Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

¿Deberían los racistas recibir atención médica?

3
- +
17/01/2020 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLa corrección política tomó recientemente un peligroso giro en el Reino Unido cuando el North Bristol National Health Service Trust anunció que los pacientes de los hospitales que usan un lenguaje ofensivo, racista o sexista dejarán de recibir atención médica tan pronto como sea seguro terminar su tratamiento.

La condición de que el tratamiento no se retirará hasta que sea seguro parece implicar que nadie sufrirá realmente de esta política. Sin embargo, los proveedores de atención médica tienen gran discreción para determinar cuándo es «seguro» retener el tratamiento. Por lo tanto, los pacientes podrían quedar con dolor crónico o se les podría negar ciertos procedimientos que podrían mejorar su salud pero que no son necesarios para hacerlos «seguros». Los pacientes acusados de racismo o sexismo también podrían encontrarse al final de las infames «listas de espera» del NHS, incapaces de recibir tratamiento hasta que realmente sea una cuestión de vida o muerte.

Dado que muchas personas definen el racismo y el sexismo como «cualquier cosa con la que no esté de acuerdo», la nueva política sin duda llevará a que se le niegue a la gente atención médica por declaraciones que la mayoría de las personas razonables considerarían inobjetables.

Esta no es la primera vez que el NHS ha retenido el tratamiento debido al comportamiento de un individuo. Hace un par de años, otro comité de salud local anunció que no permitiría las cirugías de rutina o que no fueran de emergencia a los fumadores y a los obesos. Dado que la reducción del tabaquismo y la obesidad beneficia tanto a los pacientes individuales como al sistema de salud en su conjunto, esta política puede parecer defendible. Pero negar o retrasar la atención viola la ética médica y establece un precedente peligroso. Si se puede negar el tratamiento a los fumadores y a los obesos, también se podría negar a los que practican sexo promiscuo, conducen por encima del límite de velocidad, no reciben el número «adecuado» de vacunas para ellos y sus hijos, o tienen opiniones políticas «peligrosas».

Los burócratas del Estado que niegan la atención a los individuos por razones arbitrarias es el resultado inevitable de la interferencia del Estado en el mercado de la salud. Se supone que la intervención del Estado debe garantizar una atención de calidad y asequible (o gratuita) para todos. Pero la intervención del Estado reduce artificialmente los costos del cuidado de la salud para los pacientes mientras que aumenta los costos para los proveedores. A medida que la demanda aumenta y la oferta disminuye, el gobierno impone el racionamiento para hacer frente a la escasez y otros problemas causados por la interferencia gubernamental previa.

El racionamiento ha sido parte del cuidado de la salud en los Estados Unidos, al menos desde la aprobación de la Ley de Organización del Mantenimiento de la Salud de 1973. Todo plan para expandir el papel del gobierno en el cuidado de la salud contiene alguna forma de racionamiento.

Los defensores de la intervención del gobierno en la atención sanitaria contrarrestarán las quejas sobre el racionamiento diciendo que las decisiones de atención sanitaria relacionadas se están tomando para beneficiar la calidad de vida de las personas. Pero afirmar que los funcionarios del gobierno saben cómo el tratamiento médico puede mejorar la calidad de vida es tan absurdo como afirmar que los funcionarios del gobierno conocen los precios correctos de los automóviles.

La única manera de revertir el deslizamiento hacia el cuidado de la salud nacional y el racionamiento es que aquellos que entienden el caso económico y moral de la libertad sigan presionando para reemplazar el Obamacare y todas las demás intrusiones del gobierno en el cuidado de la salud. La asistencia sanitaria controlada por el Estado debe ser sustituida por una asistencia sanitaria de libre mercado que permita a los individuos determinar por sí mismos lo que mejora y no mejora su calidad de vida.

Reimpreso con permiso.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2036 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
27
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.