Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Los millennials, hijos de la crisis de 2008 y la Covid: "Ahora que empezábamos a soñar, nos mandan a la mierda a todos"

4
- +
13/05/2020 23:14 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Generación maldita, de incertidumbre, de precariedad, de frustración...Hablamos de los millennials. Esta generación ha vivido la recesión económica del 2008 y ahora se enfrenta a uno de los mayores retos de nuestra historia: la crisis que provoca y provocará el Covid-19. Esta crisis les ha golpeado y ya más del 50% de la destrucción de empleo en España derivada de la irrupción de la pandemia afecta a menores de 35 años, con aproximadamente 460.000 puestos de trabajo destruidos en estas edades en el mes de abril.

Los millennials han sido objeto de varios estudios y han estado durante mucho tiempo de moda, ¿pero quiénes son realmente los millennials? Pablo Mondragón, tecnoantropólogo y cofundador y director en Antropología 2.0, explica a 20minutos que son los nacidos entre los 80 y los 2000, la generación de los últimos 20 años del siglo XX. Se trata de una generación que ha crecido con muchas expectativas por ser hijos de los boomers (baby boomer), que han sido considerados como la primera clase media de la historia. Muchos de la generación de los bomers tenía coche, casa, hijos, un trabajo fijo y salarios dignos. Por ello, los millennials pudieron acceder a una formación superior y ser "la generación más preparada de la historia" y todo apuntaba que iban a triunfar.

Con la crisis del 2008, estos jóvenes se dieron cuenta de que sus sueños se han truncado. En aquellos años muchos millennials no estaban en edad de trabajar, sin embargo veían cómo sus padres iban perdiendo sus empleos, sus casas y sus negocios. Pero la crisis del Covid-19 les apunta directamente a ellos y son los más afectados por esta situación. La profesora de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), Marta Calderero, sostiene que "antes de la pandemia de la Covid, los estudios ya mostraban que los millennials eran la generación que se sentía más estresada". Y la causa de este estrés se produce por los "problemas financieros y la inestabilidad laboral, y la repercusión negativa que tenía en su desarrollo y crecimiento personal y en su ámbito familiar". Ahora no hace más que empeorar y con esta nueva crisis "sentirán altos niveles de estrés y la sintomatología ansiógena tenderá a cronificarse".

Ángeles Rubio Gil, profesora de la Universidad Rey Juan Carlos especializado en Sociología Económica señala que los millennials "ya habían asimilado la precariedad laboral y el futuro incierto, por lo que les ha venido bien su gran capacidad de adaptación". Sin embargo, no es igual para todos porque millennials más mayores "les ha pillado en el peor momento para consolidarse profesionalmente, crear una familia o emanciparse". "Ya vivieron la crisis del 2008 los más mayores y la incertidumbre no les puede, pero sí ver truncados sus sueños en los peores momento", valora.

Gustavo de 21 años es un joven madrileño que vive en Galicia por temas de estudios y porque es su sueño. Él recuerda la crisis del año 2008 con mucha tristeza e impotencia. "Tenía 10 años y mis padres poseían un restaurante y con la crisis se arruinaron. Eran muy mayores y nadie les daba trabajo, menos en hostelería", cuenta. Primero las deudas, luego perder el restaurante y llegaron los desahucios. "Vivimos tres desahucios. Aquello fue un drama: comíamos de cáritas y dormíamos en un samur social. Mi madre no comía para que podamos comer nosotros y nos decía que había comido. Eso fue muy duro". Toda está situación llevó a Gustavo a no centrarse en sus estudios y le generó rabia contra el sistema. "Dejas de creer en todo de repente y los planes de futuro que tienes se rompen", relata.

Los pequeños negocios como el del padre de Gustavo se arruinaron y las multinacionales se enriquecieron, y eso provocaba más rabia en él. Repercutió en sus estudios y empezó a beber y fumar porros con una corta edad. "Lo único que quería era evadirme e intentar ser fuerte delante de mis padres, pero no podía y dejé de soñar".

"Cuando tenía 17 y 18 años, mi padre empezó a recuperase y montó un bar en el que trabajé y aprendí el oficio de la hostelería. Al ver más estabilidad, empecé a tener de nuevo sueños. Me fue a vivir a Galicia, que era lo que siempre quería", añade. "Con esta crisis y ahora que empezamos a soñar de nuevo nos mandan a la mierda a todos. Ves cómo se va a truncar todo", explica Gustado. Sin embargo, cree que no va a ser tan duro porque le pilla con 21 años y puede trabajar. "Me siento más fuerte, más capacitado", concluye.

