Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Charlypol escriba una noticia?

Mi libro (Las dos caras del dinero) Cap.2 Conceptos equivocados

21/11/2013 17:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Nuestra mente esta llena de conceptos falsos o mentirosos, estamos plagados de ideas equivocadas que vienen de generaciones y generaciones pasadas, con ideas y pensamientos de esclavitud

Nuestra mente esta llena de conceptos falsos o mentirosos,

estamos plagados de ideas equivocadas que vienen de

generaciones y generaciones pasadas, con ideas y

pensamientos de esclavitud.

No podemos esperar otra cosa de un esclavo que no sea

verlo bajar la cabeza ante su señor, por muy rebelde que

parezca, porque el tema de la sumisión es mucho más

complejo de lo que parece.

Cuando era joven me alisté a un grupo marxista solo por

rebeldía, era la época de los militares y yo trabajaba en

Nestlé, una empresa de alimentación. No me liberé por ser

insurrecto, ni me independice, ni logré prosperidad (Ojo

no me refiero a la lucha de clases o de índole social en

este tema) al contrario, seguí siendo tan sometido como

antes.

No significa que porque un soldado sea sublevado no esté

sometido al régimen militar; se pasará la mayoría de su

19

tiempo en el calabozo, será castigado; pero sometido al

fin.

La liberación significa otra cosa; es algo que nos

engrandece, nos hace ser una persona superada, es estar

por encima de la situación aunque por momentos

tengamos que agachar la cabeza. Es saber hacia donde

vamos, ser dueño de sí mismo sin necesidad de demostrar

nada.

El sometimiento es algo que viene de la antigüedad, y

tiene diferentes aristas. Desde tiempos remotos se han

utilizado distintas formas de sumisiones; como ser: el

terror, las amenazas, la violencia, violaciones y todo tipo

de abusos que va desde lo político hasta lo religioso.

Se han aplicado variadas formas de artimañas y engaños

para hacer que la gente se someta sin discusión alguna y

aún haciéndoles creer que esa era la manera de ser feliz.

20

En el medioevo se les inculcaba a los siervos del rey, los

campesinos y a los pobres; que era la voluntad de Dios

que sirvieran al rey sin discusión alguna. Siempre, de una

manera u otra el sometimiento estuvo ligado con el engaño

hasta el día de hoy.

De manera que podemos decir sin temor a equivocarnos;

que la mayoría de la gente ha ido heredando desde

generaciones antiguas; pobreza y resignación, y esa

situación lo traemos tan adentro que no nos damos cuenta.

Actuamos y vivimos normalmente llevando una carga que

viene desde nuestros ancestros como si fuera la cosa más

normal.

¿Y que ocurre? Cuando salimos a pelearle a la vida, nos

encontramos con una montaña de impedimentos; pero,

vuelvo a repetir: impedimentos que permanecen dentro de

nosotros, lo de afuera es la batalla. No podemos pretender

que el enemigo nos allane el camino. Si empezamos a

separar esas dos cosas, ya es un buen comienzo. (Ojo, esto

21

de batalla y de enemigo, lo digo solo de manera

ilustrativa)

Mientras tanto en nuestra cabeza se libran todos estos

interrogantes, pensamos que:

No tenemos suerte

Obviamente que no tenemos suerte; yo nací en una familia

pobre donde aprendí a trabajar desde antes de los nueve

años, no tuve infancia ni adolescencia, no tuve amigos y a

duras penas me enviaban al colegio.

Y para poder hacerlo yo mismo me lo tenía que ganar,

trabajando sábados y domingos o levantándome a las seis

de la mañana para poder estudiar y sacar una buena nota.

Como le sucede a la mayoría de las personas, algunos de

una manera y a otros de otra manera; pero todos al fin

terminamos pasándola mal, algunos han perdido a sus

padres o a uno de ellos, otros han sufrido por diferentes

enfermedades y así se van sumando inconvenientes; pero

22

la idea no es cambiar lo que no se puede, sino modificar

aquellas cosas que cotidianamente hacemos mal, y

aprender a sacar el mejor rédito de aquellas situaciones

adversas.

El hecho de haber tenido una infancia difícil me ha

transformado en un hombre duro, tenaz, difícil de

doblegar, entonces en vez de lamentarme porque tuve una

infancia triste, lo mejor que puedo hacer es aplicar esa

especie de disciplina juvenil a mi vida presente y obtener

el mejor rédito de ella.

