Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Javvy escriba una noticia?

La regalada gana…

13/05/2009 17:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Por qué toda esa gente grita y reclama y empuja y ofende y se amotina y corre y arrasa todo lo que está a su paso?

Puertas adentro: las muchas ganas y, a veces, la poca fe. Puertas afuera (todo visto desde la pantalla de TV): la guerra -o al menos un estado, violento y confuso, que se le asemeja-. Al parecer, vivo en el País de la Regalada Gana.

Quizá sea mi despistada percepción (ojalá) y eso que registran los noticieros y los periódicos a diario, las últimas semanas, no esté pasando en realidad. Y, en ese caso, lo que les voy a contar vendría a ser ficción pura y dura, de alto voltaje; obviamente, la locación obligada para esta historia: tierra de nadie, que es como también se le conoce al País de la Regalada Gana.

En este singular territorio pasa que un día cualquiera fulano se levanta y se tiene que desayunar la noticia del linchamiento de la noche anterior (con imágenes ‘a todo color’). A veces son dos personas calcinadas en medio de la calle; otras, unos señores ortigados y apaleados.

“Igualito que en la Guerra” -piensa fulano, mientras sorbe el café-, “con los muertos descomponiéndose afuera de la casa de uno”. O con los heridos y ajusticiados -sin ningún procedimiento legal de por medio, despojados de todo derecho humano que les asista-  retorciéndose en las esquinas, buscando un hueco donde esconder y proteger sus maltrechas humanidades.

Puertas adentro: las muchas ganas y, a veces, la poca fe. Puertas afuera: la guerra o al menos un estado, violento y confuso, que se le asemeja. Al parecer, vivo en el País de la Regalada Gana.

En cambio, hay otros días en que muchas menganas no entendemos ni pío de lo que está pasando ni por qué toda esa gente grita y reclama y empuja y ofende y se amotina y corre e incendia o arrasa todo lo que está a su paso.

Entonces, la mengana promedio se asusta, traba la puerta con lo que encuentra y espera asomada a la televisión el parte de heridos -igualito que en la guerra-. Pero en la tele solo dicen que son los inconformes con las últimas elecciones o los maestros que no quieren ser evaluados; que hay un montón de gente que no acepta los resultados o los exámenes, y le da por la destrucción y la gritadera. Así de simple. Las menganas se quedan sin entender.

Algunos zutanos, de vez en cuando, se preguntan -solemnes- por qué en el País de la Regalada Gana pasan estas cosas… Muchos de ellos se lamentan, y casi ninguno mueve un dedo para que ‘esas cosas’ ya no pasen. Pero parece que no se les ocurre lo obvio: precisamente porque todos ellos (fulanos, zutanos y menganas) hacen lo que les da la regalada gana, en su momento y en su contexto.

Y a mí se me ocurre que también es porque ‘institucionalidad’ es una palabra completamente desconocida en tierra de nadie, ya sea por tratarse de un arcaísmo caído en desuso o porque aún no se ha inventado (sé de unas menganas filólogas que están haciendo su tesis sobre esto, ¡pobres!).

En todo caso, no hay anarquía que dure cien años ni sociedad que la resista. Aunque quién sabe, no en vano este es el País de la Regalada Gana.


Sobre esta noticia

Autor:
Javvy (2 noticias)
Visitas:
540
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

    Comentarios

    Aún no hay comentarios en esta noticia.