Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Luis Fernando Torres escriba una noticia?

La carta de Paco a Abdalá

03/02/2010 17:21 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con su puño y letra el exalcalde de Quito se autoproclamó inocente del golpe de estado a Bucaram

No es fácil entender las razones que le llevaron al General (r) Paco Moncayo a redactar, con su puño y letra, una carta, dirigida al hijo de Abdalá, para comunicarle que él no estuvo entre los golpistas que echaron a su padre de la Presidencia.

¿Por Qué escribió la carta en enero del 2010, casi 13 años después del relevo de Abdalá?.

Por haber cometido graves errores estratégicos y tácticos, un hombre público honesto, como don Paco, está procesado penalmente por el tema del aeropuerto de Quito. Entre otras cosas, toleró que el Presidente le dijera, prácticamente en la cara, cuando desempeñaba las funciones de Alcalde de la capital, que había un atraco detrás de la construcción del aeropuerto de Tababela. No enfrentó a los detractores de su obra cumbre. Fue, más bien, amigable y cortés. Inclusive, en cierto momento, les ayudó a desorientar a la oposición parlamentaria.

La difusión de la carta tiene algunas lecturas.

En primer lugar, sirve, indudablemente, para distraer la atención del lío judicial. Gracias al impacto noticioso de la carta manuscrita, el proceso penal, por peculado, pasa a un segundo plano. Así, al General (r) se lo asocia con la caída de Bucaram y no con el lío judicial en ciernes. Si el hijo de Abdalá logra que se conforme una comisión especial en la Asamblea para que investigue el golpe en contra de su padre, la noticia adquiere más resonancia, con Paco Moncayo como centro de gravedad.

En segundo lugar, consigue, el exalcade quiteño, nuevos aliados, los asambleístas que gravitan alrededor del PRE. Bucaram deja de ser su enemigo. Quedan en el olvido los insultos proferidos desde Panamá.

En tercer lugar, es útil a la causa del Gobierno en la medida que la carta inculpa, indirectamente, a Nebot, como el gran estratega de la operación política que derrocó a Bucaram, precisamente cuando el Alcalde del Puerto Principal comenzó a liderar una protesta multitudinaria en contra del régimen.

En cuarto lugar, se sintoniza con las advertencias hechas por el Gobierno sobre conspiraciones en marcha.

La misiva de don Paco tuvo la virtud de la oportunidad. Apareció en el momento preciso.

Sin embargo, el contenido de la carta le deja perplejo a cualquiera que siguió de cerca el relevo de Bucaram en 1997.

La bigotera le puede salir al revés a don paco si se investiga a fondo el tema de la caída de bucaram

Según don Paco, fueron golpistas todos los se reunieron en el Congreso y se subieron a la “camioneta”, menos él y sus camaradas naranjas. Se olvidó que el exPresidente Borja fue uno de los políticos más decididos en el relevo de Bucaram. Estuvo, como buen líder naranja, en la primera línea de batalla, con Nebot, Mahuad, Hurtado, Moeller y Alarcón.

En contra de las declaraciones del “Pepudo Alejo”, guardaespaldas de confianza de Bucaram, muerto a causa de disparos poco después de sus reveladores testimonios, don Paco asegura que no hubo costales con dinero ni plata fuera del Banco Central.

La carta tiene, además de éstos, otros contenidos contradictorios con los hechos que marcaron la caída y exilio de Abdalá.

Si lo que dijo don Paco fuera cierto, Abdalá debería retornar al Ecuador, con juicios anulados y sin órdenes de prisión. En todo caso, para que ello ocurra se requiere, en forma previa, que el General (r) y el hijo de Abdalá demuestren que el contenido de la carta es completamente verídico. ¿Cómo lograrán probar la certeza de las afirmaciones de don Paco?. Nadie sabe.

El General (r) confiesa que los militares, que él lideraba, no actuaron como árbitros. Se limitaron a “comunicarle” al Presidente Bucaram que su vida corría peligro y que, por lo tanto, debía “abandonar” el Palacio de Carondelet. Resulta que, años más tarde, lo mismo les dijeron a Mahuad y a Lucio. Los dos, al igual que Bucaram, tuvieron que abandonar el Palacio Presidencial porque los militares ya no podían proporcionarles seguridad personal.

La carta de don Paco, leída en forma inversa, en lugar de liberarle de responsabilidades durante el derrocamiento de Bucaram, le ubica a él como el principal protagonista del episodio. El primero en ser investigado, si se da algún proceso de investigación, sería el mismo General (r), a quien, como dice el pueblo, le podría “salir la bigotera al revés”.


Sobre esta noticia

Autor:
Luis Fernando Torres (78 noticias)
Visitas:
5504
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.