Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Luis Fernando Torres escriba una noticia?

La muerte cruzada y el petróleo

07/08/2010 11:11 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando se mueven las aguas los peces suben a la superficie

Para atrapar a los peces las aguas deben revolverse.

Cuando las aguas están claras y calmas, los peces se mueven muy debajo de la superficie. Para que emerjan las aguas deben estar revueltas. Y para que se enojen y muerdan todo a su paso, incluido los anzuelos, las aguas deben estar aún más revueltas.

Hace pocas semanas, los proyectos de ley de educación superior y de comunicación se quedaron en medio camino, por desacuerdos al interior del bloque parlamentario gubernamental. Parecía que el Gobierno había perdido la mayoría monolítica con la que había funcionado la Asamblea Legislativa.

Aparentemente decepcionado por la ineficacia legislativa de su bloque, reaccionó el Presidente y en una cadena sabatina sorprendió con el anuncio de que estaría analizando la posibilidad de recurrir a la figura constitucional de la muerte cruzada para disolver la Asamblea y, así, enviar a los asambleístas a sus casas.

Bastó tal anuncio para que, en forma casi milagrosa, entraran en vigencia las reformas a la Ley de Hidrocarburos, inclusive, sin necesidad de aprobación de la Asamblea. Los diputados oficialistas, sin fracturas ni protestas, con la ayuda de algunos diputados opositores que se atrasaron a la sesión fallida, le permitieron al Presidente que su proyecto inicial se convirtiera en ley tal como se lo había redactado en Carondelet.

Este gesto amistoso de los asambleístas fue suficiente para que un vocero de la Presidencia dijera que, por lo pronto, se había disipado la necesidad de la muerte cruzada.

Con un simple susto el Gobierno consumó una reforma de fondo en el área hidrocarburífera.

Los asambleístas aprobaron la ley de hidrocarburos en medio de un gran susto

Gracias a que el Presidente revolvió las aguas del estanque parlamentario, los asambleístas mordieron los anzuelos de la soberanía petrolera.

De pronto, con la Ley publicada en el Registro Oficial, los agenciosos parlamentarios gritaban el “petróleo ya es para los ecuatorianos y no para las multinacionales”. Con tono melodramático hicieron ruidosas proclamas nacionalistas. Creían que, con esos destemplados discursos, a los ecuatorianos nos podían convencer de su defensa de la integridad petrolera.

Las reformas a la Ley de Hidrocarburos cambiaron los contratos de participación a contratos de prestación de servicios. Dieron luz verde para que se retornara a épocas pasadas cuando el Estado celebraba contratos de prestación de servicios con las empresas petroleras privadas. Con una u otra forma contractual las multinacionales petroleras no pierden. En los contratos de participación, como su nombre lo indica, el Estado y la empresa “participan” en la rentabilidad. En los contratos de prestación de servicios el Estado le paga a la empresa por hacer el trabajo de explotar el petróleo. En el fondo, no hay mayor novedad en la transformación contractual, salvo por el hecho que ello conlleva la realización de largas y complicadas negociaciones entre funcionarios estatales y gerentes de las multinacionales.

La mayor novedad que trajo la nueva legislación petrolera fue la de regular la contratación directa entre empresas estatales extranjeras y el Estado ecuatoriano. De este modo, quedaron santificados los contratos con PDVSA de Venezuela y otras empresas estatales, a la vez que se establecieron las condiciones para que puedan seguir celebrándose ese tipo de contratos.

Los mayores críticos de la Ley, Roldós y Acosta, fueron más lejos con graves acusaciones en contra de las petroleras y de los agentes gubernamentales.

Con esta breve experiencia de sustos, aguas revueltas y anzuelos, el Presidente ya sabe que otro anuncio de la muerte cruzada será suficiente para que los parlamentarios muerdan el anzuelo de la “excelencia educativa” y aprueben la Ley de Educación Superior.

Con la Ley de Comunicación la situación va a ser más difícil. Resulta que algunos de los opositores que tienen la costumbre de atrasarse a las sesiones mantienen intereses en la comunicación, así como algunos oficialistas. Las aguas van a tener que revolverse con fuerza.

El presidente asustó a los asambleístas con la muerte cruzada

En la Ley de Comunicación se pondrá a prueba la resistencia del estanque parlamentario.


Sobre esta noticia

Autor:
Luis Fernando Torres (78 noticias)
Visitas:
1330
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

MARISOL (07/08/2010)

Me da mucho coraje que esta gente que tiene el deber de representarnos como legisladores al pueblo y ojo no es que ellos vienen de cuna de oro, y sinembargo el poder los tiene ciegos y,mudos por la falta de decision aprobando para no quedar mal con el Jefe Correa