Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Hawking, el vuelo imaginario de un ordenador mental

17/03/2018 21:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Mi huida, fue muy fuerte, pero mi disciplina evangélica me mantuvo fuerte ante los constantes vientos de la oscuridad,

Fuente Literaria/ Relatos de Ciencia Ficción/ 1-39

 

He tratado de comprender lo que significa la física cuántica para nosotros los humanos., he leído muchos textos sobre física y magia perceptiva, busco profundizar la mirada hacia la expansión del universo y me encuentro con la imagen del astro físico Stephen Hawking, estoy muy alejado de planeta tierra y trato de sobrevivir de las saetas que me lanzaron muchos de mis familiares para exterminarme con sus voces pesimistas y juicios malsanos.

Mi huida, fue muy fuerte, pero mi disciplina evangélica me mantuvo fuerte ante los constantes vientos de la oscuridad, pero, en mi curso de parapsicología en la ciudad de Caracas pude aprender mucho de la concentración y como evadir realidades que, en un segundo, se convierten en distorsión y nos llevan a un espacio y tiempo no regresivo. En realidad, el hombre como género, no ha explorado su propia mente y cada experiencia directa es una turbulencia para su alma, porque el espíritu, esta allí muy latente. Debemos ir más allá, extrapolar esa relación con el cosmos.

Nuestro cerebro se mueve casi a una velocidad de la luz y, no hemos aprendido a manejarlo y, en eso somos como simios. En ese sentido, nuestro aprendizaje es muy lento y la tecnología nos convierte en primates, en vez de desarrollar sus códigos de cognición.

Siempre, me ubico en mi plano originario, La Hacienda Las Clavellinas de mis abuelos y hermanos de él. Su río cruzándolas montañas y la antigua siembra de café y cacao. Cada experiencia, constituye un aprendizaje que extrañamos y necesitamos guiarnos por ecuaciones matemáticas, me acuerdo que visité muchos los mercados para conseguir hojas sueltas de ofertas, allí los viejos libros de matemáticas me enseñaron a experimentar nuevas emociones, al lado un diccionario de francés y tres textos. Tuve un docente de idiomas en el liceo del Tigre y nos hacia recitar poesías en francés, vino del Líbano y el Ministerio de Educación lo capto, me impresiono su manera de vestir y las corbatas que lucía en cada cambio de vestimenta.

 

Me costó mucho entender en la universidad sobre lógica, pero, al estudiar sobre ella comprendí que el existir es un conjunto de agujeros negros o ciclos vitales, por eso, desarrollar la felicidad es cuestión de tiempo y eternidad, pero, hay una guía, La Biblia que nos lleva a través de la intuición a comprender de la existencia de Dios

Así, vemos en mi mundo como el socialismo, sus teorías exactas cayeron en manos de quienes son narcotraficantes y, engañan a toda una población con su populismo.

Así que todo, no será correcto, pero, debemos dar el paso correcto y apostar a no correr errores y no perder lo mejor que hay en ti, parece increíble, pero, es cierto. Cada acto de nuestra vida es una historia

Todo el existir, pertenece a una estructura marcada en un espacio tiempo, pero, debemos ir más allá, la vida hay que llevarla al limite y es necesario explorarla, pero, es necesario tener las pistas.

Bajo a la nave interplanetaria a tomar agua, no tomo bebida gaseosa y pollo, algo de carne y mucho pescado.

Escucho sonidos, siempre existirán, se propagan en un medio material, ya sea aire, tierra o agua. Jamás, encontraremos gritos, todo se mueve como remolinos, el aire gira en torno asimismo hasta conformar un solo movimiento. Así es el Ser, Parménides tiene razón en sus apreciaciones.

. Cuando, nos paramos en cualquier punto de mi tierra, Venezuela, vibramos de la energía negativa que expanden los cubanos, han dañado con sus imágenes infernales, nuestra verdad espiritual.

Los venezolanos, estamos detenido en una unidad microscópica del espaciotiempo, por eso, estamos somatizado y con miedo

Tenemos, una sola alternativa, buscar a Dios, en todo su Ser y gloria espiritual. Ninguna teoría está escrita en piedra, se dinamizan en las

Seguramente habrá vida como la nuestra, porque el universo es descomunalmente grande, tanto que es muy difícil hacerse una idea. Del universo podemos llegar a ver a una cierta distancia. No sabemos cómo de grande es. Nuestra galaxia tiene 100.000 millones de estrellas y hay 100.000 millones de galaxias y muchas de las estrellas tienen planetas. Con esto es muy probable que haya surgido vida en otros sitios y vida inteligente. Otra cosa es que podamos recorrer las distancias necesarias para encontrarla.

Y, aquí estoy, descubriéndolas.

Hemos evolucionado, pero estamos estáticos ante las burbujas. Debemos animarnos e ir a una inteligencia cierta, utilizando los átomos y partículas que nos envuelven. Hay un sentido del vivir y la memoria nos ayuda a concebir esa realidad mediante la visión ocular, una grabadora de nuestro acontecer histórico.

