Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Luis Fernando Torres escriba una noticia?

La empresa privada amenazada

10/09/2009 01:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las empresas privadas ecuatorianas se han desvalorizado

En medio de las multitudinarias protestas en contra de la dictadura chavista, de la intempestiva renuncia del Ministro de Obras Públicas que no quiso dar por terminados, en forma unilateral, los contratos del hermano mayor, y de las revelaciones del policía Badillo sobre la trama de los hermanos Restrepo luego de haberse sometido a un detector de mentiras de última generación, una noticia, no menos importante, pasó desapercibida: “El valor de las firmas locales cae. El precio de las acciones de las empresas ha caído un 20% en el último año. La reforma tributaria acentuó la baja”.

La inversión aumenta y las empresas crecen cuando existe, ante todo, seguridad jurídica, esto es, reglas claras, predecibles y aplicables. La incertidumbre jurídica desalienta los esfuerzos de los emprendedores e inversionistas privados.

En estos dos últimos años y medio se modificó sustancialmente el andamiaje constitucional y legal. El Congreso de los “manteles” desbrozó el camino con una legislación incoherente. La omnímoda Asamblea de Montecristi utilizó los mandatos constituyentes para desquiciar el aparato jurídico, antes que aprobara la Constitución más estatista de Latinoamérica. El “Congresillo”, sin debate, prácticamente en secreto, produjo leyes en forma atropellada a fin de ajustarse al cronómetro de Carondelet.

Los “manteles”, los constituyentes y los “congresillos” reformaron los ámbitos más importantes de la legislación ecuatoriana relacionada con las actividades económicas de los empresarios privados. Cambiaron la legislación societaria, laboral, aduanera, financiera, contractual y tributaria. Y fueron, inclusive, más allá. Desajustaron a la Función Judicial y le encomendaron a la Corte Constitucional la tarea de “constitucionalizar” el derecho. Un juicio laboral, a pesar de los nuevos procedimientos orales, puede terminar en la Corte Constitucional, después de haber pasado, durante varios años, por el juez de primera instancia, la Corte Provincial y la Corte Nacional de Justicia.

La recientemente instalada Asamblea Nacional está obligada, por la Constitución de Montecristi, a convertirse en una fábrica de leyes poco meditadas. Por lo pronto, en materia tributaria, tiene que tratar la tercera reforma enviada por el Presidente. ¿Se apartará del proyecto presidencial para liberar a los contribuyentes de más impuestos o, simplemente, lo refrendará y santificará en forma obsecuente?.

A los socialistas del siglo xxi no les importan los emprendimientos privados sino los recursos privados para financiar el gasto público

Si a la incertidumbre jurídica se suma la presión tributaria el resultado es el de la noticia referida: “El valor de las firmas locales cae”.

La revolución ciudadana ha dejado, hasta ahora, un legado impositivo difícil de sobrellevar. Subió el impuesto a la renta para las personas naturales hasta el 35%. Se incrementó el impuesto a las herencias y donaciones hasta el 45%, con los adicionales. Se gravaron nuevos productos y actividades con el IVA y el ICE. Se excluyeron varios gastos de las deducciones tributarias. Solamente algunos individuos y grupos resultaron beneficiados con determinados incentivos tributarios.

Las leyes tributarias han sido elaboradas, por lo general, por funcionarios –nacionales e internacionales- dependientes de una remuneración, con mentalidad de asalariados. No han sido diseñadas por aquellos que trabajan por cuenta propia para producir bienes o servicios y crear empleos en beneficio de otros. La propietaria de la peluquería del barrio, la dueña de la tienda de abarrotes, el agricultor que cultiva su parcela, el profesional que trabaja en su propio consultorio, el fabricante de cualquier producto, el comerciante, el proveedor de servicios propios, no logran entender el fundamento de las leyes tributarias. Les parece inaceptable que mientras más producen, más ganan y más empleos generan, son castigados con mayor severidad por una legislación tributaria enemiga de los emprendimientos privados.

Hayek solía decir que “la tesis que considera innecesarias y socialmente indeseables las grandes ganancias brota de la mentalidad de gente habituada a enajenar parte de su tiempo por un salario … este sistema de retribución (remuneración fija por unidad de tiempo) es inaplicable cuando se trata de retribuir a quienes manejan recursos propios por su cuenta y riesgo … para tales personas la acumulación de bienes productivos es la base que les permite ejercitar su vocación … mediante las pérdidas y las ganancias, principalmente, se logra redistribuir el capital entre tales sujetos … es harto dudoso que una sociedad que no admite retribuciones superiores a aquellas que la mayoría considera justas … pueda, a la larga, mantener el sistema de empresa privada”.

Si al emprendedor privado se le dificulta, por la vía de la inseguridad jurídica y de los tributos, acumular y, en consecuencia, formar nuevos capitales, la actividad económica declina, nadie corre riesgos y se crean menos empleos para quienes aspiran a trabajar bajo un sueldo.

La Asamblea Nacional tiene un gran reto: reorientar el curso de la reforma tributaria en beneficio de los emprendedores privados. Si esto no llega a ocurrir las noticias por venir ya no dirán que el valor de las firmas locales ha caído en un 20% sino que un 80% de empresas privadas habrá dejado de operar exitosamente, habiendo quedado un 20% de sobrevivientes.

Los impuestos excesivos lesionan a la empresa privada

Www.luisfernandotorres.com


Sobre esta noticia

Autor:
Luis Fernando Torres (78 noticias)
Visitas:
3288
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.