Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Cinco maneras de mejorar las redes sociales (e Internet)

0
- +
05/06/2020 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageHay dos posturas principales sobre el reciente Decreto Ejecutivo de Trump sobre la Prevención de la Censura en Línea y la sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones (CDA) de 1996: 1) el punto de vista liberal/libertario de la Fundación de Fronteras Electrónicas (EFF)/Techdirt de que Twitter, Facebook, etc. son empresas privadas y pueden hacer lo que quieran y 2) la opinión conservador social de Trump/Hawley de que las plataformas de medios sociales deberían perder la inmunidad de la sección 230 y ser reguladas como servicios públicos con una neutralidad de punto de vista obligatoria. La posición 1 también se apoya en afirmaciones empíricas de que sin la protección del artículo 230 el Internet tal como lo conocemos nunca se habría desarrollado (véase The Twenty-Six Words That Created the Internet ).

Mi punto de vista libertario propietarista es cercano a la posición 1 pero con advertencias. Las plataformas de medios sociales son, en efecto, empresas privadas y pueden publicar o editar (no pueden censurar, término que se refiere exclusivamente a los actores estatales) lo que quieran, sujeto, por supuesto, a las condiciones de servicio entre la plataforma y los usuarios que generan el contenido. Sin embargo, creo que el artículo 230 es una mala política por motivos de procedimiento o de utilidad de las normas. El Congreso no debería conceder a determinadas empresas una inmunidad general frente a las causas civiles de derecho común por medio de la ley. Más bien, estas cuestiones deberían ser tratadas por el derecho contractual tal como lo aplican los tribunales, no por la legislación.

Sin legislación, las controversias entre las plataformas y los usuarios sobre la moderación del contenido pueden resolverse por referencia a las condiciones del servicio. Si Twitter dice que eliminará los mensajes que considere contrarios a las directrices de su comunidad y que resulten ser desproporcionadamente de tendencia libertaria o conservadora, que así sea. Si Gab.com o algún otro sitio se compromete a no moderar el contenido pero lo hace de todos modos, entonces el usuario tendría una causa de acción contra la plataforma por violar los términos del servicio. No se necesita el artículo 230 para protegerse contra eso; sólo se necesita el derecho contractual.

Más sobre

¿Qué hay de la afirmación de que sin el 230 Internet nunca habría crecido y prosperado?

Primero, incluso si eso fuera cierto, no haría que el estatuto fuera justo. Y la reclamación puede incluso estar equivocada. Para mí, estos son como los argumentos al estilo de Mazzucato para la NASA (o, más cerca del tema en cuestión, DARPA [la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa]). ¿Recuerdas la falacia de la ventana rota? No sabemos cómo se habría visto el Internet contrafactual, sin 230. Tal vez la tecnología se habría desarrollado de manera diferente. Tal vez hay secciones sin comentarios. Tal vez no hay plataformas de medios sociales. Tal vez eso es terrible (o no lo es). O tal vez los empresarios habrían encontrado otras soluciones, por ejemplo, plataformas P2P descentralizadas y cifradas que son imposibles de demandar. Tal vez habría un aluvión de demandas por difamación y derechos de autor contra cualquier sitio y plataforma que existiera, pero los tribunales rechazarían estas demandas debido a la enorme dificultad de hacerlas valer. Tal vez eso estimularía el debate y la reforma legal hacia una posición más libertaria. ¿Quién sabe? Mi punto sobre esto es simplemente que deberíamos decidir sobre la base de los derechos, por razones deontológicas, no por lo que predecimos que sucedería, dada la dificultad de anticipar los resultados del mercado empresarial.

En segundo lugar, la afirmación de que Internet no se habría convertido en lo que es sin las disposiciones del artículo 230 abre la puerta a los críticos diciendo: «¡Está bien, pero tenemos una nueva legislación aquí que hará que Internet sea aún más grande!» No quiero tener un debate empírico sobre qué normas legales (positivistas) nos darían más tráfico o proveedores de servicios de Internet más fiables o plataformas más grandes (o más pequeñas) o lo que sea. ¡Mantengamos la discusión centrada en los derechos de propiedad!

Entonces, ¿cuáles son mis políticas preferidas? No he trabajado en todos los detalles, pero para mí las más obvios son:

  1. Derogar la CDA, la Ley de Derechos de Autor del Milenio Digital (DMCA), la Regulación General de Protección de Datos (GDPR), etc.
  2. Hacer cumplir los acuerdos contractuales entre las plataformas y los usuarios.
  3. Evitar todo intento de regulación de neutralidad de punto de vista.
  4. Eliminar las barreras de entrada creadas por el gobierno para los nuevos participantes (véase también el no. 1).
  5. No tratar la información como propiedad (por ejemplo, no actuar como si los usuarios «poseyeran» «sus datos» y no obligar a las plataformas a hacer los datos «portátiles»).

Por último, como cuestión práctica, es poco probable que la orden ejecutiva de Trump tenga algún impacto y es, en mi humilde opinión, una tontería política. Lo que Trump debería hacer es simplemente pasarse a Gab.com o a una plataforma similar. Muchos de sus 85 millones de seguidores lo seguirían, y esto haría más para «castigar» a Twitter (y alentar a nuevos competidores) que cualquier acción legal.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2241 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
21
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.