Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que José Isidro escriba una noticia?

Las buenas intenciones del Estado y los Socialistas

25/07/2012 06:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

No pueden ni deben controlar nuestras vidas, no pueden decidir ni obligarnos a estudiar, ni a pensar ni decir lo que ellos quieren, tienes tu libertad, ¿Deseas defenderla?

M Uchos aun creen que en realidad existen buenas intenciones en el pensamiento planificador de los socialistas tanto en el poder como en la simple explicación académica y no solo ellos tienen estas buenas intenciones, muchos políticos de la derecha e izquierda moderada con sus planes pro intervencionistas también prometen la felicidad eterna a los individuos.

Pero que ocurre que las buenas intenciones de la planificación central de los socialistas sufre sus primeros reveces al no contar con elemento básicos del mundo libre como transmisión y referencialismo de la información como una variable de la que se dispone para una decisión y no de una constante estática. Es ahí que los socialistas al llegar al poder rediseñan el estado, prometen un nuevo estado nacido de un nuevo marco legal lleno de controles y de nuevas instituciones donde se promete la patria nueva, donde la corrupción será vencida míticamente, luego los efectos son los contrarios.

Prometieron la nueva patria libre de males y la corrupción se cierne sobre sus controladoras manos, explotan los escándalos de corrupción y se ven amenazados por las instituciones libres, es hora de tomar el control entonces, de cohesionar socialmente el poder, así dicen ellos y paulatinamente desaparecen o toman ellos el control de organismos de vigilancia y transparencia y con esto el mismo marco legal que construyeron queda destruido por ellos.

Sus leyes y constituciones hechas para garantizar la felicidad de los individuos prontamente caducan o se desmoronan por falta de elementos lógicos que solo los individuos los pueden ver, entonces estos seres llenos de buenas intenciones no ven más allá.

Piensan que quizás la ley debe estar mejor redactada, ocurre lo que ellos llaman reforma, pero si la ley ya era gris de por si, con la reforma se camina hacia la ambigüedad donde ladrones como victimas quedan protegidos, es ahí donde el estado y los socialistas se dan cuenta que por más que usaron todos los medios legales para construir la patria nueva fracasaron.

Y a pesar de este fracaso todavía no se dan cuenta que una de las causas directas de este fracaso es la ausencia de una libertad de conciencia plena para que en base a un razonamiento lógico de las variables de continuo movimiento en la sociedad se puedan analizar la información escasa que nos proporcionan los actos de los individuos.

Fracasan entonces en conseguir la patria nueva por la vía legal, pues tanto la corrupción como los otros males endémicos según ellos del estado viejo los persiguen, es ahí que se les ocurre la idea de crear al hombre nuevo.

Rompen y desdeñan entonces contra sus ideas colectivistas pues ya no ponen su mirada en un agrupado o conglomerado llamado sociedad, sino que van a la partícula primaria “el individuo” de este debe de nacer el nuevo hombre, el que la sociedad socialista necesita para verse catapultada al éxito y al paraíso colectivo.

Pronto se dan cuenta que uno de los impedimentos para que la armonía socialista triunfe es la libertad, los individuos son en esencia libres desde su misma concepción, esta libertad entonces es la enemiga de los socialistas y tiene que desaparecer a como de lugar, con ella será imposible diseñar al hombre nuevo.

Y se arma un prototipo de hombre nuevo, trabajador, ético, creativo, pacifico pero con capacidad de reacción ante la agresión, que se deje guiar por los líderes, que matice sus opiniones a la coloración oficial, se arma una lista más grande de la que podemos imaginar.

Y es ahí donde los socialistas en pos de su paraíso, se sirven de las leyes obsoletas que crearon para control social y vuelve la paradoja de la legislación a favor del colectivo llamado sociedad pero con castigo al individuo. La ley entonces se convierte en un arma de sometimiento, las pocas ventanas de donde se respira libertad son preciadas entonces en los países donde ocurren estas cosas.

El individuo como naturalmente ocurre por acción de la lógica se repliega y si el estado y los socialistas se apoderaron de las leyes, la justicia y los organismos de control, el individuo trata de mantener su poder y control del mercado económico, y se aumenta el comercio aprovechando las pocas ventanas de libertad que aun existen, es ahí que los socialistas encuentran otro enemigo feroz “la libertad económica”.

Ocurre que el hombre nuevo tiene que partir del hombre actual, es ahí donde los socialistas ponen en marcha el siguiente nivel de sus planes de buenas acciones en búsqueda de garantizarnos la felicidad, se dan cuenta que la institución mercado es la próxima en su lista de demoliciones pues corrompe al hombre y es la madre de todos los vicios.

Los socialistas encuentran otro enemigo feroz “la libertad económica”

Ellos dicen hay que eliminar o regular hasta eliminar el mercado y sus consecuencias las clases económicas, sociales, políticas y culturales, se crea toda suerte de prohibiciones, norma y regulaciones que hacen que no se soporte la estructura de costos de los nuevos emprendedores, ya que el costo de puesta en marcha de un negocio se hace inaccesible para el pequeño y mediano empresario.

