atención de las víctimas y damnificados del terremoto, así como imprimir una imagen positiva de espiritualidad y de sacrificio canónigo en el mandatario. Generalmente a la frase está acompañada de una foto del presidente Correa arrodillado, seguramente orando en una iglesia y con los ojos cerrados. La imagen es muy buena y seguramente no es improvisada.  

Basta hacer una breve búsqueda en las redes sociales para encontrar mensajes como “que Dios lo ilumine”, “que Dios le de sabiduría y fuerza”, “él es nuestra esperanza”, “él lleva una cruz grande en su espalda”, “apoyemos al presidente”, etc.

Se trata de una campaña con un profundo contenido de unidad alrededor, otra vez, de la persona del presidente. “No soy correísta, pero…” también intenta atraer a los correístas desencantados, que han renunciado a su afición por el correísmo, que ya no serían correístas en este momento, “pero” que podrían apoyar de nuevo al presidente Correa.

Se trata de hacer creer que el correísmo no tiene intención de politizar el asunto y de conseguir réditos políticos. Que quienes politizan la tragedia son quienes informaron sobre el asunto, consiguieron el interés de la comunidad internacional y organizaron la ayuda inmediata a los damnificados, todo a través de las redes sociales. Se trata de hacer creer que los héroes anónimos de esta tragedia son los responsables de politizar esta crisis humanitaria por manifestar la preocupante ausencia e ineficiencia del gobierno durante los primeros 2 días de tragedia. Se trata de convertir a los héroes anónimos en los responsables de politizar la tragedia, y a los políticos, ayudados por esta forma de propaganda, en los héroes de la jornada.

“No soy correísta, pero…” también intenta atraer a los correístas desencantados

De fondo, más allá de cualquier campaña de reposicionamiento electoral, no se trata de apoyar a una persona o a la persona de un presidente. No. Se trata de apoyar a un pueblo caído en desgracia. Se trata de apoyar a este mismo pueblo que también se ha levantado con gran fuerza para ofrecer ayuda a sus hermanos más necesitados en medio de esta catástrofe.

La misma sociedad civil que el presidente Correa calificó como un peligro para la democracia en su reciente visita al Vaticano es la sociedad civil que ocupó la ausencia de liderazgo del correísmo y enfrentó la crisis sin necesidad de convocatorias, líderes o instituciones. Es la sociedad civil que ofreció información, asistencia humanitaria y respuestas a las víctimas, damnificados y ciudadanía en general.

La organización provino espontáneamente de las redes sociales y de usuarios particulares, en ausencia de los canales de comunicación que hoy son propiedad del gobierno nacional, según la Constitución correísta.  Estos usuarios anónimos ofrecieron inmediatamente atención humanitaria, provocaron el interés de la comunidad internacional que ha venido a ofrecer su ayuda, ofrecieron la información negada en las primeras horas por la estatización de la información y por el temor de los grandes medios de prensa que temían informar libremente durante el estado de excepción.

Esa sociedad civil, sin caras visibles, sin rostros, sin protagonismos ni protagonistas, sin intereses electorales, acompañada solo de su generosidad, por esa gente amable, generosa y buena es por quienes debemos dirigir nuestras plegarias a Dios, para quienes debemos pedir lucidez y fuerza; esa sociedad civil es nuestra esperanza, esa sociedad civil es la que lleva una gran cruz en su espalda, no un proyecto político fracasado y desalmado que hace campaña electoral aun en medio de esta terrible desgracia.

En los próximos dias presentaran, como pieza publicitaria, una carta redactada por un niño y dirigida al presidente Correa para ofrecerle ánimo y fe. La carta seguramente será ventilada en sus aparatos informales de propaganda y sabatinas. 

Es necesario prevenir a la sociedad de las consecuencias en el uso de esta frase publicitaria. Es momento de renunciar a las preferencias políticas y ver que la esperanza de un pueblo es la solidaridad de su propio pueblo, no una casta de políticos enquistados en el poder.

@ghidalgoandrade


Sobre esta noticia

Autor:
Gabriel Hidalgo Andrade (194 noticias)
Visitas:
194
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.