Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gabriel Hidalgo Andrade escriba una noticia?

Manabí sin su ayuda

06/03/2017 00:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La solidaridad del terremoto diluyó las diferencias entre ecuatorianos y un gobernante polarizador como Correa no puede reinar sin dividir. Durante todo este tiempo estuvo esperando su turno para enfrentar a los ecuatorianos, y en ese momento plantar su bandera y reclamar sus dominios

“Devuélvanles sus atunes, devuélvanles su dinero, no los necesitamos, reconstruiremos Manabí sin su ayuda” dijo el presidente Correa desde Chone. Todos aplaudieron victoriosos a su alrededor. Se tratar de la declaración de guerra más tonta que se ha escuchado.

Lo mismo sucedió con el presidenciable Lenin Moreno que calificó como “libertad de expresión” el acto de lanzar atunes a un banco privado y un partido opositor. Luego se comprobó que las latas utilizadas en el acto vandálico provienen de donaciones hechas por países amigos, almacenadas por el gobierno del Ecuador y que no han sido entregadas. También se demostró que los manifestantes no eran manabitas, sino funcionarios del gobierno y militantes de Alianza País.

Ambos, el presidente Correa y el candidato Moreno, también autenticaron las supuestas declaraciones hechas por un dirigente del partido del presidenciable Guillermo Lasso. En la supuesta grabación de audio, atribuida a César Monge se escucha una voz rasposa y vulgar de una persona con acento costeño, insultando en términos impronunciables a los electores manabitas. La grabación fue difundida por varios altos dirigentes del partido oficialista y convertida en el pretexto de toda la disputa.

Monge salió a desmentir el audio, pero el daño ya se había producido.

Esta la venganza del correísmo. Después de que el presidente Correa fuera grabado amenazando con encarcelar a la gente que gemía de la desesperación en las zonas y días del desastre, esta sería la forma ideal para volver a polarizar las preferencias en torno a la desgracia sufrida como consecuencia del terremoto de abril de 2016. Con esto, el correísmo buscaría posicionarse como el grupo redentor en medio de la desgracia y en el moralizador de una disputa electoral cargada de acusaciones mutuas entre los candidatos y partidos finalistas.

Los ecuatorianos somos más que eso, somos una sociedad vibrante de cambios en la que los polarizadores tienen, cada vez, menos lugar

¿Y la autenticidad del audio? Ahora mismo eso es lo que menos importa.

“Reconstruiremos Manabí sin su ayuda”, dijo un destemplado Correa. Pero ¿a quién se refiere? ¿Cómo ha comprobado el presidente Correa que estas pocas personas están realmente detrás de la enorme campaña de solidaridad civil en los días del terremoto? ¿Acaso todo el esfuerzo de la sociedad civil, autónoma de toda forma de organización política, que superó con creces la débil reacción de un estado obeso, lerdo e indolente puede ser culpada de lo que unos pocos pusilánimes dijeron sobre los manabitas?

¿Qué pasaría si lo que realmente sucedió fue que un puñado de militantes cibernéticos pagados por el mismo gobierno, insultó a Manabí haciéndose pasar por opositores y pusieron en marcha un bien pensado plan para posicionar una idea de polarización entre los ecuatorianos? Aquí, el correísmo sería el único ganador.

La solidaridad del terremoto diluyó las diferencias entre ecuatorianos y un gobernante polarizador como Correa no puede reinar sin dividir. Durante todo este tiempo estuvo esperando su turno para enfrentar a los ecuatorianos, y en ese momento plantar su bandera y reclamar sus dominios; para decir a viva voz: “no los necesitamos”.

Esta la declaración de guerra más tonta que he escuchado. Los ecuatorianos no somos atunes o vituallas. Somos solidaridad y esperanza. No podemos ser reducidos al reflejo de un partido o de un político de oposición. Somos una sociedad tan heterogénea que es difícil de clasificar en dos bandos como nos mira el correísmo. Los ecuatorianos somos más que eso, somos una sociedad vibrante de cambios en la que los polarizadores tienen, cada vez, menos lugar.

¿Y la autenticidad del audio? Ahora mismo eso es lo que menos importa

@ghidalgoandrade

 


Sobre esta noticia

Autor:
Gabriel Hidalgo Andrade (228 noticias)
Visitas:
3140
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.