Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Si China es el problema, ¿por qué no podemos al menos tener libre comercio con todos los demás?

7
- +
17/03/2020 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageNo está claro hasta qué punto la implosión del mercado de valores de los últimos días afectará a la economía en general. Como David Stockman ha señalado a menudo, la economía de Wall Street no es sinónimo de la economía de Main Street, al contrario de lo que los defensores de los rescates bancarios desenfrenados y la financiarización nos quieren hacer creer.

Sin embargo, el temor a una crisis general ha llevado a Donald Trump a insinuar que los recortes de impuestos deben estar sobre la mesa.

Esas son buenas noticias, y el primer lugar donde Trump debería empezar (ya que tiene la autoridad para hacerlo unilateralmente en muchos casos) es reduciendo las barreras comerciales.

No es sólo una cosa de China

Es cierto que la guerra comercial de Trump contra China ha reducido los salarios reales de los estadounidenses, ha aumentado el costo de hacer negocios para los empresarios y, en general, ha afectado a la economía de los Estados Unidos. El proteccionismo de Trump sirve principalmente para complacer a grupos de interés selectos (como los trabajadores organizados y los propietarios de fábricas de acero) mientras que aumenta los impuestos netos para todos los demás.

Los argumentos económicos de los proteccionistas contra el libre comercio no son nada convincentes, pero soy consciente de que hay muchos argumentos no económicos contra el libre comercio con China. Estos argumentos geopolíticos y sociológicos no son tan fáciles de descartar como los económicos.

Pero dejemos por el momento la cuestión del comercio con China. Ya que soy un tipo moderado y complaciente con mis críticos que abogan por una guerra de nacionalismo económico contra China, centremos nuestra atención en cada país que no se llama China.

La afirmación de que el libre comercio es malo porque fomenta una China sobrealimentada obviamente no se aplica a nadie más. La economía de Rusia es una pequeña fracción de la de los Estados Unidos. México no es una amenaza geopolítica para los EEUU en absoluto, y de hecho depende de la prosperidad de EEUU para su propia prosperidad. Los EEUU han estado en paz con toda la Aglósfera durante más de doscientos años. Ninguno de los argumentos geopolíticos sobre China es relevante para ningún otro país, ya que todos los demás países grandes son aliados de los EEUU o son demasiado pequeños para presentar cualquier tipo de amenaza geopolítica real.

Entonces, ¿por qué hay tantas barreras comerciales de EEUU que restringen el comercio con el mundo fuera de China?

La respuesta es simplemente la mala economía y la política de los grupos de interés. Muchas industrias quieren usar el proteccionismo como un arma para proteger su industria a expensas de los contribuyentes, empresarios y consumidores en general.

Esto se aplica, por supuesto, a los aranceles sobre la tecnología, el azúcar y todos los demás productos agrícolas, los minerales y metales, los automóviles y una serie de otros productos .

No son sólo los aranceles

Más sobre

Pero las barreras comerciales son también mucho más que los aranceles. Es engañoso mirar una lista de aranceles ya que esto no nos da una idea de las muchas barreras al comercio que realmente existen.

Sí, es cierto que las tasas arancelarias impuestas tienden a ser bajas, con un promedio de alrededor del 2 por ciento. Pero es importante recordar que se trata de aranceles del «mejor de los casos», en el sentido de que los bajos tipos arancelarios se imponen sólo a los bienes que cumplen una amplia gama de otros requisitos no arancelarios sobre las importaciones potenciales.

Como se señaló aquí en mises.org a principios de este mes , los Estados Unidos son en realidad un líder mundial en la imposición de barreras comerciales no arancelarias, tales como

  • Subvencionando a las industrias de EEUU para ayudarles a superar los productos extranjeros.
  • Exigir la adquisición por parte del gobierno de productos nacionales únicamente (lo que se conoce como políticas de «adquisición pública»).
  • Colocando cuotas a las importaciones.
  • «Normas de origen» que impiden el «transbordo » de mercancías de terceros a través de países con acceso al «libre comercio».
  • «Medidas sanitarias y fitosanitarias», que son controles sobre la importación de alimentos afectados por sustancias como las hormonas de la carne de vacuno y los «organismos genéticamente modificados».
  • Requisitos reglamentarios sobre la producción de bienes extranjeros, incluyendo mandatos sobre salarios extranjeros, sindicatos y regulaciones ambientales.
  • Imposición de normas de envasado, etiquetado y productos.

