Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gabriel Hidalgo Andrade escriba una noticia?

Los milagreros

18/02/2017 12:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El descaro de organizar un pomposo evento de celebración de bienvenida a un grupo de inversores falsos, que invertirían capitales falsos, con empresas falsas, tomándose el nombre y bandera del Ecuador y el nombre de empresas serias de todo el mundo

Los milagros son contrarios a los trucos de magia. Un milagro es un evento prodigioso y sobrenatural atribuido a una divinidad. Un truco de magia es un artificio de manipulación utilizado para entretener a un grupo de espectadores con efectos, en apariencia, maravillosos e inexplicables.

El “milagro ecuatoriano” es un embuste más del correísmo. Fue un artificio publicitario, valido de la concentración de medios en manos del gobierno, para distraer a un gran público sobre hechos presentados como maravillosos. El “milagro ecuatoriano” no es más que un truco tramposo de magia propagandística que hizo creer a mucha gente que la revolución ciudadana era un prodigio sobrenatural conseguido por un gran presidente y su sequito de iluminados, bajados de las alturas del monte de los dioses del intelecto.

Esta década será recordada por la vasta obra pública. Sí. Mucho en hidroeléctricas, muchos hospitales, muchas instituciones educativas, muchas carreteras. Sí, pero ¿cuánto sobreprecio? ¿Cuántos sobornos, fraudes y pillos? ¿Cuántos privilegiados, nuevos ricos y corruptos con dineros públicos?

Con instituciones de auditoria sometidas es imposible transparentar esta información. Con un poder legislativo decorativo que no legisla y no fiscaliza es impensable pedir cuentas claras.

En estas condiciones, el correísmo levantó todo su espectáculo publicitario de mentiras y exageraciones para hacer creer que en Ecuador se vivía un milagro y que sus gestores son una elite de mentes prodigiosas.

Varios cálculos estiman que el correísmo derrochó la mayor bonanza petrolera jamás vivida en nuestro país. La revolución ciudadana pudo disponer de 100 millones de dólares diarios, durante 10 años, es decir 370 mil millones de dólares en toda ésta década. ¿Qué hicieron con todo ese dinero que por cada día equivale a toda la multa impuesta al Ecuador a favor de Chevron, al total del dinero destinado en créditos para la reactivación productiva en las zonas del terremoto, o al monto en dinero atribuido a los Isaías por el feriado bancario? ¿El correísmo dispuso cada día de esa cantidad de dinero?

El correísmo se la ha pasado fingiendo milagros que en realidad son trucos publicitarios, se la ha pasado mintiendo con estadísticas

Nunca se han ahorrado fondos para celebrar fiestas en Carondelet, en los gabinetes itinerantes semanales, en sabatinas, en concentraciones políticas, en propaganda, en acosadores, en espías, en activismo cibernético, en manifestantes, sanduches y movilización de simpatizantes.

Todas sus conferencias, encuentros e inauguraciones están cargadas de excesos, exageraciones y falsedades. Que Ecuador tiene la mejor red vial de continente, los mejores hospitales de Sudamérica, el país más transparente, que reduce más la pobreza, que reduce más las inequidades sociales, que es la nación más feliz del mundo. Mienten con números o sin ellos. Mienten con referencias falsas y se creen su propia mentira.

El correísmo se la ha pasado fingiendo milagros que en realidad son trucos publicitarios, se la ha pasado mintiendo con estadísticas.

El mismísimo Secretario de Estado en materia de educación universitaria, René Ramírez, publicó una encuesta falsa para privilegiar al candidato presidencial de su partido político, ha permitido la inscripción de títulos falso de sus coidearios revolucionarios y hasta llegó al descaro de organizar un pomposo evento de celebración de bienvenida a un grupo de inversores falsos, que invertirían capitales falsos, con empresas falsas, tomándose el nombre y bandera del Ecuador y el nombre de empresas serias de todo el mundo. Ramírez debería renunciar.

Quien finge milagros recibe el nombre de milagrero. Lo que ha hecho el correísmo no es más que un vulgar espectáculo de trucos publicitarios, que esconde la falta de transparencia en las cuentas públicas y una deuda impagable con la democracia que solo el tiempo se encargará de desvelar.

No hay ningún milagro ecuatoriano sino una puñado de milagreros y charlatanes atornillados al poder.

@ghidalgoandrade   


Sobre esta noticia

Autor:
Gabriel Hidalgo Andrade (241 noticias)
Visitas:
2456
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.