Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gomesycia escriba una noticia?

MetrÓpolis - La Visita De Los Viernes

8
- +
05/06/2020 12:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

LA VISITA DE LOS VIERNES

William envuelve cuidadosamente su obra entre el plástico de burbujas, la mete en su caja y aún lía ésta en un discreto papel de regalo. El crujido del celofán le sobresalta. Se ha habituado tanto al silencio que ahora cualquier distorsión le produce un escalofrío.

Esta caja es muy diferente, en tamaño y en contenido. Aquellas maquetas de trenes que ahora se dedica a montar han conseguido llenar sus horas con una paz que durante meses creyó no poder alcanzar. Se ríe recordando aquellos otros trenes que hacían vibrar tan estrepitosamente esa otra casa, entre las risas algo avergonzadas de Tracy. El maravilloso hogar vibrante.

Ahora parece que hubieran pasado años, que todo lo que se les vino encima durante aquella semana fuera una pesadilla de siglos pretéritos, una broma crudelísima que le guardó el destino antes de su jubilación.

Todavía en camiseta y calzoncillos entra en la otra habitación, la que ha consagrado como museo del caso, la que le escupe a la cara fotos, pruebas, informes, declaraciones, pero sobre todo su propia incompetencia, su propia inutilidad para haberlo visto venir.

Se detiene unos instantes en aquella imagen de David, con el brazo herido y levantado para intentar ocultar el objetivo de la cámara. Le duele especialmente el momento en el que pudieron haberlo cambiado todo, el instante en el que le tuvieron tan cerca sin saberlo, sin darse cuenta de que iban transitando un camino marcado por un ser diabólico.

Se ajusta la corbata, la chaqueta y la gabardina. Aunque no ha vuelto a llover como entonces sabe lo traicionera que es la ciudad. Echando hacia atrás el raído sombrero va mirando por la ventanilla del taxi, y gira la cabeza al pasar frente a la comisaría, como huyendo del todo de un mundo que dejó de pertenecerle.

Entra con paso lento en el sanatorio y repite el saludo de cada viernes, mientras recibe el reconocimiento del enfermero.

- David Mills, por favor.

image


Sobre esta noticia

Autor:
Gomesycia (484 noticias)
Fuente:
gomesycia.blogspot.com
Visitas:
41
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.