Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gabriel Hidalgo Andrade escriba una noticia?

Espionaje en la Patria Grande

29/08/2016 02:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La suspensión de los derechos humanos de los ecuatorianos deportados de Venezuela se argumentaron sin pruebas para la acusación. ¿Cuáles son los antecedentes históricos del espionaje y de las policías políticas chavistas?

El viernes 26 de este mes, Cinthya Viteri y cinco personas más fueron acusadas de intentar desestabilizar al régimen de Nicolás Maduro y fueron deportadas de Venezuela. El operativo estuvo a cargo de la SEBIN, el equivalente venezolano de la SENAIN ecuatoriana.

Los fanáticos de “la espada de Bolívar”, de la “Patria Grande” y del chavismo inmediatamente justificaron la suspensión de los derechos humanos de los ecuatorianos deportados argumentando cargos sin pruebas para la acusación. ¿De dónde arranca esta política de paranoia y de intimidación? ¿Cuáles son los antecedentes históricos del espionaje y de las policías políticas chavistas?

 

¿De dónde proviene?

La policía política es una herencia de la Guerra Fría. Con la devastación que dejó la Segunda Guerra Mundial el gobierno de los Estados Unidos impulsó un programa de reconstrucción denominado como Plan de Recuperación Europea (ERP, por sus siglas en inglés, ) o más conocido como Plan Marshall. El plan buscaba liberalizar la movilidad humana entre los países europeos, disminuir las regulaciones comerciales, aumentar la productividad, el empleo y la inversión capitalista. También buscaba reducir la influencia del comunismo soviético, todavía presente en la mayoría de países.

Los rusos respondieron inmediatamente. En septiembre de 1947 fundaron la Oficina de Información de los Partidos Comunistas y Obreros o Kominform, por sus siglas en ruso. La Kominform fue el órgano creado para sustituir a la III Internacional Comunista fundada por Lenin, o también llamada como Komintern, por sus siglas en ruso.

La Kominform era, como su nombre lo dice, una oficina de control de la información sobre partidos y movimientos. Su influencia se extendía a partidos políticos afincados en Albania, Polonia, Checoslovaquia, Hungría, Bulgaria y Rumanía, a los que posteriormente se sumaron otros los influyentes partidos de la Alemania Oriental, Francia e Italia.

Aunque tuvo su sede en Belgrado y después en Bucarest, la Kominform fue un instrumento de control bajo el dominio de Moscú ante la presencia estadounidense en Europa, materializado por el Plan Marshall.

 

El mundo dividido en dos.

La Kominform operaba bajo la regla de división maniquea entre buenos y malos.

Andréi Zhdánov, tercer secretario del Partido Comunista Soviético, presenta un informe en 1947 que luego se conocería como el Plan Zhdánov, y que separa a todo el mundo en dos campos, en la disputa entre Estados Unidos y Rusia. Desde allí se despliega una teoría de conflicto entre imperialistas y anti-imperialistas; y, entre fuerzas democráticas y fuerzas anti-democráticas.

Zhdánov era conocido por imponer el denominado “realismo socialista”. Sus esfuerzos como político estuvieron dirigidos a censurar y perseguir a artistas plásticos abstractos, que no comulgaran. Como consuegro de Stalin, impuso el realismo socialista como la única forma de manifestación del arte. Todas las otras formas de arte eran antidemocráticas, antipatriotas y contrarrevolucionarias.

La propuesta del realismo socialista consistía en expresar las problemáticas sociales y las vivencias de las personas por medio del arte. Poco tiempo después se convirtió en un instrumento de censura a los artistas y de propagada del comunismo soviético. Otros estilos como el impresionismo o el cubismo fueron proscritos por considerarse manifestaciones artísticas de la burguesía. Para Zhdánov, Stalin y la Kominform, las expresiones de arte que no retrataran la política o al proletariado eran consideradas como peligrosas, entonces era necesario observar de cerca a los artistas para tenerlos bajo control. Poco a poco, con la imposición del Plan Zhdánov, que recogía los principios del control estético ideológico del realismo socialista, este delirio paranoide se expande a la política con la intención de disciplinar a los partidos y movimientos políticos de los países aliados al gobierno de Moscú.

 

Eliminar el anticomunismo.