Y al matar al emprendedor, matan la creatividad, matan la eficiencia en las estructuras de costos y lo más importante matan la competencia, que ocurre ahora pues si el país tenia si el país tenia 4 clases económicas (alta, media alta, media baja y baja) resulta que el socialismo convirtió este esquema flexible en las inflexibles clase burguesa y proletaria, y el universo de la pobreza en lugar de disminuir se aumento ya que los llamados media alta y media baja simplemente no resistieron la nueva realidad dada por la intervención del estado.

Al favorecer arbitrariamente a los empresarios amigos del estado, se les otorgo monopolios, pero esto no quiere decir que las ventas de estas empresas se disparen de la noche a la mañana o que simplemente estos empresarios devuelvan el favor al estado pagando más impuestos, pues esto no ocurre así y el estado entonces se ve en la necesidad de crear más y nuevos impuestos para solventar la asistencia social que les da a los nuevos pobres.

Es así que podemos detallar muchos casos donde explique lo que anuncio en los anteriores párrafos, en América ocurre muy frecuente la política estatal de sueldos o salarios mínimos, esta intervención del estado deja a muchos sin empleo o sin la posibilidad de conseguir uno y a la vez es tan nociva que los empresarios encuentran más pesada su estructura de costos por lo tanto tienen que disminuir personal, con lo cual se genera más desempleo que era lo contrario a lo que los socialistas querían, simplemente ellos están atrapados en sus pensamientos por un bumerán.

Luego tenemos el control de la moneda, sea mediante emisión de dinero sin respaldo del mercado o mediante manejo de las tasas de interés, así como la toma de decisiones que estén destinadas a controlar la banca privada y el nivel de endeudamiento del individuo.

Ocurre entonces otra paradoja socialista, quieren disminuir el consumo que motiva el sobre endeudamiento que tienen los individuos pero a la vez este tipo de decisiones desalienta la producción al haber menos consumo y por ende habrá menos plazas de empleo ya que la demanda de mano de obra será menor, otra vez regresa el bumerán apuntando hacia el cuello de los socialistas.

Y si fracasamos con el hombre nuevo, pues los socialistas no solo quieren construir un ser económico, es por eso que también uno de sus caballos de batalla es el adoctrinamiento, el cambiar costumbres, o disminuir las variables a elegir, es ahí que aparecen otra vez de mano de las leyes anti lógicas, atacan a la libertad de expresión y tratan bárbaramente someter los pensamientos del individuo, muchas veces lo consiguen con unos cuantos, pero esos son los primeros que huyen del barco socialista cuando el dinero acaba o el “proyecto esta fracasando”.

Al final el estado y los socialistas cuando ya están perdidos y dan manotazos de ahogado optan por la libertad o por cercar sus creencias y endurecerlas. Es ahí donde los socialistas combinan todas sus armas y atacan a sus enemigos (libertad económica, libertad legal, libertad de expresión y libertad política) con la fiera violencia que los caracteriza, pues saben que si toman por el camino de la libertad admitirán su derrota y pospondrán por mayor tiempo la redición del intento de paraíso socialista.

Pareciera entonces que esta lucha por la libertad no se va acabar nunca y que los defensores de la libertad debemos estar prestos siempre, pues ese es el mensaje con el que debemos aupar nuestras vidas, no rendirnos hasta que el enemigo socialista no pueda intervenir ni prohibir nuestras libertades.

Muchas veces el estado pensara que pueden elevar los aranceles y disminuir el consumo de productos importados y a su vez tener más ingresos para realizar obras a los más necesitados, pero la lógica del individuo no funciona así, es por eso que la libertad nos matiza de diversas maneras y más que un modelo económico o una ideología a seguir, la libertad es una filosofía o forma de vida, que no puede ser coartada ni agredida.

Y para cerrar con este articulo, los socialistas muchas veces piensan que es tan necesario llegar a controles extremos como la natalidad, arman política de numero de hijos permitidos, o regalan o subsidian anticonceptivos, y quizás puedan resolver el problema de la natalidad pero al haber menos demanda de recursos, hay menos consumo y a la vez menos empleo para las futuras generaciones, es ahí donde ocurren los fenómenos en los que Europa se encuentra, gente muy mayor recibiendo pensiones jubilatorias gracias a los avances de la ciencia, pero así mismo el numero de aportantes trabajando no garantiza la disponibilidad de jubilaciones para las generaciones venideras

En conclusión podremos observar que las buenas intenciones del socialismo no son nada más que dignas de un sueño utópico y que la libertad es el sistema más adecuado para el desarrollo del mundo y los individuos. No pueden ni deben controlar nuestras vidas, no pueden decidir ni obligarnos a estudiar, ni a pensar ni decir lo que ellos quieren, tienes tu libertad, ¿Deseas defenderla?

Saludos Cordiales,

José Isidro, joseimorante@hotmail.com twitter: @joseimorante

Sobre esta noticia

Autor:
José Isidro (66 noticias)
Visitas:
1745
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.