Entonces; decir no tengo suerte, a no ser que alguien halla

tenido una desgracia importante, realmente nunca se sabe,

si es buena o mala la suerte de cada uno, porque si la vida

se hubiera presentado de otra manera, ¿Quién sabe que

hubiera sido? Tal vez sería un hombre de dinero, pero

infeliz, no se sabe. Lo mejor es: cada uno tomar lo que le

tocó y de ello obtener el mejor resultado.

23

Es un reto, la vida esta hecha de desafíos, no sabemos

porque, quizá todo sea una preparación para un porvenir

más allá de lo conocido, no se sabe, ni es el tema que

estamos tocando; pero lo que si sabemos, es que la vida es

un constante desafío.

Y no hay nada más emocionante que el desafío de salir en

busca de la fortuna, este libro trata del dinero, (no lo

olvidemos)

Otro de los engaños es:

Nacimos para ser pobres

Nadie nace para ser pobre ni rico, es una situación que

nosotros tenemos que cambiar. Tenemos que determinar

un punto desde donde establecer un antes y un después

para nuestras vidas.

En mi vida hubo un momento en que yo decidí un cambio

rotundo para mi existir, fue después de los cincuenta, o sea

24

que tardé bastante en darme cuenta, (pero nunca es

demasiado tarde) Cuando tomé mi decisión quemé todas

mis naves, haciendo alegoría de las conquistas de

Alejandro Magno. Se dice que las veces que invadía un

territorio al desembarcar a la orilla del lugar al cual

intentaba ocupar, prendía fuego las embarcaciones, o sea,

en otras palabras era como decir que: -“no había vuelta

atrás”-. Era el triunfo o la muerte.

En mi caso personal yo tomé una decisión de manera

categórica y determinante dejando atrás mi modo de

pensar. Entonces; ese nuevo pensamiento lo apliqué de

forma práctica para mi vida laboral y monetaria,

empleando los puntos que iré detallando a lo largo de este

libro, sin dudar y sin dejar que todo sea un mero

razonamiento.

Pues una vez que llegamos a una certidumbre razonable en

la vida, lo que falta es aplicarlo; de otro modo, todo sería

en vano y todos nuestros intentos serían infructuosos.

25

Cuando tomamos esa decisión, ya no importa lo que

hayamos sido en el pasado, por el contrario, cuando

aceptamos el desafío hasta resulta atractivo haber sido

pobres y pensar que podemos revertir esa situación. Nada

más emocionante que lograr cambios significativos en

nuestras vidas, nada más atrayente que obtener los mejores

logros y revertir situaciones que; dependiendo el punto de

vista que lo miremos, podemos invertir lo amargo en

dulce, y pobrezas en riquezas.

En la vida todo es como un trampolín, como sucede con

los elementos de la física, sin atracción terrestre sería

imposible andar en bicicleta, sin viento sería imposible

elevar un barrilete, y sucesivamente podríamos hacer una

larga lista.

El ser humano siempre se sintió atraído por lo grandes

desafíos, como por ejemplo; volar un avión, explorar el

espacio etc. Es como una atracción vencer lo que parece

imposible.

26

Si la naturaleza del hombre es esa, me pregunto ¿Porque la

mayoría de la gente se da por vencida de manera tan

simple, sin siquiera presentar una importante batalla? La

mayoría queda presa en los falsos conceptos de pobreza y

necesidad y se conforman con la idea de subsistencia y

mediocridad.

Llegar a los cincuenta años presentando batalla, no es del

común de la gente, gran parte de los hombres comienzan a

excluirse a sí mismos del sistema laboral, siendo que a esa

edad una persona sana puede aportar lo mejor de si,

basado en sus experiencias y conocimientos.

Pero tomar una decisión de revertir toda una vida,

transformando conceptos y desechando todo pensamiento

e ideas contraproducentes para emprender un nuevo viaje

totalmente renovado, es algo que verdaderamente vale la

pena experimentar.

Dos baches en el camino

Uno de los tremendos baches que nos han inculcado en la

vida, empieza con la famosa frase: -“el dinero no hace la

felicidad”- Ese razonamiento sin estar en el correcto

modo de interpretarlo puede ser muy dañino porque nos

inspira a el falso concepto de la conformidad, por supuesto

que hay muchísimas personas interesadas en que nosotros

seamos felices mientras nos conformamos con poco y

nada.

De todos modos hay una gran cuota de verdad en eso de

que tener dinero no nos hace más felices y que lo

importante es la salud.