La Kominform, con la ayuda del Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos, instaló una red de espionaje en los países miembros y en sus partidos, con el pretexto de eliminar los elementos anticomunistas. Un comisariado del pueblo es el equivalente liberal a un ministerio. La diferencia se encuentra en que para el novedoso Estado obrero un ministerio era considerado como una institución burguesa, mientras que un comisariado era un órgano con idénticas funciones ejecutivas pero compuesto por un consejo de trabajadores, campesinos y soldados.

La Kominform y el ministerio del Interior ruso espiaron durante un año tanto a sus enemigos políticos como a sus propios camaradas. Tras la ruptura entre Tito y Stalin en 1948 se provocó la expulsión de Yugoslavia de la comunidad de países comunistas y la desaparición de la Kominform.

Esto viene de los mismos que hablan de libre movilidad, de integración entre países, de derechos y de la “Patria Grande”

Los antecedentes de maniqueísmo, paranoia y delirio inspiraron a la creación de nuevas organizaciones de espionaje. Los fascismos y comunismos tuvieron una policía política inspirada en los mismos principios, como la Gestapo en la Alemania Nazi, la Brigada Político Social en la España franquista o la KGB en Rusia. Las dictaduras latinoamericanas también tuvieron órganos de espionaje como la DINA de Pinochet en Chile, la OSN de Somoza en Nicaragua y el SIDE de Perón en Argentina o el SIM de Trujillo en República Dominicana. Estados Unidos también tienen a la CIA.

¿Qué justifica la necesidad de una policía política para espiar a los críticos de los gobiernos? ¿Qué explica la paranoia de los gobernantes por sentirse amenazados por otros? ¿De qué forma desestabiliza a un régimen las reuniones democráticas de los opositores políticos?

 

Cinthya Viteri y la “Patria Grande”.

El viernes 26 de agosto pasado una delegación de políticos fue interceptado en Venezuela y deportado bajo los cargos de intentar desestabilizar al régimen de Maduro. En un comunicado del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores de Venezuela (nombre que recuerda a las secretarias soviéticas) publicó un comunicado en el que indica que la delegación compuesta por Cinthya Viteri y cinco políticos más fue deportada de Venezuela por encontrarse en actividades de "proselitismo político" y "desestabilizadoras del país".

Aunque no se celebrara ningún juicio, ni se comprobara las acusaciones que se señala en el comunicado, la policía política del chavismo deportó a la precandidata presidencial. La delegación tenía la intención de mantener reuniones con Lilian Tintori y visitar en la cárcel al opositor Leopoldo López.

Viteri, a su regreso al Ecuador, aseguró que el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (que es el equivalente ecuatoriano a la Secretaria Nacional de Inteligencia o SENAIN, por sus siglas), procedió a su “su deportación por orden superior, por orden del Gobierno”.

La Asamblea Nacional del Ecuador también emitió un comunicado indicando que la asambleísta Viteri no se encontraba en ejercicio de una representación legislativa e insinuó que, por tanto, sus derechos humanos como funcionaria y como ciudadana fueron suspendidos en Venezuela, con el apoyo del gobierno del Ecuador. Inaudito.

Y esto viene de los mismos que hablan de libre movilidad, de integración entre países, de derechos y de la “Patria Grande”.

Se entiende que los gobiernos deban gestionar información, pero espiar a los críticos, acosar a los artistas y acusar a todos los diferentes de desestabilizadores es una tontería monumental, sacada de los manuales de la Guerra Fría.

Esta gente está cada vez más enferma por el poder. Para aferrarse al poder inventan tonterías como estas y las justifican sin argumentos. ¿De qué forma una delegación de cinco personas desarmadas pueden desestabilizar a un gobierno, a sus instituciones militares y policiales?

Ahora se entiende la obsesión de los socialistas del siglo XXI en controlar la información, en eliminar las libertades de asociación, en abolir los sindicatos no alineados con el régimen, en espiar a los opositores, en acosar a los críticos. Toda forma parte de su estrategia para quedarse para siempre en el poder.

Es una pena que los gobiernos chavistas de Venezuela y Ecuador estén entrampados en ese momento de la historia que pasó hace más de medio siglo, y que sus políticos sean las sobras del maniqueísmo soviético, convertido en populismo autoritario sudamericano.

 

@ghidalgoandrade

 

   


Sobre esta noticia

Autor:
Gabriel Hidalgo Andrade (194 noticias)
Visitas:
992
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.