Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Luis Fernando Torres escriba una noticia?

Entre deudas y remates

27/10/2010 09:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La ejecución de hipotecas de viviendas no es un problema mayor en ecuador

Rabia, por no decir otra cosa, exhibió, en la televisión, un desesperado ecuatoriano cuando se quejaba, en una calle de Madrid, por la pérdida de su departamento hipotecado, en beneficio del banco acreedor. Desconcertado por la legislación ibérica, protestaba que el banco español, para cobrar toda la deuda, podía, inclusive, embargarle bienes existentes en el Ecuador.

El sufrimiento de ese migrante ecuatoriano ha sido el sufrimiento de millones estadounidenses y de ciertos ecuatorianos radicados en el territorio nacional, cuando se han ejecutado hipotecas sobre sus viviendas.

Los bancos estadounidenses, desde que estalló la burbuja inmobiliaria, se dedicaron a embargar y rematar viviendas y propiedades inmobiliarias. Solamente en la Florida se iniciaron más de 500 mil procesos de esa naturaleza (foreclosure). Los juzgados llegaron a saturarse de trámites.

Algunos abogados acuciosos, defensores de los deudores, detectaron que muchos bancos habían instrumentado las hipotecas con documentos insuficientes. Lograron suspender los procesos de embargo y remate, obligándoles a los bancos a revisar los documentos y a detenerse en su afán de acumular propiedades hipotecadas.

Se llegó a descubrir que, en algunos casos, los bancos habían embargado y rematado inmuebles de quienes ni siquiera tenían la calidad de deudores, gracias a la facilidad con la que los jueces despachaban las peticiones de los banqueros.

A tal punto ha llegado la discusión sobre el derecho de los bancos a embargar y rematar inmuebles de quienes se endeudaron en la fiebre de los “derivados” que el propio Presidente de los Estados Unidos habló de la necesidad de una moratoria hipotecaria. No faltaron, en todo caso legisladores que dijeron que las hipotecas debían continuar bajo la presunción que los bancos estaban plenamente cubiertos por las garantías, sin importar que los documentos fueran o no satisfactorios.

El endeudamiento masivo de los estadounidenses fue provocado por dos causas: las bajas tasas de interés fijadas por el Gobierno y las facilidades crediticias ofrecidas por los bancos. La Reserva Federal les envió la señal que se endeudaran. Los bancos, por su parte, piramidaron deudas e hipotecas y desencadenaron una cascada de créditos hipotecarios.

El derecho inmobiliario estadounidense tiene formalidades propias

Sobrevino la crisis. Algunos bancos quebraron. Muchos estadounidenses perdieron sus empleos. La mayoría de quienes tenían deudas, por compra de inmuebles, cayeron en mora. El Gobierno inyectó, en una cuestionada operación de salvataje, miles de millones de dólares de dineros de los contribuyentes.

En la película Wall Street, protagonizada por Michael Douglas, se aprecia la forma como se infló la burbuja inmobiliaria. Allí se ve como una enfermera de vocación, ante la falsa ilusión inmobiliaria, abandonó su profesión para dedicarse a invertir en viviendas en un mercado tan alterado y confuso, que, al final, terminó por hacerla quebrar.

En España también estalló la burbuja inmobiliaria y una severa crisis económica se apoderó del País.

Lo que Le ocurrió a ese humilde ecuatoriano, en España, ya estaba escrito en la experiencia estadounidense: bajas tasas de interés, endeudamiento inmobiliario fácil, crisis económica y desempleo masivo.

En el Ecuador no se vivieron las tragedias inmobiliarias que afectaron a Estados Unidos y a España. No hubo, en medio de esa crisis económica de carácter casi global, masivas ejecuciones hipotecarias de viviendas. Por lo general, los bancos prestaron a los pocos que podían pagar las deudas inmobiliarias.

Por lo demás, es bueno saber que existen importantes diferencias entre Ecuador y Estados Unidos en el tema de los títulos de propiedad. Para la compraventa o hipoteca de un inmueble en el Ecuador se requiere de una escritura pública. Y para formalizarlas es indispensable la inscripción del contrato en el registro de la propiedad. En Estados Unidos no se necesita de la inscripción en un registro inmobiliario para perfeccionar una venta o una hipoteca. Basta un contrato escrito y firmado, no necesariamente otorgado ante un notario. El registro de este documento, en una oficina pública, solamente sirve para fines de archivo.

La ausencia de una adecuada información económica y legal, junto a las señales equivocadas de los gobiernos de turno, provoca endeudamientos excesivos e impagables, con hipotecas abiertas o cerradas. Todavía el Ecuador no se encuentra dentro del peligroso sendero que recorrieron Estados Unidos y España en materia inmobiliaria, a pesar de las peligrosas señales enviadas por el régimen socialista con el monumental Código de las Finanzas Públicas.

Por ahora, los llamados “chulqueros”, antes que los bancos, son los que le tienen al ciudadano ecuatoriano entre la deuda y el remate de su propiedad. Ojalá mañana no sea el Gobierno el que, por inadecuadas políticas económicas, fiscales y monetarias, junto a los acostumbrados excesos de algunos municipios, deje al descubierto las propiedades inmobiliarias de los ciudadanos.

En estados unidos se está imponiendo una moratoria en la ejecución de hipotecas


Sobre esta noticia

Autor:
Luis Fernando Torres (78 noticias)
Visitas:
1811
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.