Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gabriel Hidalgo Andrade escriba una noticia?

La izquierda de Moreno

11
- +
22/05/2018 10:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si el presidente Moreno quiere fundar una nueva izquierda en el Ecuador y ocupar ese espacio en acefalía, entonces tiene que prescindir de toda forma de correismo en sus entrañas ideológicas y prácticas

 

El presidente Moreno aseguró que el socialismo del siglo pasado es cuadrado y que el nuevo socialismo es moderno e inclusivo. Lo dijo hace pocos días en I Foro Empresarial Andino frente a gerentes privados y a altos funcionarios diplomáticos y gubernamentales. La declaración no es poca cosa.  

Recordemos que los resultados de las elecciones presidenciales de 2017 arrojaron una estrecha victoria a favor del candidato de la revolución ciudadana. En ese momento, el actual presidente Lenín Moreno se impuso con el 51% de votos válidos y a 2 puntos de distancia de Guillermo Lasso que consiguió el 49%. Lasso calificó las elecciones como fraudulentas pero nunca pudo probarlo.

Estos resultados dejaron claro que el país estaba polarizado y que una mitad del electorado confió en la renovación de autoridades y  en el cambio de paradigma ideológico, mientras que la otra mitad apostó por el continuismo.

Pocos meses después a la posesión del flamante presidente Moreno, su secretario de despacho, Eduardo Mangas, afirmó en una reunión partidista que los revolucionarios fueron derrotados en el balotaje presidencial y que la presidencia correspondía a Guillermo Lasso. Así, los resultados de la empresa encuestadora CEDATOS eran válidos, la persecución política a sus directivos era una calumnia y el presidente era otro. Pero todo quedó sin aclararse.

Entonces, el presidente Moreno se enfrentaba al desafío de incorporar a su agenda política a los sectores que representan a la mitad de la población

Entonces, el presidente Moreno se enfrentaba al desafío de incorporar a su agenda política a los sectores que representan a la mitad de la población que apostó por un cambio y convocó a una consulta popular que se celebró en febrero de 2018. Pidió autorización para enmendar la Constitución, para destituir al Consejo de Participación Ciudadana y sustituirlo por un órgano transitorio que exorcice la estructura de poder clientelar de su antecesor y designe a nuevas autoridades de control estatal. El apoyo de la sociedad fue rotundo y 7 de cada 10 ecuatorianos sepultaron bajo una montaña de votos la prepotencia del gobierno anterior. Con esta maniobra democrática el presidente Moreno se legitimó en el poder, se independizó del cacicazgo partidario, se apropió con la estructura electoral que lo encumbró y reconcilió a los sectores de la población que se enfrentaron en las elecciones presidenciales de febrero de 2017.  Lenín Moreno encarnó la tautología del cambio en el continuismo y ahora podía sentarse en el sillón del poder sin intrusos.

Sin algunos de los conspiradores más eficaces de la década ganada, el presidente Moreno tiene el monumental reto de componer un gabinete de ministros que exprese la pluralidad de la sociedad ecuatoriana. Demostrado el fracaso histórico del socialismo chavista del siglo XXI, al primer mandatario le queda acercarse al centro político, nombrar a ministros independientes de los prejuicios ideológicos totalitarios y conformar un gobierno socialdemócrata.

Pero ¿puede una izquierda moderna gobernar regulando las fuerzas del mercado, protegiendo la creación y conservación del empleo privado, garantizando el ahorro y el consumo de las personas, transparentando las cuentas públicas y respetando los derechos humanos?

Una izquierda moderna es antagónica a la izquierda correista, autoritaria, arrogante, concentradora y corrupta. Si el presidente Moreno quiere fundar una nueva izquierda en el Ecuador y ocupar ese espacio en acefalía, entonces tiene que prescindir de toda forma de correismo en sus entrañas ideológicas y prácticas.

¿Puede una izquierda moderna gobernar regulando las fuerzas del mercado, protegiendo la creación y conservación del empleo privado?

@ghidalgoandrade


Sobre esta noticia

Autor:
Gabriel Hidalgo Andrade (287 noticias)
Visitas:
62
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.