Todas las cosas tienen que ser entendidas dentro de su

correcto significado, obviamente que hay muchas cosas

que son dignas de valorar y que tienen que ver con

nuestro bienestar, la familia, la salud, la buena

Más sobre

educación, tener paz, y cosas semejantes que de no

28

poseerlas seríamos verdaderamente infelices por más

que tengamos el oro del mundo.

Sin embargo una cosa no debe excluirnos de poder poseer

la otra, caer en el conformismo no nos hace bien, como

tampoco nos permite la verdadera satisfacción de poder

ayudar a otros. Los grandes poderes de la sociedad, como

ser el capitalismo, la política y hasta la religión se han

ocupado por mucho tiempo en hacernos creer que basta

con ser buenos, sanos y generosos para estar realizados.

Esta situación se parece a un buen chiste que he leído en

algunos negocios que decía así: -El dinero es sucio y esta

lleno de gérmenes contagiosos mejor déjelo aquí- por

supuesto que eso era solo una buena broma; pero lo otro

ha sido el alimento de muchas sociedades durante miles de

años, trabajando sacrificadamente mientras sus patrones

les daban unas palmadas en la espalda diciéndoles: -Sigue

así Juan, que buen trabajador eres-. Y Juan se iba feliz a su

casa contento por ser honesto y trabajador mientras el

29

dinero apenas le alcanzaba para mantener a su pobre

familia “honradamente”. (O sea, quedaba bien con su

patrón; pero estafaba a su familia)

Es decir: el “falso orgullo de ser pobre y honrado”,

¿Cuántos empresarios se habrán hecho millonarios con

este concepto de la gente pobre, cuantos trabajadores

existieron en el mundo laboral que ni siquiera se animaban

a pedir un aumento, porque eso era “como una falta de

respeto al patrón” y así estaban obligados a vivir en la

dignidad de la indigencia.

Esos conceptos y otros han perseguido por años a la

mayoría de las personas quienes han asimilado para sí

mismas la idea de la necesidad como una parte inevitable

de la vida ante la cual no vale la pena luchar o el hacerlo

es una falta de respeto.

Incluso la religión ha hecho su parte para que este

concepto se arraigue más aún, las personas en busca de

30

paz encuentran que aprenden a ser felices con poco,

entonces descubren con cuantas otras cosas la vida los ha

premiado y hasta parece ser atrevidos pretender se ricos o

tener más dinero, además de el bienestar hogareño, la

salud y tantas otras cosas que Dios les ha otorgado.

Se comparan con otros más desafortunados y les resulta un

atrevimiento pedir riquezas.

De manera que quedamos en ese plano de conformidad en

donde pedir dinero suena feo, obviamente saliendo de lo

justo y necesario, más de eso pasa a ser ambición y amor

al dinero, sin entender que Dios realmente nos ha hecho

ricos, todo lo que nos rodea es riquezas, si las sabemos

aprovechar, el aire, el sol, la tierra, la naturaleza, todo lo

que nos rodea es riqueza, entonces; la pregunta es: ¿Cómo

un Dios que nos ha colmado de riquezas va a querer

vernos pobres? ¿No será más bien el ser humano que se

aprovecha de nuestro conformismo para acumular riquezas

de los bienes que nosotros desechamos? Abramos bien los

ojos.

31

Es que precisamente, este libro nos ayudará a abrir los

ojos y descubrir cosas que nosotros tenemos muy

dormidas adentro, que nos pertenecen y que debemos

echar manos de ellas. No es religión, ni misticismo, es

practicidad.

He pasado una vida golpeándome, sufriendo y batallando

sobre estas cosas y en cuestión de dinero ahora a mis

cincuenta y tantos años vuelco mi corazón en este libro

como una especie de recopilación de toda una vida,

analizando y sacando la esencia para que sea sencillo de

entender y que las personas que lo lean alcancen la

libertad financiera, la cual; tal vez este durmiendo dentro

de ellas mismas.

Sin ella no estamos completos, seremos como larvas

tratando de subsistir en un mundo dominado por el

materialismo, donde los que poseen se valen de los

desposeídos para tener más riquezas, y los que no, luchan

32

por caminos equivocados sin obtener siquiera un poco de

paz en lo que buscan.

El otro bache es cuando perdemos la brújula, creemos

que no somos nada si no tenemos un automóvil, enviamos

a nuestros hijos a un colegio pago, o no alcanzamos una

mediana prosperidad. Y en busca de ella vamos pero con

la implicancia de que perdemos la paz, esa búsqueda se

hace insuficiente, caemos en estado de abatimiento y de

lucha infructuosa, estresados y enfermos pasamos por esta

vida sin que a nadie le interese el sacrificio que hacemos,

ni siquiera aquellas personas para quienes lo hemos estado

realizando.

