Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gabriel Hidalgo Andrade escriba una noticia?

Las dos derechas ecuatorianas

03/03/2015 13:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una estrategia electoralista no será suficiente ni para enfrentar ideológicamente al correísmo y menos como propuesta para intentar derrotarlo en las urnas

Una estrategia electoralista no será suficiente ni para enfrentar ideológicamente al correísmo y menos como propuesta para intentar derrotarlo en las urnas. Esa es la sensación que deja la reunión y el llamado a la unidad de la oposición, el pasado lunes en Cuenca. ¿Cuál es el balance crítico de este episodio?

La consolidación ideológica es una de las deudas históricas de las organizaciones políticas en Ecuador. Para Andrés Mejía Acosta, politólogo ecuatoriano que es actualmente profesor en la Universidad de Londres, a pesar de la confrontación constante de actores en el escenario público, existe una tendencia en los partidos políticos ecuatorianos a pactar de forma transitoria en alianzas débiles para llevar a cabo proyectos coyunturales descomprometidos con programas ideológicos nacionales.

Solo basta recordar las coaliciones multipartidistas que impidieron la candidatura presidencial de Assad Bucaram en 1978 o que hasta imposibilitaron la posesión en la presidencia de Neptalí Bonifaz en 1932. También las constantes e inestables alianzas que daban la presidencia a José María Velasco Ibarra y luego se la quitaban entre 1934 y 1972. En todas estas ocasiones se vieron a liberales, conservadores, socialistas y populistas coincidir para apartar del poder a actores de enorme liderazgo carismático.   

No sería ninguna novedad para la historia política del Ecuador ver a sectores del más diverso cuño ideológico juntarse para intentar impedir a alguien consolidarse en el poder. Carrasco, un prefecto provincial autocalificado de izquierda radical, acompañado de Nebot, un alcalde febrescorderista de derecha neoliberal y con fuertes deudas con los derechos humanos, y Rodas un alcalde de imprecisa filiación política, son las caras visibles de un acuerdo unido solamente por la oposición al presidente Correa.

Sin una agenda de acuerdos programáticos o de coincidencias ideológicas, difícilmente puede prosperar una reunión con esta, al estilo de las “coaliciones fantasma” de las que habla Mejía Acosta. Al contrario, esta reunión endurecerá la estrategia personalista y caudillista del régimen, debilitará las acciones de trabajo orgánico de la izquierda no correísta impulsadas por Alberto Acosta y otros ex correístas, y fortalecerá el trabajo del banquero Guillermo Lasso que seguramente se estará frotando las manos con los resultados de esta reunión.

La ausencia de Lasso en Cuenca lo separa de la derecha de Nebot y lo acerca al centro del espectro político

La ausencia de Lasso en Cuenca lo separa de la derecha de Nebot y lo acerca al centro del espectro político. Esto sucede mientras Carrasco critica al gobierno desde una posición más izquierdista que la correísta, pero ahora alineada a ideologías comprometidas con el pasado de la política.

Al fin los actores de la siguiente disputa electoral están aceptando que el desafío de las próximas elecciones se descifrará en clave local. Pero para esto no está preparado Lasso que sigue insistiendo en una consulta que tiene detrás el ejercicio univoco de convocar a elecciones sin discutir nada a nivel orgánico, programático o ideológico, sin construir ninguna propuesta alternativa al correísmo o al post correísmo y sin siquiera intentar llevar la disputa a las calles con discurso rico en politicidad y menos tributario de su compromiso empresarial.

Estas son las dos derechas que salieron de la reunión de Cuenca: la de Rodas apoyada por Nebot, y la nueva derecha de Lasso que no propone más que una consulta. Las mismas derechas de las elecciones presidenciales pasadas, sin propuesta, sin estrategia, sin norte. Y la izquierda anti correísta, más débil que nunca.

Esto no hace más que confirmar a los mismos actores en las mismas funciones: a Correa en el gobierno a los demás en la oposición. ¿Eso es lo que queremos?  

@ghidalgoandrade


Sobre esta noticia

Autor:
Gabriel Hidalgo Andrade (194 noticias)
Visitas:
353
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.