Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Anaplez escriba una noticia?

Energía solar térmica: tecnología y ventajas

06/09/2021 09:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un sistema solar térmico permite transformar directamente la energía solar incidente en la superficie terrestre en energía térmica, sin emisiones contaminantes y con el ahorro económico que supone no utilizar las fuentes de energía tradicionales (electricidad o combustibles fósiles)

El elemento principal del sistema es el colector, cuyo absorbedor (placa absorbente) es el elemento que absorbe la radiación solar incidente y la transforma en calor. Este calor se transfiere a través de un intercambiador al agua contenida en un depósito y se distribuye a los distintos usuarios. El colector solar está dotado de una cubierta transparente (vidrio) colocada delante del absorbedor, que tiene por objeto mantener el calor atrapado en su interior, permitiendo al mismo tiempo el paso de la radiación solar.

El otro elemento fundamental de una instalación de energía solar térmica es el acumulador (depósido), que tiene la finalidad de almacenar el calor que desprenden los colectores, para disponer de él cuando se necesite.

Un sistema solar térmico bien dimensionado es capaz de cubrir totalmente la demanda de agua caliente sanitaria en los meses más cálidos, mientras que en el resto de los meses sólo se requiere la integración para llevar el agua parcialmente calentada por el sistema solar a la temperatura deseada.

La energía térmica producida por un sistema solar térmico puede utilizarse para la producción de agua caliente sanitaria para uso doméstico y en el sector terciario

(Hoteles, gimnasios, oficinas, etc.);

Calefacción y refrigeración de espacios;

Calentar las piscinas (interiores y exteriores);

Calentamiento de agua para procesos industriales (alimentación, textil, papel, etc.).

Se pueden obtener resultados interesantes acoplando el sistema solar térmico con un sistema de calefacción de espacios de baja temperatura (por ejemplo, sistemas de suelo radiante, sistemas de radiadores de acero laminado, etc.). En zonas con un periodo prolongado de uso de la calefacción y en edificios con buenas características de aislamiento térmico (un requisito esencial para la calefacción solar), se puede lograr una cobertura de hasta el 25 o el 50% de la demanda de calefacción.

En cuanto a la tecnología, los sistemas pueden ser de dos tipos:

Circulación natural: aprovechan el principio natural de que un fluido más caliente tiende a moverse hacia arriba, mientras que un fluido más frío tiende a moverse hacia abajo. El tanque de almacenamiento se coloca encima del propio colector. Se trata de una solución de sistema sencilla, compacta y económica que se instala completamente en el exterior, adecuada para sistemas pequeños situados en lugares con un clima no especialmente rígido;

Circulación forzada: son los sistemas en los que es necesario insertar un sistema automático para regular el caudal. La circulación forzada también es necesaria en todos aquellos casos en los que, por la razón que sea, no es posible colocar el depósito en una posición más alta que el colector. Esta solución también garantiza una mejor integración arquitectónica y un mejor resultado estético, ya que permite colocar el depósito en un local técnico adecuado y no en el tejado.


Sobre esta noticia

Autor:
Anaplez (3 noticias)
Visitas:
5043
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.