 

Al parecer cuando recordamos una escena, es como si el cerebro armase un rompecabezas y reconstruyera la experiencia de ese momento pasado a partir de partes, o piezas, separadas,  almacenadas en distintos lugares. “El patrón de movimientos oculares sería el plano que utiliza el cerebro al unir las diferentes piezas de un mismo recuerdo para que podamos experimentarlo como un todo”, aclara Bradley Buchsbaum, autor principal del estudio aquí mencionado.

En consonancia con esta teoría, la investigación llevada a cabo en el Centro Baycrest encontró que,  al formar una imagen mental detallada, los ojos se mueven de la misma manera que la primera vez que vieron la escena rememorada. Además, observaron que el cerebro muestra un patrón similar de actividad.

Según los investigadores,  esta es la primera vez que se establece una conexión directa entre los movimientos oculares de una persona y los patrones de actividad cerebral. El hallazgo apoya los resultados de estudios previos que relacionan lo que vemos con lo que recordamos.

A la memoria, sin duda, debemos aprender a activarla.

La ignorancia, siempre estará presente, sino dominamos los niveles de conciencia. La Isabelica, una población vecina a mi residencia está siendo dominada por estimulaciones subliminales y el manejo de imágenes, una zona revoltosa contra el régimen de nuestro presidente Maduro ya ha sido disciplinada y sus ordenadores cerebrales controlados a base de una propaganda directa a su conciencia, son como unos primates seducidos por una bolsa de comida, prácticamente no razonan.

Son simulaciones gráficas de orden mental que trabajan como ordenadores fotográficos que dan imágenes de un solo hecho de bloqueadores físicos y mentales. En este caso, más claro, Estados Unidos ordena bloquear a Venezuela y esa misma imagen es dada simultáneamente a agentes opositores como a agentes directivos del partido de gobierno para que bloqueen a los consejos comunales y quebrantar la acción del gobierno. Esto sucede en La Isabelica, un ejemplo claro y su promotor un ex diputado del Psuv.

La mente, actúa como una estructura de ordenadores eléctricos y el cerebro parece una cámara gaseosa, muy parecida a un motor de vehículo.

En concreto, los autores de la investigación consideraron los efectos que provocaría el enorme agujero negro en planetas con masas comprendidas entre la de la Tierra y la de Neptuno y que se encontraran a menos de 70 años luz del agujero negro. Y hallaron que los rayos X y la radiación ultravioleta podrían barrer, literalmente, una buena parte de la gruesa atmósfera gaseosa de esos planetas cercanos. E incluso, en algunos casos, eliminarla por completo, dejando desnudos y a la vista los núcleos rocosos de esos mundos, muchos de ellos más masivos que nuestro planeta, y que reciben el nombre de supertierras.

Sin duda, mi país, está lleno de traidores, totalmente adormecidos por la propaganda yanqui a un nivel mediático.

Sus planteamientos e historia de vida lo han convertido en una estrella y a donde quiera que vaya la gente hace lo imposible por tomarse una selfie a su lado, y cada frase que pronuncia es un titular seguro. Por estos días, 2016, como invitado de honor del festival de astrofísica Starmus en la isla de Tenerife, sus palabras volvieron a causar polémica al reafirmar sin contemplaciones que Dios no existe.  “En el pasado, antes de que entendiéramos la ciencia, era lógico pensar que Dios creó el universo. Pero ahora la ciencia ofrece una explicación más convincente”, dijo al periódico español El Mundo. En su obra más famosa, Breve historia del tiempo, publicada en 1988, Hawking sugirió que el hombre solo conocería “la mente de Dios” cuando lograra entender la teoría de todas las cosas, que busca unificar de manera coherente las fuerzas que gobiernan el universo. Hasta entonces el astrofísico más célebre del mundo se consideraba agnóstico, pues, aunque no podía demostrar científicamente la existencia de un ser superior, tampoco cerraba la puerta a esa posibilidad: el concepto de lo divino superaba su conocimiento.  En 2010, sin embargo, mandó esa idea al traste en el libro El gran diseño, donde declaró que el universo surgió de la nada, de forma espontánea, como consecuencia inevitable de las leyes de la física. En pocas palabras, Dios no es necesario para explicar el origen de todo. Ahora ha confirmado su postura radical: “Lo que quise decir cuando aseguré que conoceríamos ‘la mente de Dios’ era que comprenderíamos todo lo que Dios sería capaz de entender si acaso existiera. Pero no hay ningún Dios. Soy ateo. La religión cree en los milagros, pero estos no son compatibles con la ciencia”, concluye.

Bajo a la nave interplanetaria a tomar agua, no tomo bebida gaseosa y pollo, algo de carne y mucho pescado


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (511 noticias)
Visitas:
3414
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.