Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que John Miller escriba una noticia?

Dios y la vida después de la muerte

23/04/2018 11:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image He aquí el tabú que nos queda: asumir nuestra condición de seres efímeros. A los emperadores romanos, endiosados cuando hacían el paseo triunfal después de una batalla, un siervo les recordaba que no debían envanecerse puesto que estaban marcados por su condición mortal. Hemos superado gran parte de las enfermedades, incluso epidemias exterminadoras; claro que no conseguimos erradicar el hambre, la violencia ni la guerra. La moral evoluciona, hubo un tiempo en que incluso la Iglesia aceptó la esclavitud y justificó la guerra, ahora nos hemos hecho liberales en los usos sexuales, el sexo como tabú dejó de existir, queda el de la muerte. Judíos, budistas, cristianos y musulmanes, las grandes religiones hablan del más allá, la resurrección, la reencarnación, un cielo gratificador, pero el científico Stephen Hawking primero dijo que la idea de Dios era necesaria para explicar el cosmos, aunque en 2010 se desdijo: Dios no es necesario para explicar el origen del universo. La creación espontánea en el Big Bang es la razón por la que hay algo en vez de nada, por la que existe el universo, por la que existimos los humanos. Me considero ateo porque no hay ningún Dios, y el milagro no es compatible con la ciencia. No hay nada después de la muerte; el cielo es un cuento para las personas que tienen miedo a la oscuridad . Por eso, para él el sentido de la existencia solo podía derivarse del valor de nuestras acciones en este mundo. Para Hawking el universo sería producido por meros procesos de la física y de la química, y creía en la posibilidad de ganar científicamente la batalla por la eternidad. Además, los humanos desean estabilidad pero el mundo actual, tan acelerado, es profundamente inestable. Todo es caduco y al morir no dejamos nada, solo un rastro de olvido. Lo que nos rodea se mantiene con alfileres, y caemos en la Nada. También tenemos dudas sobre si estamos solos en el universo, si todo desaparece con el final o existe algún tipo de esperanza. Seamos religiosos o no, nos manifestemos como ateos, agnósticos o cristianos practicantes, es un tema recurrente. Más de una vez, contemplando la agonía de seres queridos entendemos la muerte como una liberación más allá del dolor y de los cuidados paliativos, que en nuestro entorno están poco o mal administrados. Ello nos lleva a la pregunta de si algún día los humanos serán dueños de su propio final. ¿Existe algo más o todo desaparece? El cristianismo ofrece la resurrección para convencernos de que hay vida eterna, un Dios hecho hombre que, como caso excepcional en las religiones, triunfa sobre la muerte. ¿Es cierto que el alma pesa 21 gramos, ya que los científicos han hecho experimentos con enfermos terminales y han observado que tras el fallecimiento el cuerpo pesa 21 gramos menos? Algunos gurús dicen que con los progresos de la medicina, los trasplantes, la actividad de las células-madre para regenerar órganos enfermos, etc. dentro de unas décadas seremos casi inmortales, vencer a la extinción es la última utopía. En la cultura rural no había alumbrado y algunos afirmaban haber visto a fallecidos en los caminos, en los barrancos; historias de brujas y de fantasmas. Las leyendas y los mitos. Nietzsche pretendía hacer de la vida lo Absoluto más allá de las creencias. Algunos piensan que la muerte es una transición, morimos en una dimensión para pasar a otras dimensiones. Suele decirse que las visiones de las personas en la muerte clínica son producto de la falta de oxígeno en el cerebro. Esas experiencias coincidirían con relatos de la mística y las visiones de profetas, gurús y santo; la Biblia está llena de terribles profecías, también está sembrada de episodios de incesto, sexo y crímenes, y el Apocalipsis de San Juan es un relato escalofriante que no podemos considerar al pie de la letra. Los niños hablan de que han visto ángeles, los ateos hablan de energía y los creyentes citan a Dios. Raymond Moody ya señaló que en el tránsito hay percepción de sonidos audibles; existe una sensación de paz, sin dolor; también la sensación de salir fuera del cuerpo. Asimismo, existe la impresión de estar viajando por un túnel; hay una ascensión; se ven personas ya desaparecidas; se contempla una revisión de la vida. El ser humano, que domina tanta tecnología, se sigue negando a que el final suponga la total extinción. Se afirma que la conciencia persiste, ajena al cuerpo y al cerebro; la experiencia es tan profunda que algunas personas en la muerte clínica han cambiado sus valores cuando han regresado a la vida. Con los avances de la medicina, la lucha contra la enfermedad ha rayado en una búsqueda incesante de alargar la vida, pero se han desdibujado los límites. Una persona puede estar muerta, sin latido cardíaco, con electroencefalograma plano y, sin embargo, puede volver a este mundo. Clínicamente, la muerte es un proceso que, según algunos, podría no ser irreversible. Como dice Rafael Chirbes en Crematorio , el miedo es la visión del futuro y nadie más piensa en el futuro, sólo el hombre, el miedo al futuro es la raíz de todo sufrimiento (página 74). Enfermos en su lecho de muerte o durante experiencias cercanas suelen hablar de una luz al final de un túnel, una sensación placentera, como si el hecho de partir de este mundo no fuera tan duro como pensamos cuando contemplamos el sufrimiento de enfermos terminales. Tenemos los últimos ardides de la ciencia para postergar la defunción: clonación, modificación genética y otros artificios para reparar los estragos de la edad y mantener activo el cerebro copiándolo primero vía informática y almacenándolo después, al duplicarnos no moriríamos del todo. Todo lo que ocurre en nuestro universo está sucediendo también en el multiverso, por lo que la vida nunca dejaría de existir. Cuando el cuerpo desaparece, nuestra energía se transforma.

Entramos en una nueva edad, la de quienes vivirán más años y con más capacidades. Hay propuestas que parecen ciencia ficción. Cuando voy por la calle yo, como cualquier hijo de vecino, veo a septuagenarios y octogenarios, mujeres y hombres en silla de ruedas, muy disminuidos físicamente, con una cuidadora suramericana. ¿Cómo vencer de veras el alzhéimer, el cáncer, el párkinson, la dependencia? Entonces te preguntas si vale la pena alargar tanto la vida, perdiendo en el camino tanta calidad de vida. Nos dicen que dentro de veinte, treinta años, nos gobernarán los robots y habremos alcanzado la sociedad posthumana. Pero ¿a qué precio?

(Publicado en La Provincia, lunes 23 abril 2018)


Sobre esta noticia

Autor:
John Miller (929 noticias)
Fuente:
blogdeleonbarreto.blogspot.com
Visitas:
607
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.