Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Milagroazul escriba una noticia?

Medicina en tiempos difíciles

0
- +
10/08/2017 23:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Y sentir que vuelvo a vivir…

Y un día Dios me dio la oportunidad de trabajar ahí donde la medicina era dificil, aquella una clínica comunitaria en un municipio donde la delincuencia gobernaba, donde la realidad de mi pueblo se vivía en carne propia y día con día, los necesitados de estos tiempos me necesitaban...

Y ahí entraba yo la "doctora" todas las mañanas en aquellos microbuses públicos pero que solo podíamos abordar los que éramos parte de ese pequeño pero con gran corazón pueblo, donde la gente me fue conociendo poco a poco, y  me fui sintiendo parte de esa comunidad, y empecé a escribir esta historia.

Mi consultorio pequeño pero con olor a amor y a café caliente por las mañanas, benditas mañanas amando mi trabajo, bastaba un escritorio, una silla donde recibía con anhelo a mi gente, una cama ginecológica para examinar, un lavamanos fuera de uso, porque nunca tuvimos agua, a mi espalda la ventana de esas que cuando las abres sientes que sonríes al ver la luz del sol, un archivero viejo donde tenía ordenado todos los documentos que valían más que cualquier tesoro en esos momentos, así de feliz era, en ese lugar donde mis compañeros eran mi familia, y cada almuerzo era una oportunidad para divertirnos.

Quisiera volver abrir aquella ventana

Resultado de imagen para medicos rurales

 

Era frecuente ver que alguien llegara con un presente, que más de alguna mano campesina preparara comida para la doctora, era común tener miedo porque la inseguridad se respiraba en los alrededores, pero esa era nuestra realidad, esa era mi realidad y día con día arriesgábamos la vida por llevar salud, a cambio de un abrazo, a cambio de un gracias doctorcita, intercambiábamos medicina por amor, y eso valía la pena.

Ahora estoy aquí escribiendo, porque no basta amor a la carrera, no basta soñar, no es suficiente ser más que suficiente, no necesitas ser lo que el pueblo quiere, para tener un empleo, ser un buen profesional e inteligente, si las puertas cada día se cierran, y las esperanzas se van perdiendo. 

Quisiera volver abrir aquella ventana y que el rocío de la mañana entre por mi consultorio, ver la clínica llena de pacientes  y sentir que vuelvo a vivir…

 


Sobre esta noticia

Autor:
Milagroazul (2 noticias)
Visitas:
16
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.