Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dr. Armendariz escriba una noticia?

DIABETES MI DULCE AMIGA

20/05/2009 16:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿DIABETES?.. Yo en realidad no sabía que era lo que decían

Es una mañana soleada de un hermoso día domingo, recordaba con desdén un sueño que tuve ayer. Me encontraba en el desierto bajo un sol abrasador; al mirar al astro rey los ojos se me cegaron. Con el alba desperté y seguían casi nublados, cual si un hombre de dedos amarillos fumara a mi lado su cigarrillo.

Arrastrando mi sandalia a un pequeño oasis llegué, donde me esperaba una palmera y un pozo, su agua era límpida y cristalina, en el fondo reflejaba un rostro seco y envejecido; junte mis manos para abrazarla y refrescar mi cara, mis ojos y mente y al llevarla a mi garganta, un puño de arena tragaba. Mi corazón se agitaba en forma desesperada que anhelante y deseoso imploraba:; ¡ Dos tragos de hermosa agua ¡

Y ahora, en esta mañana ya me encuentro fatigado, pensando que ya la sed, aún no se me acababa.

Con esta preocupación, el día su curso seguía y en realidad me sentía hora a hora desfallecer. Mi cabeza no era mía, era parte de una oleada y a mi mareo acompañaba una visión casi borrada.

Mi vecina la Julita al verme así comentó: ¡Así mismo murió Don Lucho! Toda la noche tomaba en forma desesperada agua, agua y agua, que de nada le servía porque en el baño la orinaba. No vaya a ser que sea grave, ¿Por qué no va al hospital?

En realidad me sentía muy mal y al hospital fui a parar, en donde sin demorar al tercer piso fui a dar. De pronto asomó un blanco y nítido mandil, que sin vacilar hincaba e hincaba en mi desfallecido brazo. Hasta ahí es lo que recuerdo del momento más crucial.

Al frente mío y delicadamente arreglado, se encontraba en la pared, el Cristo de la Agonía, que fue el primero que vi al despertar de mi atormentado viaje.

Al querer santiguarme, algo me lo impedía - era una larga manguera que hacia mi brazo llegaba ? De todas maneras recé un ?Ave María? y enseguida me pregunté en que día me encontraría. Estando en ese soñar, la puerta no se hizo esperar.

Atravesando el umbral, una nube blanca ingresó, la misma que me entregó una graciosa sonrisa. ¡Buenos días¡ replicó una voz de esa nube,

¿Cómo hemos amanecido? Buen susto nos dio, pensábamos que de esa no salía. Y entre pregunta y pregunta a su grupito decía: - No olvidaran de este día que la diabetes a Don Carlos, fácilmente a la muerte lo llevaría.

¿DIABETES? Me pregunté. Yo en realidad no sabía que era lo que decían, pero sí me sentí mejor aquel día. De esta manera conocí una amiga de nombre Diabetes y de apellido Mellitas, la que a partir de entonces me enseñó que la vida tiene diferentes maneras de vivirla, que de la larga y pesada vagancia a la que me sometía yo,

ya nada sacaba.

Sólo aumentar y aumentar mis kilos en la cintura, yo que antes no tenía con quien caminar y correr; mas hoy camino, corro y salto pero a mi lado la llevo a ella: Diabetes mi dulce amiga.

Ya estamos con peso bueno y la golosina al infierno ?Llevo una vida tranquila con la dulce amiga mía?. Sólo me pesaría, que por omitir sus consejos, Ella se enojaría y al hospital me llevaría..

Dr. Gerardo Armendariz Romero

MEDICO DIABETOLOLGO


Sobre esta noticia

Autor:
Dr. Armendariz (3 noticias)
Visitas:
1095
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.