Desde la década de los cincuenta, estas barreras han sido utilizadas cada vez más por el gobierno de los Estados Unidos y otros gobiernos para reducir las importaciones, y «las barreras no arancelarias se han extendido para sustituir a los aranceles previamente negociados». Empezaron a surgir presiones para que se tomaran represalias con el fin de castigar a los socios comerciales por las barreras comerciales injustas y los recortes arancelarios no reciprocados. Todo esto fue un preludio de los cambios que superarían la política comercial de los Estados Unidos en [la década de los sesenta]».1

Estas barreras se aplican de manera general, y en absoluto, sólo específicamente a China.

Por lo tanto, cuando los proteccionistas insisten en que las barreras comerciales deben mantenerse en su lugar para combatir «una China en ascenso», se refieren sobre todo a las barreras que se aplican al mundo fuera de China también. Básicamente, estos enemigos de la innovación, el espíritu empresarial y los estadounidenses productivos están utilizando a China para justificar una enorme burocracia gubernamental diseñada para limitar el comercio con el fin de beneficiar a un pequeño número de intereses especiales como los sindicatos y los ecologistas.

Aunque es cierto que una política ideal permitiría a los estadounidenses elegir por sí mismos si quieren o no bienes procedentes de China, un primer paso perfectamente sano sería reducir drásticamente o eliminar las barreras comerciales impuestas a los bienes procedentes del resto del mundo. Los proteccionistas pueden afirmar que la madera importada del Canadá es una grave amenaza para la seguridad y la prosperidad de los Estados Unidos, pero estas afirmaciones son franca y totalmente incoherentes. Los bienes importados son esenciales para la productividad y la prosperidad de los Estados Unidos. Por ejemplo, la madera canadiense es una bendición para los constructores de viviendas estadounidenses y para millones de estadounidenses que quieren comprar una casa o alquilar un apartamento. Los vehículos importados de México pueden marcar la diferencia entre un negocio rentable y un negocio fallido para los empresarios estadounidenses que necesitan vehículos de reparto. Y por supuesto, a nivel de hogar, los bienes importados pueden significar la diferencia entre un hogar que vive de cheque en cheque y uno que se las arregla para ahorrar un poco cada mes.

Por otra parte, las barreras comerciales hacen que tanto las empresas como los trabajadores sean derrochadores e incapaces de hacer frente a las innovaciones y los aumentos de productividad en el resto del mundo. Por eso las industrias protegidas del cinturón de óxido se marchitaron durante la segunda mitad del siglo XX, mientras que las empresas más innovadoras del Oeste y del Cinturón del Sol de los EEUU obtuvieron inmensos beneficios .

Los proteccionistas, por supuesto, continuarán intentando engañar a la gente con sus artimañas, lo que confluye en el comercio en general con el temor del público al crecimiento geopolítico chino. Es una táctica política fácil que a menudo funciona. Sin embargo, un buen entendimiento de la economía del comercio y de cómo la política comercial de EEUU también limita el comercio con todos los que no son chinos, debería llevarnos a la conclusión de que la mayoría de las barreras comerciales tienen poco que ver con lo que los activistas anti-China están haciendo.

Por lo tanto, Trump podría abrazar el libre comercio sin siquiera retroceder en su retórica anti China. Sólo tendría que admitir que la libertad es algo bueno y que los dueños de negocios y consumidores americanos deberían ser libres de elegir comprar productos de México, Corea del Sur o el Reino Unido si quieren. Desafortunadamente, la libertad no es una gran prioridad en Washington.

Fuente.

1.Kerry Chase, Trading Blocs: States, Firms, and Regions in the World Economy (Ann Arbor, MI: University of Michigan Press, 2005), p. 110.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2207 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
33
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.