Otro caso distinto es el de Alberto, un joven murciano de 28 años que vive en Madrid. Él estudió dirección de teatro pero trabajó muy poco de lo suyo y ha tenido que recurrir a la hostelería con unas condiciones muy precarias. En la crisis del 2008, Alberto estaba más preocupado por sus padres que por él, pero ahora con la crisis del coronavirus sí que lo está notando.

"Ahora no podré realizar ningún de los dos únicos trabajos que sé: dirigiendo o de camarero". El joven dejó de trabajar en un bar cuando le ofrecieron algo de lo suyo y antes de la crisis de la pandemia tenía varias funciones pendientes pero se cancelaron todas. "El largo plazo no existe. Ni siquiera podemos salir de nuestra casa, cómo voy a pensar en llenar un teatro con 500 personas", lamenta. "No veo futuro. Estoy muy decepcionado y muy jodido", añade. Él cree que los proyectos fracasan porque no actuamos de forma colectiva y sostiene que esta crisis como todas "va a favorecer a los de siempre".

"Mi futuro laboral va a ser peor porque dentro de la industria cultural las partidas se las acaban dando a las grandes productoras. Las posibilidades laborales son muchísimo peor. La gente se reúne antes para pegarse una fiesta en una discoteca que para ir a ver una obra de teatro", concluye.

El tecnoantropólogo Pablo Mondragón señala que es erróneo llamar a los millennials "generación de la crisis" porque ha habido generaciones que han tenido que vivir la Primera Guerra Mundial, la Gran Depresión del 29 y la Segunda Guerra mundial, todo ello en poco más de 40 años. "Los millennials no son la generación de la crisis, sino la generación incierta. No sabemos qué va a pasar porque hemos asistido a este cambio drástico que es internet", destaca.

Por otro lado, Mondragón señala que los millenials se enfrentan a algo más duro porque el sector hostelero ha entrado en una crisis repentina debido a la pandemia. "Perdemos esa red seguridad que es la hostelería. Ha sido siempre el sector que contrataba a esta generación", añade. Por tanto habrá que buscar alternativas, aunque podrán ser más precarias sino se articula bien y se reequilibra. "Ahora rige la uberización o la freelancización de la economía y será una transformación más precaria sino se hacen bien las cosas", prosigue.

Por su parte, Ánegeles Rubio, autora de varios libros sobre la juventud, añade que "el trabajo nunca volverá a ser lo que era, pero eso ya lo había asimilado". "Actualmente quizás se sientan más capaces, por necesidad, del autoempleo online o la marcha al campo en donde el trabajo es más estable y la vivienda y la vida requieren menos recursos económicos, y habrá más ayudas de las administraciones", valora.

"Todo parece apuntar que los millennials será la generación más afectada, siendo quizás la frustración el sentimiento más presente en todos ellos", señala la psicóloga Marta Calderero. La experta explica que los millennials y debido a la crisis del coronavirus podrán padecer "un trastorno de estrés agudo o de adaptación" y presentarán un estado de "ánimo negativo, sintiéndose poco felices y nada satisfechos". "Todos estos fuertes sentimientos de desesperanza pueden derivar en comportamientos irritables e incluso arrebatos de furia".

Hay otros comportamiento que presentarán como la sensación de fatiga, dificultades para concentrarse, cambios de apetito, dolores de cabeza y musculares, y también alteraciones del sueño, sobre todo, dificultades para conciliar o mantener el sueño.

"A lo largo plazo es probable que su sintomatología de estrés y ansiedad se cronifique. Los millennials pueden padecer ataques de pánico y presentar ansiedad generalizada. Pueden surgir otras patologías como trastornos depresivos, trastornos del sueño, abuso de sustancias y adicciones y aumentar los intentos de suicidio", apunta la psicóloga.

A ello se suma una visión más pesimista del mundo, del futuro y de sí mismo ya que vuelven a vivir una situación traumática. "Sentirán que sus vidas son una lucha continua contra incesantes obstáculos, viéndose como personas ineptas y poco capaces de alcanzar la felicidad", valora Calderero.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (35550 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
36
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.