Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Luis Fernando Torres escriba una noticia?

Delincuencia fuera de control

18/07/2010 02:21 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ecuador ha dejado de ser una isla de paz

Isla de Paz se le llamaba al Ecuador hasta la década de los años noventa. Estaba lejos de los niveles de violencia de Colombia y de Perú, países invadidos por el sicariato, la droga y la guerrilla. Los niveles de delincuencia e inseguridad eran manejables y estaban, en último término, bajo control.

Hasta esa década, los temas de seguridad no ocuparon un lugar central en las propuestas electorales. Desde Jaime Roldós hasta Mahuad la seguridad no fue el discurso político vertebrador de las campañas presidenciales. León Febres Cordero, por ejemplo, con la asesoría de un estratega colombiano, concentró su propuesta, en la campaña de 1984, alrededor de tres necesidades ciudadanas: “pan, techo y empleo”.

Actualmente, la seguridad ciudadana es, en el Ecuador, un componente obligado de las agendas nacionales y seccionales y, por supuesto, de las campañas políticas.

En menos de una década Ecuador se convirtió en el cuarto País más violento y peligroso de Latinoamérica, aproximándose a los niveles de violencia de Colombia y contagiándose de las peores prácticas delincuenciales colombianas, entre ellas, el sicariato y los secuestros.

Si en 1980 la tasa de homicidios fue de 6.4 por cada 100 mil habitantes, el 2009 subió a 18.7, esto es, tres veces más en 20 años.

Mientras en 1993 se denunciaron 224 casos de tentativa de asesinatos, en el primer cuatrimestre del 2010 se presentaron 1000 denuncias por ese delito.

En Guayaquil, las muertes violentas promediaron 50 mensuales, entre enero y mayo del 2010.

Si bien Colombia es, todavía, más violento que el Ecuador, tiene el mérito de haber bajado el número de homicidios de 29000, en el 2002, a 15000, el 2009, con 35 homicidios por cada 100 mil habitantes.

43000 policías y 100000 guardias privados se encargan de la seguridad colectiva e individual

Venezuela está en peores condiciones que Colombia desde que Chávez asumió el poder. Caracas es una de las ciudades más peligrosas del mundo.

¿Por qué el Ecuador dejó de ser una Isla de Paz?.

En forma simplista se dice que el deterioro de la economía y el aumento de la pobreza fueron el detonante de los altos niveles de delincuencia. Se olvida que, el 2010, hay, en términos porcentuales, menos pobres que los que había en 1980, y que, en promedio, el poder adquisitivo es mayor ahora que antes. Es verdad que la pobreza estimula la comisión de ciertos delitos. Pero no es la causa necesaria y suficiente.

Se debe mirar a otros lados. Las mafias de la droga y del crimen organizado se han instalado en el territorio nacional. Antes operaban a distancia. La institucionalidad estatal se ha desarticulado aceleradamente. A la Función Judicial no se le ha dejado salir de la transición constituyente. Se ha reformado la legislación procesal penal en forma recurrente. La Policía no pudo emplear los 320 millones USD asignados en el presupuesto. El frenético mundo de la televisión y de otros medios masivos ha provocado comportamientos violentos.

Entre las soluciones a la inseguridad cada año se aumenta el número de policías y no baja la delincuencia. Delante de los 43000 policías y 100000 guardias privados se cometen crímenes.

Las cárceles albergan a 17000 ciudadanos, unos como condenados y otros como sospechosos. En todo caso, la mayoría de delincuentes está en las calles.

Esmeraldas, Santo Domingo, Los Ríos, El Oro, Pichincha, Manabí, Sucumbíos, Santa Elena, Azuay y Tungurahua y Orellana, en su orden, se encuentran entre las doce provincias más violentas del Ecuador.

Dentro del País, algunas ciudades y provincias han dejado de ser islas de paz. Así como Ecuador fue contagiado por la violencia colombiana, algunas ciudades relativamente tranquilas, como Ambato o Cuenca, están, poco a poco, contagiándose de los niveles de violencia que afectan a varias ciudades, sobre todo, de la costa.

Sin Eficaces respuestas nacionales y seccionales, la delincuencia avanza.


Sobre esta noticia

Autor:
Luis Fernando Torres (78 noticias)
Visitas:
1806
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.