Entonces nos preguntamos, cual es la finalidad de lo que

hacemos; ¿pretendemos tener algo porque otro ya lo tiene?

¿O cual es el parámetro que tenemos como referencia para

entender en donde estamos parados? Por ejemplo ¿si la

sociedad corre para un lado, nosotros corremos detrás?

33

Es decir: -¿quiero tener esto porque todos lo tienen? o

¿tengo mis propios proyectos y finalidades?-

Ese es el punto; tener nuestro propio enfoque de la

situación, nuestro propio proyecto y objetivo. De lo

contrario seremos llevados de las narices, ¿Saben lo que

significa eso?

Al burro; cuando no quería caminar le ataban una

zanahoria en la pinta de un palo y se lo ubicaban delante

de sus narices, el burro siempre caminaba para alcanzar la

zanahoria; pero nunca la alcanzaba. Siempre nos ponen

delante lo que más anhelamos; pero cuando parecemos

alcanzarlo, lo corren un poco más adelante y jamás

logramos lo que queremos.

Mientras tanto hemos corrido, trabajado, y hecho

sacrificios. Nos hemos enfermado, maltratado a nuestra

familia y terminamos sin realizarnos, estresados y

desarmados.

34

Para ilustrar un poco más lo que decimos voy a contar el

siguiente cuento: -Unos hombres recorrían la provincia de

Santiago del Estero y en cierto lugar ven como un hombre

descansaba placenteramente debajo de la sombra de unos

árboles, se acercan y le preguntan

–hola buen hombre, ¿este campo es suyo?-

-Si- le responde el santiagueño.

–Y dígame señor, -¿no le gustaría aprovechar el lugar

para criar animales?- insisten los hombres.

-¿Y para que? Pregunta el lugareño

-Bueno- dicen los forasteros –Si cría chivitos, por ejemplo,

los puede vender en el mercado y reunir una buena suma

de dinero-

-¿Y para que?- Insiste en preguntar el hombre mientras se

acomodaba en su catre.

-Bueno, con ese dinero podría comprarse un camión y

transportar los animales hasta Buenos Aires y venderlos a

mejor precio, luego podría comprar otro camión y así

iniciaría una flota de camiones y podría tener una

logística35

El hombre miró a los forasteros sin entender demasiado y

volvió a preguntar: ¿-Y para qué?-

-Luego usted podría transportar no solo los productos de

su campo sino además transportar productos de un punto a

otro del país-.

En eso interrumpió el lugareño; -¿Y para que?-

-Bueno, replican los hombres, usted amasaría una

suculenta fortuna y así podría descansar-

A lo que el santiagueño responde mirándolos y sin

entender mucho: - ¿Y que estoy haciendo?-

¿Qué quiero decir con este ejemplo? Si no tenemos un

buen enfoque hacia lo que queremos vamos a pasar por

esta vida sin saber porque luchamos, en el ejemplo del

cuento; al hombre que descansaba a la sombra de los

árboles, le planteaban realizar todo un sacrificio y una

gran movida para que al fin el termine por hacer lo que ya

venía haciendo desde hacía años sin hacer ningún

sacrificio. Muchas veces en la vida terminamos haciendo

cosas que ni siquiera sabemos para que las realizamos.

36

La mayoría de las personas hacen las cosas por inercia, es

decir: Porque lo hacen todos; todos corren, todos quieren

tener un auto, todos escuchan tal música, visten de la

siguiente manera, van al gimnasio…Etc. Etc. Pero nadie o

muy pocos hacen las cosas por real convencimiento,

(ecepto el hombre que descansaba en la sombra, “ironía”)

¿Que es tener un convencimiento? Saber porque haces

algo y para qué lo haces.

El hombre de la sombra solo sabia que el quería descansar,

no le importaba los proyectos porque no tenía finalidad, ni

tampoco le interesaba el proyectos de los demás, porque

no era su perspectiva.

Así es que vemos gente que luchan y nunca consiguen lo

que quieren y nos parece que es una batalla sin sentido,

porque otros están en el bache y no pueden salir. Motivo

por el cual caemos en la conformidad o en una búsqueda,

que muy lejos de ser placentera; se convierte en una pelea

por la vida, ardua y llena de infortunios.

 

Este libro se puede adquirir en Bubok.com en este enlace: http://www.bubok.com.ar/libros/192607/El-dinero-y-sus-dos-caras


Sobre esta noticia

Autor:
Charlypol (775 noticias)
Visitas:
4734
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.