Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

«Los buenos gobernantes no consideran a su pueblo como su presa»

0
- +
21/02/2020 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageEn la campaña presidencial de 2020 hasta ahora, ha habido una notable ausencia de preocupación seria por la libertad. La idea que dio origen a nuestro país ha sido desplazada en gran medida por los enérgicos esfuerzos para superar a los rivales en lo que H. L. Mencken llamó una «subasta anticipada de bienes robados».

Pero aquellos que valoran la libertad tienen una gran fuente a la que recurrir, a la que los fundadores de América recurrieron hace tres siglos: las Cartas de Catón, de John Trenchard y Thomas Gordon, que comenzaron a aparecer en el London Journal de 1720. Como escribió Ronald Hamowy, «Sus argumentos contra el gobierno opresivo y en apoyo de los esplendores de la libertad... a menudo sirvieron de base para la respuesta americana a toda la gama de privaciones bajo las que sufrieron las colonias». Con todas las promesas de campaña de rehacer el gobierno, siempre a expensas de alguien más, y las mucho más aterradoras promesas de hacer que el gobierno nos rehaga, reduciendo aún más nuestra libertad, la Carta 38 de Catón, «el derecho y la capacidad del pueblo de juzgar al gobierno», es particularmente importante de revisar:

El mundo ha... sido llevado a un laberinto tan largo de errores, por aquellos que ganaron engañando, que quien quiera instruir a la humanidad debe empezar por eliminar sus errores...

[La libertad es] pero poco animada... habiendo... opresores y engañadores ayudándose mutuamente y pagándose constantemente la corte el uno al otro. Dondequiera que la verdad sea peligrosa, la libertad es precaria...

La mayoría de los que dirigen [el gobierno] harían creer al mundo inferior que hay... dificultad y misterio en él... lo cual... es una artesanía directa e impostura: Todo arador conoce un buen gobierno de uno malo... si los frutos de su trabajo son suyos, y si los disfruta en paz y seguridad...

Los principios del gobierno... están abiertos al sentido común, pero generalmente se enseña a la gente a no pensar en ellos en absoluto, o a pensar mal de ellos.

¿Qué es el gobierno, sino un fideicomiso comprometido... con [aquellos] que deben atender los asuntos de todos, para que cada uno pueda, con más seguridad, atender los suyos propios? Un gran y honorable fideicomiso; pero demasiado raramente ejecutado honorablemente... por lo tanto un fideicomiso, que debe ser limitado con muchas y fuertes restricciones... Cada violación... debe ser castigada proporcionalmente... porque la indulgencia a las faltas más pequeñas de los magistrados puede ser una crueldad para todo un pueblo.

La honestidad, la diligencia y el sentido común son los únicos talentos necesarios para la ejecución de este fideicomiso; y el bien público es su único fin: En cuanto a los refinamientos y las finezas, a menudo son sólo... las artes de los trabajadores en los palos políticos... jugando su propio juego bajo la cobertura del público...

Los ministros públicos y los enemigos públicos han sido los mismos hombres individuales...

Los gobiernos enfermos... son... enemigos de la propiedad privada...

Todo hombre privado... tiene una preocupación en [el gobierno], porque en él se preocupa... su virtud, su propiedad y la seguridad de su persona: Y donde mejor se conservan y avanzan todos estos, el gobierno es mejor administrado...

Lo que es público, sino el cuerpo colectivo de hombres privados... Y como el conjunto debe preocuparse por la preservación de cada individuo privado, es el deber de cada individuo preocuparse por el conjunto, en el que está incluido...

Quien dice que los hombres privados no se preocupan por el gobierno... está diciendo que la gente no debe preocuparse de si están desnudos o vestidos, alimentados o hambrientos, engañados o instruidos, y de si están protegidos o destruidos... En realidad, toda nuestra felicidad y miseria mundanas se deben al orden o a la mala gestión del gobierno.

Es el eterno interés de toda nación, que su gobierno sea bueno; pero los que lo dirigen frecuentemente... encuentran su propia cuenta en el saqueo y la opresión.

[«Los buenos gobernantes... no consideran a su pueblo como su presa.»]

Las Cartas de Catón tuvieron un amplio eco entre los fundadores de Estados Unidos que buscaban defender su libertad. Y después de décadas de inflar las intrusiones del gobierno a expensas de nuestra libertad, nos devuelve a la esencia del buen gobierno: «si los frutos de su trabajo son suyos, y si los disfruta en paz y seguridad». También nos devuelve al papel central de los ciudadanos en el proceso, previniendo más ataques contra nuestros derechos, que protegen nuestras libertades.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2139 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
15
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.