Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Googleiz escriba una noticia?

Mejor zapatero el bueno en la UE de las maravillas

23/03/2010 17:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Adaptación de Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll, en clave de humor

(Adaptación de Alicia en el país de las maravillas< /em> , de Lewis Carroll)

< /p> < h3> |Episodio 2: De la madriguera al Parlamento|< /h3> Zapatero había descubierto que el Conejo Blanco era muy versátil y esa era la clave de su éxito. Ahora parecía un conejo de Estado, su soltura y magnanimidad con la presidenta madrileña conferían otra dimensión a sus actos públicos. El AVE le había llevado muy lejos. ¿Cuál sería su próxima estación? ¿Tal vez Moncloa? “A saber. No te puedes fiar de nadie, se repetía Zapatero.

El presidente siguió avanzando por la madriguera del Conejo hasta llegar a un vestíbulo lleno de puertas, pero todas estaban cerradas con llave. Cuando comprobó que no podía franquear ninguna de ellas, gritó con todas sus fuerzas llamando al Conejo, pero este no apareció. Entonces el presidente recordó que su ministro de Información tenía una llave que todo lo abría, una oreja con escuchas y unos ojos que lo veían todo. Sin pensarlo dos veces, dijo en voz alta: “Alfredo, sé que me estás viendo y escuchando, así que sácame de aquí ahora mismo o Elena te retirará los fondos para desarrollar más spyware < /em> contra el PP. Y de inmediato, se abrió la puerta dando paso a una entrada no más ancha que una ratonera. El presidente se arrodilló, no para rezar con Obama, sino para mirar a través de aquella especie de pasadizo para enanos. Fue entonces cuando vio el jardín más maravilloso que pudiera imaginar. Era la Comunidad de Madrid.

¡Qué ganas tenía de salir de la oscura madriguera del Conejo y pasear entre aquellos macizos de flores multicolores y aquellas frescas fuentes! Pero la puerta era muy pequeña y ni siquiera podía pasar la cabeza por su abertura. Intentó recordar qué decía el Evangelio sobre esos casos pero había pasado demasiado tiempo desde la catequesis de su primera comunión y solo le sonaba algo de un camello, un agujero, una aguja y poco más. La única solución para entrar o salir -dependiendo de cómo se mire la puerta- la tenía el Conejo en su chistera. Zapatero llenó de aire sus pulmones y grito con todas sus fuerzas: “¡Conejo te ordeno que te presentes ante mí inmediatamente!

El Conejo, que estaba inaugurando una nueva estación con Esperanza, tosió un poco para mitigar el grito de su jefe. “Disculpa, querida, tengo un asunto urgente que atender, pero volveremos a vernos muy pronto, le dijo mientras besaba su mano ceremoniosamente. Luego se fue corriendo hasta la puerta pequeña donde estaba Zapatero.

-Presidente, estas no son formas de llamar. La próxima vez dame un toque al móvil.

-Sí, claro, para que se entere Alfredo de la conversación.

-¿Qué hay tan secreto que no pueda escuchar Alfredo?

-Quiero el jardín de Esperanza para María Teresa.

-Eso lo sabe todo el mundo.

-Lo que no saben es que quiero retirarla ahí.

-Bueno, puede que no lo supieran, pero ahora que lo has dicho, seguro que Alfredo lo ha escuchado.

-Se me está calendando la boca, Conejo, así que abre la puerta y no interfieras más.

-Presidente, si quieres el jardín de Esperanza, tendrás que estirarte el bolsillo y aumentar el presupuesto que Elena me ha recortado.

-De eso nada -dijo Zapatero- abre la puerta o vete para siempre.

El Conejo se cruzó de brazos sin inmutarse y Zapatero, viendo que de nada servía quedarse esperando a que la puerta se abriera por sí sola, decidió aumentar el presupuesto para el fomento de actividades.

Sin embargo, la puerta tenía un dispositivo de efecto retardado y no se podría abrir hasta 2011. Entre eso y que tenía que ir a Bruselas para atender el turno de su presidencia, no tenía otra que coger el Air Force Chacón< /em> para llegar ‘en tiempo’ a la cita.< /p>

Lo que allí pasó se ha contado de diversas maneras pero ninguna convincente. Para EL PAÍS< /em> , el discurso de Zapatero ante el Parlamento Europeo “no pretendió sorprender, y esa fue su principal virtud. En cambio el ABC< /em> lo ve más como una intervención “mediocre y rutinaria entre la vaguedad y la facilidad. De forma inexplicable, LA RAZÓN< /em> dice que “Todos los grupos parlamentarios dieron su visto bueno a los objetivos de la Presidencia española, algo que contrasta con “Europa hace el vacío a Zapatero, que es lo que cuenta LA GACETA< /em> . Lo que en realidad hizo el presidente fue proponer “un gran pacto social para Europa, pero no hay quien se aclare con eso y él no concreta.


Sobre esta noticia

Autor:
Googleiz (839 noticias)
Visitas:
226
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.