Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fran Laviada escriba una noticia?

El viejo profesor.

17/06/2019 05:07 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

T Odos los alumnos respetábamos mucho a Don Claudio, incluso la mayoría de nosotros, le considerábamos una de las personas más influyentes en nuestras vidas (y para algunos aún lo sigue siendo). Él, era nuestro profesor de filosofía, y ante todo, lo podríamos definir como un hombre de bien, educado, culto y justo, entre otras muchas cualidades que conformaban su enorme talla humana, además de ser humilde y discreto, de tal forma que le gustaba siempre pasar desapercibido, y nunca quería ser el centro de atención de nada, como él decía, eso se lo dejo para los figurones . Además como era más bien bajito y muy delgado, su aspecto físico, colaboraba de manera eficaz con sus deseos de no llamar la atención.

Como maestro era insuperable, no solo por sus grandes conocimientos sobre la materia que impartía, también por su gran experiencia, fruto de una vida exprimida al máximo, y por supuesto, por su enorme sentido del humor, que daban a sus clases un toq ue especial , que las hacía además de instructivas, amenas y divertidas.

No era de esos docentes que hablaban sin parar escuchándose a sí mismos (y que nos ponían la cabeza como un bombo ). Don Claudio, dejaba que sus alumnos participaran activamente, todos podíamos opinar y exponer nuestras ideas con total libertad, y él, siempre nos animaba a ello, aunque insistía en lo siguiente:

Habla cuando tengas algo importante que decir, nunca te quedes callado, pero si vas a abrir la boca, tan solo para decir tonterías, es mejor que mantengas tus labios sellados, y todos los demás, te estaremos muy agradecidos disfrutando del placer que tu silencio nos aporta.

Don Claudio era sabio, nos dejaba libre el camino para expresarnos, pero al mismo tiempo nos invitaba a reflexionar, y a no soltar delante de los demás, la primera incongruencia o estupidez que se nos ocurriese. Por eso, cuando en situaciones conflictivas, en las que corro el riesgo de dejarme llevar en exceso por la ira, me acuerdo de mi viejo profesor, y trato de no decir o hacer, lo primero que mi instinto agresivo me pide, y cuando lo consigo, me siento bien por no tener que arrepentirme después, algo que agradezco en lo que vale, y que me ha librado en bastantes ocasiones de dañinos efectos secundarios, fruto de mi hereditario temperamento colérico .

Fran Laviada


Sobre esta noticia

Autor:
Fran Laviada (264 noticias)
Fuente:
fran-laviada.mozello.es
Visitas:
316
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.